Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Blade Runner 2049: no hay estética sin ética

Blade Runner 2049 - Destacada

La esperada secuela de Blade Runner es visualmente impecable, pero le falta la profundidad de la original.

La elección de Denis Villeneuve como director de la secuela de Blade Runner fue un alivio para las nostalgias de muchos. No estaba claro por qué un director que acababa de encumbrarse a lo más alto para la crítica mundial con La llegada aceptaba un encargo que era, básicamente, un marrón, pero al público le daba al menos la alegría de saber que Ridley Scott no iba a hacer con los replicantes lo mismo que con Alien. La pregunta que muchos se hacían era cómo de escaldado iba a salir Villeneuve y, la verdad, ha salido más que airoso.

No, Blade Runner 2049 no es tan buena como la original, pero sólo los optimistas más radicales podían esperar algo así. Blade Runner es una de las obras cumbre de la historia del cine, y esta secuela se queda en, tan sólo, una buena película. Quizás por eso las redes sociales están llenas de discusiones entre quienes dicen que es horrible y quienes dicen que es la película del año: depende de si la comparas con su predecesora o con lo que temías que fuese.

BLADE RUNNER arbol

Villeneuve ha sabido dotar de cohesión a ese universo para que no notemos una ruptura tecnológica ni estética, pero al mismo tiempo han pasado tres décadas y no todo es igual. La tecnología, por ejemplo, ha evolucionado, pero es reconocible. Sin embargo, la película empieza con una clara diferenciación: es de día, no llueve y hay luz. Es sólo el inicio del film, una aclaración para el espectador, para que se sitúe correctamente, y a continuación vamos a tener la ansiada noche perpétua bajo la lluvia que asociamos a ese universo. La sensación de futuro usado, sucio y desesperanzado sigue ahí, aunque no haya polvo dentro de las casas. El ritmo lento de la historia original también se ha mantenido, aunque a Villeneuve le cueste mantener el plano y haya demasiados cortes. De hecho, es el principal problema que presenta la película: acaba durando dos horas y 44 minutos, casi tres horas que no se justifican por ningún lado.

Blade Runner 2049 podría haberse quedado fácilmente en las dos horas y aun así tener un ritmo lento y pausado. El tercio central es reiterativo y demasiados elementos se van repitiendo cada dos por tres sin que sea realmente necesario. Además, el indicio y la sorpresa final quedan tan distanciados que el espectador a menudo ya ha olvidado de qué le están hablando. Peor aún, la gran duda en la que se basa la historia ya está planteada en el minuto 20, pero aún tardaremos dos horas en llegar a que la despejen. Y a todo eso hay que añadirle algún que otro mcguffin y un par de escenas más bien ridículas, como la resistencia apareciendo de detrás de las columnas, y cuestiones que no se molestan en aclarar, como de dónde saca la comida Rick.

blade runner ceniza

Sin embargo, sigue tratándose de una historia narrada con una precisión estética que roza el preciosismo. Los encuadres de Villeneuve son casi fotografías, buscando simetrías en la composición —algo que ya hemos visto en sus películas anteriores— y jugando con las líneas horizontales y verticales. A eso hay que añadir los movimientos de cámara laterales a favor o contra los personajes. En conjunto, es un espectáculo visual que impregna la retina y crea una atmósfera reconocible y que incluye además algunas metáforas visuales poderosas como la escena de sexo. Cuando la veáis, sabréis de cuál hablo.

Pero 2049 está lejos de la profundidad de la original. La pregunta sobre qué nos hace humanos sigue presente, pero queda reducida a un mero biologismo que en 2017, cuando la teoría queer cuestiona la misma existencia de la sexualidad binaria y los géneros, resulta cuando menos ingenua. De hecho, es mucho mejor cuando sólo apunta algo que cuando intenta profundizar. Por eso, al acercarnos a Blade Runner 2049 es más que recomendable disponernos a ver una composición brillante, pero no una obra magna de la filosofía. Disfrutad de los guiños, recreaos en los planos, en la luz, en la atmósfera, pero nada más. Es una buena película, pero ni es ni puede ser como la primera.

Sinopsis

Blade Runner 2049

Un joven blade runner descubre un secreto largamente olvidado. Un secreto que puede cambiarlo todo.

Inicia sesión y deja un comentario