Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Spectral, el Equipo A contra Depredador

Spectral - Destacada

La nueva película de Netflix es un sinsentido con buena factura técnica.

Por aquí somos muy fans de Netflix y esperamos siempre con ansia sus nuevos estrenos. Nos han ido acostumbrando a niveles de calidad que pocos igualan, y lo han ido haciendo en casi todas sus producciones. No es sólo que Daredevil o Jessica Jones sean con mucha diferencia lo mejor que se ha hecho de superhéroes para televisión; es que incluso series de las que no se esperaba nada, como Abierto hasta el amanecer, han resultado ser mucho más que dignas.

Spectral - Soldado

Hola, soy el mejor soldado de los Seals y muero en el minuto dos de la película. Mira si soy bueno.


Quizás por eso sus últimos estrenos nos han dejado un cierto sabor a decepciónLuke Cage está bien, pero nada más. Es una serie fácil de abandonar. The Get Down, la serie sobre el origen del hip hop, es agradable de ver, pero su narrativa recurre a demasiados tópicos, con una desagradable sensación de culebrón, acrecentada por el hecho de que debería haber durado la mitad de episodios. Aunque formalmente no tenga demasiado empaque, resulta mucho más interesante la serie de seis documentales sobre el mismo tema que estrenaron en la propia Netflix hace unos días.

La cuestión es que la plataforma ha aumentado su ritmo de producción, pero empiezo a sospechar que la calidad de sus historias se está viendo resentida. Y Spectral es solo otra piedra más en ese camino. Los aspectos técnicos siguen teniendo la altísima calidad a la que nos han acostumbrado, eso sí. La fotografía es impresionante, especialmente en las numerosas escenas en edificios medio en ruinas en los que la luz entra por mil sitios. Pero ya se sabe que uno se fija en la fotografía cuando lo demás falla. Y en Spectral lo demás falla estrepitosamente.

Spectral - Muerto

Lunar, Solar, Marciano… Sí, a los lados hay palabras y números que no tienen sentido.


El planteamiento inicial ya no augura nada bueno: en una guerra de Moldavia, los americanos, que ayudan al pueblo oprimido por la dictadura prorrusa, se topan con una especie de espectros que los matan. Y para ayudar, les mandan a un ingeniero que ríete tú de MacGyver. La historia se convierte rápido en una especie de «El Equipo A contra Depredador», con unos soldados, a las órdenes del ingeniero, haciendo cosas ingenieriles para enfrentarse a unos seres que no pueden ver. ¿Qué tipo de cosas ingenieriles? Pues lo mismo convierten una cámara en un foco con polaridad inversa que ilumina a los seres invisibles que pilotan helicópteros que arrancan solos, que reciclan sus granadas para convertirlas en… granadas. Pero eh, granadas de hierro, no de las normales.

Y los seres son invisibles. Bueno, menos si te pones el casco con el visor. Pero te lo tienes que poner, claro. Y no es fácil. Tienes que meter la cabeza, y no ponértelo del revés… Buf, un lío. Y a veces los espectros dejan de ser invisibles. Cuando pisan un reguero de hierro en polvo, o cuando hay una toma aérea, que quedan muy chulos, o cuando el director decide que unos tipos azules quedan bien ahí. Total, si les puede cambiar el tamaño según le apetezca, ¡no va a poder hacerlos visibles!

Spectral - Piscinas

La ciudad está en ruinas, pero aquí no se va la luz.


La historia en sí no hay por donde cogerla y está, por supuesto, plagada de tópicos, como esos militares que están enfadados con el ingeniero nada más conocerle porque no es militar y porque uno de ellos murió hace poco y claro, todos sabemos que cuando se muere alguien que quieres te tienes que enfadar con el primer desconocido que te encuentras. También está la agente de la CIA, que va a las misiones para que haya algún personaje femenino. Pero, por encima de todos los tópicos, lo que domina es un gran «¡¿Pero qué cojones?!». Sensación que no hace más que acrecentarse conforme llegamos al final y nos van dando explicaciones de qué son esos espectros.

En conjunto, Spectral es una especie de Sharknado bien hecha. Y eso no es algo bueno. Una historia sin pies ni cabeza no puede, no debe contarse en serio. Quizás Netflix debería frenar un poco el ritmo y asegurarse de que todas sus producciones tienen la calidad que esperamos de ella. Calidad como la que sí tiene Dirk Gently, de la que os hablaremos pronto. O la que tuvo Sense8, que en unos días estrena segunda temporada. Que tampoco es que pidamos que todo sea como el tercer episodio de Daredevil.

 

Sinopsis

Spectral

El ejército americano se enfrenta a unos seres fantasmagóricos que han aparecido en una ciudad asolada por la guerra. Si no consiguen detenerlos, podría ser el fin del mundo.

Inicia sesión y deja un comentario

One Response to “Spectral, el Equipo A contra Depredador”

  1. Cargide dice:

    Pues a mi toda la recta final me recordó demasiado a la película de Final Fantasy, porque los espectros van del estilo.