Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Del revés: Pixar nunca decepciona

Del revés - Destacada

Pixar es siempre un valor seguro, y Del revés no decepciona, aunque no sea una de sus mejores películas.

Pixar estudios empieza a ser un poco como Clint Eastwood: no tienen películas malas, solo películas que no son todo lo buenas que podemos esperar de ellos. Del revés no es una obra maestra, y desde luego está lejos de Up, Toy Story o Monstruos S.A., pero es un film bastante redondo. Y, así entre nosotros, mejor de lo que esperaba. Porque el trailer era gracioso, pero cuando durante casi un año te dan una y otra vez el mismo anuncio, una vocecita en tu cabeza te dice que igual es porque es lo único que merece la pena de la película.

Y precisamente de vocecitas en tu cabeza es de lo que va Del revés. Una historia protagonizada por las emociones, personificadas, que hablan entre sí. Un par de minutos al principio en los que Alegría te explica cómo funciona nuestra mente, y luego la estructura tradicional de cualquier historia: situación estable, surge un problema, situación inestable, héroe que soluciona el problema, nueva situación estable, diferente de la original. Y funciona a la perfección.

Del revés - Alegría

Alegría no está a la altura de su importancia.


De hecho, hay pocas pegas que ponerle a Del revés. Una es su falta de ambición narrativa. Funciona bien, sí, y es agradable de ver, pero no puedo evitar tener la sensación de que podría haber sido una de las grandes, pero no han querido. Quizás si hubieran tratado con el mismo mimo a Alegría, el personaje protagonista, que a todos los secundarios, habrían dado ese salto que falta. Porque los secundarios van más allá del mero arquetipo, sin dejar de funcionar como tal. Es decir, Ira no deja de ser en ningún momento la personificación de la ira, pero al mismo tiempo consigue ser un personaje completo. Como Asco, y como Miedo, y obviamente como Riley, la niña en cuya cabeza están metidas esas emociones. Sin embargo, Alegría es un personaje estereotipado que, aunque cumple su función narrativa, evita que la historia dé ese salto cualitativo que la habría puesto al lado de Monstruos S.A.

Del revés - Tren de pensamiento

El tren del pensamiento. Si lo pierdes, eh… esto… ¿de qué estabamos hablando?


En cambio, el mundo que han creado sí es grande, muy grande. Algunas escenas, algunos lugares, algunos conceptos son insultantemente buenos. Cuando vi el tren del pensamiento me descubrí con la boca abierta en una enorme sonrisa. El funcionamiento de la zona de pensamiento abstracto es… hay que verlo. Aunque quizás lo mejor sea la idea que tienen para representar el subconsciente.

Sin embargo, lo mejor de la película es el retrato de una niña en crisis. Una niña cuyo mundo se derrumba y que aún no sabe utilizar las herramientas emocionales para gestionarlo. Y unos adultos que hacen lo que pueden, pero que en el fondo tampoco saben utilizarlas de verdad. Y es que a nadie nos dan un manual de uso y disfrute de las emociones, así que las gestionamos como podemos, improvisando sobre la marcha y fingiendo que tenemos la situación controlada. Como Alegría.

Del revés - Riley
Porque Del revés no deja de ser una película de Pixar, y esta gente es especialista en tratar grandes pequeños dramas como quien no quiere la cosa. Todos recordamos aquel meme que decía que los cinco primeros minutos de Up son una mejor historia de amor que la saga entera de Crepúsculo; y es verdad. Pero no porque los libros de la Meyer sean malos hasta para calzar mesas cojas, sino porque Up consigue resumir el concepto occidental de «amor de tu vida», con sus dos consecuencias: la inmensa felicidad de vivir con quien amas y el dolor desgarrador de la pérdida. Del revés es solo la historia de una niña de 11 años que se muda y lo pasa mal. Es la historia de la terrible ansiedad que supone que toda tu vida se esfume. Es una niña intentando aprender a vivir. Y es especialmente intensa porque nuestras voces nos susurran mientras nos reímos con los chistes de la película que no todo el mundo tiene éxito. Que algunos niños quedan aplastados por los escombros de su mundo.

Del revés - Taza Ira

Sí, ya hay merchandising de todo tipo.


Lo curioso es que tal vez el título diga mucho más de lo que parece. Las películas de Pixar siempre han sido películas infantiles con mensaje para los adultos. Funcionan muy bien para los niños, y además tienen contenido extra para los adultos, por así decirlo. Pero Del revés parece hacer más bien lo contrario: es una película para adultos que, además, puede funcionar para niños. Los niños se lo pueden pasar bien con los chistes, claro. Con Tristeza tirada en el suelo y Alegría arrastrándola. Con Ira enfadándose tanto que le sale fuego por la cabeza. O con los chistes recurrentes sobre el brócoli. Pero dudo mucho que entienda la mitad de lo que la película cuenta. No me imagino a un crío de 8 o 9 años entendiendo todo lo del pensamiento abstracto, lo de la memoria de largo plazo, el subconsciente… Pero en esta ocasión son los niños los que acompañan a los padres, y no al revés.

No es su mejor película, pero sí es muy buena y muy interesante. Y mientras escribo esto me han dado ganas de volverla a ver. Creo que eso habla por sí solo.

Extra: el corto de siempre

Pixar - Lava

Muy mal tiene que estar la cosa para que este año Pixar gane el Oscar a mejor corto.


Antes de todas las películas de Pixar es costumbre que se proyecte un cortometraje de la casa. Técnicamente son siempre brillantes, aunque a nivel de guión no siempre estén a la altura. En este caso nos pusieron Lava, la historia de un volcán que quiere a alguien a quien amar y que se pasa el día cantando. Técnicamente está muy bien, pero es aburrido y como de otra época. Una canción ñoña, estilo Disney en sus peores épocas, y profusión de imágenes dignas de ilustrar una frase de Paulo Coelho para difundirse en internet hasta el infinito. Aunque el principal problema es que no encaja para nada con la película a la que acompaña. Ni el tono, ni el ritmo, ni desde luego el público objetivo. Porque es un corto que hará las delicias de los más pequeños, tipo 3 o 4 años, pero que a los padres nos hace removernos incómodos en la butaca.

Sinopsis

Del revés

Riley tiene 11 años y es feliz en Minnesota, pero una mudanza a San Francisco va a hacer temblar los cimientos de su mundo... y de su mente.

Inicia sesión y deja un comentario

One Response to “Del revés: Pixar nunca decepciona”

  1. […] suerte, junto a esas películas siguen apareciendo otras que sí saben a Pixar, como Del revés. Más o menos una cada año y medio, y tan rematadamente buenas que uno se imagina a la gente del […]