Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Alien: Covenant es poco más que Prometheus 2

Alien Covenant - Destacada

Ridley Scott nos trae la secuela de Prometheus, justo lo que esperábamos que no fuese.

Ridley Scott había prometido sustos y había dicho que Alien: Covenant tenía más de Alien que de Prometheus. Ridley Scott mintió. Formalmente, es cierto que la película es un puente entre una cosa y otra y que consigue unir con algo de naturalidad lo que vimos en 2012 con la saga de Alien, pero la verdad es que lo que nos encontramos en esta nueva entrega son diálogos largos y anodinos, personajes irrelevantes y estúpidos y una cierta sensación de déjà vu salpimentándolo todo.

Claro que es posible que fueras uno de esos a los que les gustó Prometheus. En ese caso, probablemente también te guste Alien: Covenant. Para los demás, al menos no estamos ante un despropósito como aquel. Aquí la humanidad ha aprendido a correr hacia un lado, por ejemplo. Pero poco más.

Alien Covenant - Fassbender

Michael Fassbender es lo mejor de la película.


Los problemas empiezan desde el mismo guión de Harper y Logan, que aunque consigan unir los dos universos con más éxito del esperado, no logran pasar nunca de lo superficial. Y el caso es que hay un buen puñado de ideas que darían para una película entera, pero a lo más que llegan es a plantearlas. Se verbalizan casi siempre, pero luego no hay nada. Se habla de la posibilidad de que un humano ame a un androide y viceversa, o de que dos androides se amen entre sí, de la libertad y la esclavitud, pero ninguna de estas ideas se desarrolla. Y todo está lleno de una insufrible cháchara pseudometafísica sobre la creación, una cháchara que se supone que debería ser trascendente, pero que tiene más de Paulo Coelho que de San Agustín.

Además, no es sólo que a los personajes les encante hablar, sino que todo tiene que narrarse verbalmente. Nos cuentan casi todo en largas escenas de diálogo, en vez de hacerlo visualmente. Apenas es en el último tramo de la película cuando realmente tenemos la sensación de acción, y es más por contraste con el resto del metraje que porque realmente la haya en abundancia. Las mejores partes son un entretenimiento aceptable, pero son más bien pocas y toda la primera hora es aburrida hasta decir basta.

Alien Covenant - Cuarentena

Los protocolos de cuarentena no funcionan bien en esta saga.


La cuestión es que, si se quiere sostener una historia sobre los diálogos, tienen que cumplirse dos condiciones: que los personajes estén bien construidos y que nos interesen. Y eso no pasa en Alien: Convenant. Con la excepción de Daniels y David/Walter, los personajes interpretados por Waterston y Fassbender, todos los demás son apenas carnaza para ir muriendo a lo largo de los minutos. Con el agravante de que perdemos bastante tiempo en conocer sus dramas personales, sin que estos afecten luego a la trama. Toda la cuestión de la religiosidad de Oram (Billy Crudup), en la que se insiste durante más de media hora y que impregna su forma de hablar de manera bastante tosca, casi caricaturesca, desemboca en nada. No lleva absolutamente a ningún lugar.

En cuanto a Fassbender, demuestra una vez más que es uno de los mejores actores del momento. Los dos androides a los que interpreta, incluso en diálogo entre ellos, son parecidos pero distintos, y consigue que no los confundamos en ningún momento. Por desgracia, una parte de la trama juega con que sí lo hagamos. Daniels, por su parte, está bien interpretada por Waterston y cumple con lo que se espera de ella: es fuerte, resolutiva y la voz de la razón. Que está bien que alguien sea un poco razonable de vez en cuando.

Alien Covenant - Daniels
El problema es que estamos en el universo de Alien, el que nos ha dado a la teniente Ripley y a la sargento Vásquez —de la que, por cierto, hay una especie de copia low cost—, y Daniels no está a la altura. Y la cuestión, hiriente, es que por primera vez en toda la saga, la protagonista no es ella. En Covenant, aunque nominalmente ella es la capitana, quien lleva de verdad el peso narrativo es Michael Fassbender. El protagonista no puede desaparecer de pantalla continuamente. Tenemos que seguirlo. Y a quien seguimos, en quien la cámara se fija, es en el androide, en los androides. Alien es la franquicia femenina por excelencia, una rareza en Hollywood que presenta personajes femeninos fuertes, complejos y que no son ni la fantasía de un adolescente ni un hombre con tetas. Y aquí Daniels es un personaje secundario al que le faltan minutos para demostrar todo su potencial.

Alien Covenant - Última cena

La escena de la última cena en el tráiler prometía más de lo que nos encontramos.


Ni Logan ni Harper son los culpables. Su guión no es brillante, pero tampoco lo era el de Aliens: El regreso, y sin embargo James Cameron consiguió una gran película. Ridley Scott, en cambio, se muestra perezoso y parece que no tenga interés en lo que hace. Las escenas de sangre y vísceras son poco más que un guiño a las anteriores entregas, con el repertorio completo: huevo, hugger, rompepechos, xenomorfo. Scott pasa por las escenas de acción como si se tratara de un trámite, un peaje a pagar para poder contar lo que de verdad quiere: los eternos diálogos sacados de la sección de espiritualidad de la FNAC, de libros como Dios vuelve en una Harley o El monje que vendió su Ferrari.

Aunque lo peor son las escenas supuestamente terroríficas, que en realidad bordean lo ridículo y no consiguen que el espectador se tense en la butaca en ningún momento. Eso y que, a pesar de tanto parloteo, la película está llena de cosas que no se explican. Quizás sea porque no tienen explicación. Alien: Covenant no es aquel esperpento que fue Promehteus, pero es una película fallida, que plantea ideas interesantes que no desarrolla y que, pecado entre los pecados, es aburrida.

 

Sinopsis

Alien: Covenant

La nave Covenant transporta a dos mil colonos para poblar un planeta, pero un accidente despierta a la tripulación. Cuando acudan a una extraña llamada, se encontrarán con un planeta habitable... y habitado.

Inicia sesión y deja un comentario

One Response to “Alien: Covenant es poco más que Prometheus 2