Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

El hombre de acero

Man_of_Steel_destacada

Zack Snyder firma una cinta resultona, pero chusca y conservadora.

Para celebrar el 75 aniversario del personaje y aprovechar toda la publicidad gratuita que eso conlleva, DC y Warner han decidido volver a contarnos el origen de Superman. Pero, viendo aquel desastre que hicieron hace apenas unos años (Superman Returns), en esta ocasión han decidido asegurar el tiro. Como director eligieron a Zack Snyder, con dos adaptaciones de cómic a sus espaldas (300 y Watchmen); y por si las moscas pusieron a Nolan (junto a David Goyer) como coguionista tras su éxito en taquilla con las tres películas de Batman. Y el resultado es justo lo que uno podría esperar de una película de Snyder y Nolan:

Es larga. Mucho. Demasiado. Y se hace larga, que es lo peor. Aunque empieza muy bien y tiene una primera hora realmente interesante, a cambio tiene una última hora lenta, sin argumento, con explosiones sin demasiado sentido, con peleas seguidas de peleas y más peleas. Como aquella lucha en la autopista que los Wachowsky hicieron en Matrix 2: tras cinco minutos se pierde el interés.

El hombre de acero - Krypton
Es elegante. Como todas las películas de Snyder, todos los planos están pensados y todas las escenas fluyen. El principio, en Krypton, da la sensación de ser un plano-secuencia, cuando en realidad hay dos mil planos montados; pero esa fluidez de la que hablo hace que no se noten las transiciones.

Está llena de armas. Tanto Nolan como Snyder están obsesionados con las armas, sienten auténtica fascinación y llenan sus películas de ellas. No me dediqué a contar cuántos planos hay de tanques, cazas, misiles, bombas, ametralladoras… pero son muchos, variados, y todos están filmados como sí se tratara del amor de su vida.

Y es de extrema derecha. No conservadora, sino digna de un panfleto del Tea Party. Por poner un ejemplo, la causa de la destrucción de Krypton es… la aplicación de políticas de control de la natalidad. Tal cual. Incluso los militares se presentan como los buenos, los que de verdad miran por el bien de la sociedad, hasta el punto de que el general traidor Zod en realidad sólo busca lo mejor para su gente.

El hombre de acero - Militares
Es verdad que en Superman siempre ha habido un mensaje mesiánico y abundantes paralelismos con Jesús, reconocidos por sus creadores (judíos), Jerry Siegel y Joe Shuster: conocemos su origen y su vida adulta, pero no su infancia y adolescencia (al menos hasta que en los 60 se inventaron a Superboy… y a Superdog); es humano, pero en realidad no lo es; es todopoderoso… Sin embargo, en Man of Steel ese mensaje se pasa por el tamiz neocon más rancio, empezando por el creacionismo. Tras decirnos que tiene 33 años y hacer abundantes referencias al cristianismo, incluso llevando a Superman a una iglesia, se nos presenta una pelea en la que Superman está siendo apaleado por dos esbirros del general Zod. Entonces la líder suelta un discursito, algo así como «nosotros somos mejores, no tenemos moral y eso nos sitúa por encima tuyo en la evolución, y la evolución siempre triunfa». Por supuesto, en ese momento Jesús, digo Superman, se levanta y les da una paliza a los dos. El creacionismo siempre triunfa y Dios es americano.

Si consigues obviar el discurso tan chusco y lo burda que es la forma en la que te lo meten, y no haces caso de los intentos de explicar cosas que no hay manera de hacer verosímiles (yo quiero un pendrive como ese, para guardarme a mí mismo), entonces puedes pasártelo razonablemente bien. De hecho, los flashbacks del principio explicando su infancia son realmente buenos. Pero el final que no acaba de llegar, las peleas sin fin y la escena final lastran el resultado.

El hombre de acero - Zod
Lo mejor: esos flashbacks, Russell Crowe como Jor-El y Kevin Costner como Jonathan Kent.

Lo peor: lo chusco del mensaje, y la falta de concisión.

Sinopsis

El hombre de acero

Ante la inminente destrucción del planeta Krypton, Jor-El y su esposa Lara lanzan a su hijo recién nacido hacia la Tierra en una cápsula. Kal-El pasa a ser el hijo adoptivo de los Kent y, tras descubrir que tiene poderes sobrehumanos y cuál es su verdadero origen, debe proteger a la humanidad del ataque del general Zod, que sobrevivió a la destrucción de Krypton.

Inicia sesión y deja un comentario

3 Responses to “El hombre de acero

  1. Ayer me armé de valor y vi la película, al acabar me acordé de esta reseña.

    Entre el abuso de acción durante la última hora, y el mensaje político-religioso, acabé por desesperarme. Esperaba una película malilla, pero no tanto.