Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

After Earth, cine de palomitas y verano

after_earth_destacada

La crítica la ha masacrado, ha fracasado en taquilla y la han puesto al mismo nivel que Oblivion, pero aún así quiero romper una lanza por After Earth. No voy a decir que sea una buena película: no lo es. Pero es sincera y honesta. Es justo lo que pretende, lo que uno debe esperar de ella: cine palomitero, de esas películas de pasar las calurosas tardes de verano disfrutando del aire acondicionado, dejando el cerebro en standby un par de horas. Porque After Earth es una película con espíritu de serie B, al estilo de aquellas de los años 60 en las que no nos fijábamos en si la parte científica era rigurosa, o en lo absurdo de que un monstruo así pudiera existir, sino en si el protagonista iba a morir o no.

After Earth Cover

El póster ya da una idea de lo que nos vamos a encontrar

 
Y es que, a poco que analicemos la trama, hace aguas por todas partes. Empezando por cuántas posibilidades hay de que, de todo el universo, se estrellen justo en la Tierra. No voy a enumerar todos los sinsentidos que hay, en parte por no hacer spoilers, en parte porque no importan. La película te pide que no te lo plantees, que te lo creas y punto. Es posible que tu capacidad de suspender la incredulidad esté ya demasiado fosilizada y no consigas hacerlo: en ese caso, no te gustará. Si, en cambio, te dejas sumergir por su atmósfera, disfrutarás de unos 100 minutos de cine divertido. Ya sabes, de ese que no necesita explosiones y peleas para entretenerte (aunque las hay).

Por eso me parece tan injusta la comparación con Oblivion: porque aquella iba en serio. Se suponía que era rigurosa, que no había saltos de fe. En cambio, uno luego se encontraba con un montón de despropósitos, con una absurdidad tras otra, con cosas absolutamente inverosímiles. Con alienígenas que usaban su tecnología superior para hacer un ejército de clones que hicieran una laaarga conquista, y clones que desobedecían todas las órdenes, excepto la importante, la de no salirse de su zona asignada. En After Earth también existen absurdos, pero no pretende lo contrario. La de Kosinski se pretendía cine serio, ciencia ficción hard; la de Shyamalan solo quiere entretener. Bueno, y dar un cierto mensaje ecologista, como en todas sus películas. A mi modo de ver, pretender que una obra de ciencia ficción es buena porque sus postulados son verosímiles es no haber entendido nada; es tanto como decir que trata de marcianos, del futuro, de robots. Trata de nosotros. Siempre.

After Earth no es una historia sobre el espacio, ni sobre monstruos. Es una historia sobre el miedo. Y sobre cómo superarlo. Y es una historia sobre lo difícil de las relaciones paterno-filiales. Se le puede criticar que ninguno de los dos Smith interprete excesivamente bien (Will Smith se pasa la película poniendo morritos para parecer serio e imperturbable), o que los diálogos a ratos chirrían. Pero se le tiene que reconocer que tiene un ritmo impecable. No hay ningún momento en que se haga larga, lenta o aburrida. Es fluida. Tampoco le sobra metraje. En la época de las películas de tres horas a las que les sobra una (¿eh, Nolan?), esta dura lo que necesita. Justo los minutos que necesita para explicar la historia.

Si quieres ir a pensar, elige otra película. Si quieres verosimilitud, elige otra película. Si quieres grandes interpretaciones, elige otra película. Pero si solo quieres ir al cine en una calurosa tarde a desconectar y pasar un buen rato, como cuando niño, entonces puedes darle una oportunidad.

Sinopsis

After Earth

Cypher y su hijo Kitai tienen un accidente, y su nave se estrella en la Tierra, abandonada desde hace mil años y en cuarentena. Son los únicos supervivientes, pero Cypher está malherido. Necesitan una baliza de emergencia que ha caído a 100 km de ellos para enviar una señal de socorro. Para acabarlo de empeorar, en el accidente ha quedado libre un monstruo alienígena. Su única oportunidad pasa por superar el miedo y la desconfianza.

Inicia sesión y deja un comentario