Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Escuadrón Suicida, otra oportunidad perdida

Escuadrón Suicida - Destacada

Pintaba como la peli de superhéroes del año, pero se queda en aprobado raspado.

Sin tener en cuenta la trilogía de Batman de Nolan, Escuadrón Suicida es la mejor película de DC hasta la fecha. Y eso es lo más triste de todo.

La premisa básica de Escuadrón Suicida viene a ser la de Doce del patíbulo, esto es, pillar a los malos más malos de todos y hacerles llevar a cabo una misión de altísimo riesgo para los buenos. Estos últimos meses me estuve leyendo algunos cómics, tanto de antes como de después del reinicio del universo DC, como ya hice para Deadpool, pero acabé dejándolo ante la bajísima calidad de lo que leía. Sin embargo, tenía esperanzas puestas en la película. Los tráileres prometían al menos diversión.

Escuadrón Suicida - Grupo
Pero no. Escuadrón Suicida se une al club de las películas que son mejores en el tráiler. Parecía que fuera a ser casi una comedia, pero resulta que prácticamente todos los chistes están en lo que nos han ido enseñando estos meses. Y aunque da pasos en la dirección correcta, como quitarse un poco de encima la maldita oscuridad del universo DC, sigue siendo una película que hace aguas en muchos, demasiados aspectos.

Quizás lo más hiriente sea que trate al espectador como si fuera un niño pequeño que necesita que se lo expliquen todo. Y quizás por eso los niños fueran los que mejor se lo pasaron en el cine. Todo está explicitado y los personajes se pasan el rato verbalizando lo que ya está en pantalla. Grandes frases como «tengo su corazón» mientras la pantalla muestra su mano sosteniendo el corazón, o «han destruido nuestro mejor satélite» mientras la pantalla muestra como estalla un satélite. Y por supuesto, los miembros del escuadrón nos recuerdan una y otra vez que son los malos. Harley Quinn llega a decir explícitamente: «¿Qué? Somos los malos, es lo que hacemos». Y sí, acaba de hacer algo terrible, lo peor que hacen en toda la película: romper un escaparate para robar un bolsito. Matan a monstruos, a asesinos y a gente que les ataca. Para ser unos malvados supervillanos, la verdad es que son bastante buenos.

Escuadrón Suicida - Harley Quinn

Pese a todo, Harley Quinn es lo mejor de la película.


Quizás funcionaría mejor si cuestionara quiénes son los buenos y quiénes los malos, pero el problema es que los dos buenos que en realidad son bastante malas personas están interpretados por Viola Davis como Amanda Waller y Joel Jinnaman como Rick Flagg, y ambos son firmes candidatos a los Razzies de este año. En el caso de Davis, ni siquiera es que interprete mal su papel, es que lo que hace a duras penas puede llegar a llamarse interpretar: pasa por pantalla sin mover ni una ceja, dice sus frases sin apenas modular la entonación, y en general podría hacer sido sustituida por un cactus y unos carteles sin que se perdiera gran cosa. Se supone que su personaje es frío como el hielo, pero no consigue que parezca que está vivo.

Flagg, por su parte, va cambiando según el tramo de la película en que estemos. A ratos es un sádico cabrón, a ratos un llorón, a ratos el rey de la empatía y a ratos parece que esté pensando dónde va a cenar cuando acabe el rodaje. Por suerte, una de las muchas cosas que se repiten una y otra vez en la película son los nombres. Si no, el espectador podría dudar de si se trata del mismo personaje siempre.

Escuadrón Suicida - Bruja
Y de la bruja mejor no hablamos. Encantadora está pintada de ceniza, se contonea y tiene efectos especiales a su alrededor. Moone duerme o se abraza a Flagg. No hay mucho más que decir. En serio.

La estructura está llena de flashbacks aquí y allá para que conozcamos un poco a los personajes, como si no hubiéramos pasado los primeros cuarenta minutos viendo cómo los iban presentando uno tras otro. Lo curioso es que nadie parece haberse dado cuenta en la sala de montaje de que la mayoría cortan el ritmo, ya de por sí no demasiado conseguido, de la historia. Y lo peor es que a menudo son redundantes. ¿Cuántas veces nos tienen que enseñar el pasado de Harley Quinn con el Joker para que entendamos que está enamoradísima? (Ya de la diferencia entre estar enamoradísimos y estar gravemente desequilibrados hablamos otro día.) ¿Cuántas veces nos tienen que explicar lo que pasó en el túnel del metro? ¿O en la casa de Diablo? ¿O en la cárcel en la que estaba preso?

Escuadrón Suicida - Joker

¿Quién decidió ponerle brackets al Joker?


Todo esto y mucho más. E pur, si muove. A pesar de todo esto, de personajes secundarios que aparecen más en el tráiler que en la película, de que sean un grupo pero en realidad solo cuenten Harley Quinn y Deadshot, de que siga siendo innecesariamente oscura, de malas interpretaciones, personajes mal construidos y muchos, muchos más problemas, la verdad es que Escuadrón Suicida se deja ver. No es aburrida, y eso ya es más de lo que se puede decir de El hombre de acero. La pena es que parecía que iba a ser una de las películas del año, que por fin DC había aprendido a hacer películas de superhéroes, pero se queda en un entretenimiento bastante justito.

 

Sinopsis

Escuadrón Suicida

Ahora que Superman no surca los cielos para protegernos, y mientras Batman consigue montar la Liga de la Justicia, el mundo parece estar demasiado a merced de los supervillanos, así que lo mejor es montar un grupo de superhumanos con una bomba al cuello y obligarles a hacer misiones de alto riesgo.

Seguir: David Ayer | DC Comics

Inicia sesión y deja un comentario

One Response to “Escuadrón Suicida, otra oportunidad perdida”

  1. […] creando tantas expectativas que es fácil salir decepcionado del cine. Es algo que ya le pasó a Escuadrón suicida, solo que Wonder Woman sí es una buena película y la sensación de decepción no estaría tan […]