Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Daredevil, superhéroes para adultos

Daredevil Temporada 1 - Destacada

Netflix ha entrado en el mundo de las productoras por la puerta grande.

Me gustan los superhéroes. Creo que el género es heredero de la tragedia griega (grandes hombres haciendo grandes cosas), y las buenas historias de súpers me producen la misma sensación que tuve al leer el Gilgamesh o la Iliada. No veo diferencias sustanciales entre Odiseo y Tony Stark. Pero hasta ahora, todas las series de televisión de superhéroes me habían parecido infantiles (The Flash), naifs (Arrow) o, en el mejor de los casos, mediocres (Gotham): el tipo de serie que ves igual que lees cómics de súpers sin interés real, a la espera de que un nuevo guionista te dé una bofetada de creatividad.

Y entonces llegó este tipo.

Daredevil - Matt Murdock

Matt Murdock, alias Daredevil. Para los más viejos del lugar, Dan Defensor.


Netflix se ha marcado la primera serie de superhéroes para adultos. Una serie que no tiene interés en que toda la familia la vea. Por eso se permite mostrar la violencia de la manera en que lo hace: no solo en abundancia, sino de manera realista. Hay sangre, mucha. Y después de pelear los personajes hacen lo que hace la gente en la realidad: derrumbarse contra la pared intentando recuperar el aliento. Y obviamente, después de eso hay secuelas: heridas que cicatrizar, moretones, dolor al hacer cualquier movimiento.

En Daredevil tienen muy claro el concepto de verosimilitud. Saben que, por mucho que nos gusten los tipos en mallas, ya no tenemos diez años, pero en vez de optar por oscurecerlo todo y decir que eso es ser para adultos, lo que han hecho es esforzarse por que nos lo podamos creer todo. Y para eso se han tomado todo el tiempo que han necesitado. Con flashbacks para conocer el pasado de Matt Murdock, de Fisk, de Foggy… pero todo repartido a lo largo de la temporada. Hay una sola historia que se desarrolla a lo largo de trece episodios, y está concebida así, de manera unitaria, lo que permite ir dosificando la información, introduciéndola poco a poco, y conseguir una sensación de coherencia interna y de crescendo.

Daredevil - Matt y Stick

Ya nunca volveré a fiarme de los ciegos.


Claro que, cuando uno ve que el showrunner es Drew Goddard, ya espera algo bueno. Al fin y al cabo es el director y coguionista del mejor homenaje al cine de terror que se ha rodado: La cabaña en el bosque (que, recordad, no es una película de terror, sino sobre las películas de terror).

El primer episodio es bueno, pero después de oír hablar tan bien de la serie puede resultar algo decepcionante. El segundo es mejor, y tiene la famosa escena en plano-secuencia homenaje a Old Boy, que es realmente de quitarse el sombrero. Si solo mantuviera ese nivel ya merecería la pena verla. Pero no lo mantiene: lo mejora. El tercero es aún mejor, y el cuarto es la leche. Solo hay un episodio que flojee, pero después llega el final de temporada y todo se dispara. Y cuando ya estás totalmente enamorado, te plantan el último episodio y te estalla la cabeza y, mientras limpias tus sesos de la tapicería del sofá, ves los últimos cinco minutos y entiendes que, en realidad, Daredevil empieza ahí. Que todo lo que has visto es solo el preámbulo a la segunda temporada que estaban seguros de que habría desde el principio.

Daredevil - Amarillo

Todo está sucio en Hell’s Kitchen. Sucio y viejo.


No es que no haya concesiones a la comercialidad (como si eso fuera necesariamente malo): por ejemplo, cada episodio tiene su escena de lucha coreografiada, y muy bien coreografiada, por cierto. Pero no se convierten en elementos centrales, que suele ser el gran fallo. Es decir, hay peleas, pero no son el eje sobre el que bascula todo. Hay una cierta historia romántica que se complica, pero en vez de alargarse durante toda la temporada absurdamente, es abortada. La gente normal, cuando tiene una historia complicada, corta, no se la pasa sufriendo y recriminándose cosas. Por eso en Daredevil echamos de menos a un personaje, mientras en Gotham nos alegramos cuando Barbara no aparece.

O lo que es lo mismo, el espectador no tiene la sensación de que hayan puesto algo para ganar audiencia, sino de que todo parece estar ahí por una razón. Los guionistas han querido ponerlo, y lo han querido poner por algún motivo. Todo está tratado con mimo, empezando por los personajes: Matt Murdock, claro, pero también los secundarios y los malos. Mención especial para James Wesley (interpretado por Toby Leonard), el secretario y amigo de Fisk. Pedazo de personaje y pedazo de interpretación.

Daredevil - Kingpin

Una historia es tan buena como lo sea su malo. Y este es muy grande.


Netflix cuesta 7 dólares al mes. Aunque sólo tuvieran esta serie en su catálogo, ya sería una ganga. Ojalá se confirme la serie de The Punisher.

Sinopsis

Daredevil

Matt Murdock, un abogado de Hell's Kitchen (Nueva York), quedó ciego de niño por un vertido químico, pero a cambio el resto de sus sentidos se desarrollaron a niveles superhumanos. Ahora lucha contra el crimen que asola su barrio.

Inicia sesión y deja un comentario

One Response to “Daredevil, superhéroes para adultos”

  1. Geek Furioso de la Literatura Geek Furioso de la Literatura dice:

    Yo le pondría un 9, porque es de hecho una serie de oro, pero hay ocasiones en las que parece un poco estúpida, como Daredevil haciendo, como yo lo llamo, “parkour de YouTube” por los rascacielos mientras persigue a un coche de las tríadas. No sabía si reír o llorar.