Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Guardianes de la galaxia vol. 2, más todo

Guardianes de la galaxia vol. 2 - Destacada

Guardianes de la galaxia vol. 2 es más de todo lo que vimos en la primera. De lo bueno y de lo malo.

La llegada de Guardianes de la galaxia fue una pequeña revolución en el cine de superhéroes, ya que por primera vez nos encontramos con una comedia en toda regla. Siempre había habido un personaje gracioso, pero Guardianes abandonaba toda pretensión de seriedad e incluso presentaba al malo y su ansia genocida como algo estúpido y de lo que reírse. Guardianes de la galaxia era space opera, era comedia, y era estúpida. Gloriosamente estúpida.

Guardianes de la galaxia vol. 2 es más de lo mismo, mucho más de lo mismo. Para bien y para mal. Si no te gustó la primera, ten por seguro que no te va a gustar esta. Pero no te atrevas a criticarla, porque Guardianes de la galaxia vol. 2 puede ser muchas cosas, pero no es decepcionante. Ofrece todo lo que uno podría esperar de ella, y lo ofrece en grandes cantidades.

Baby Groot

I am Groot


James Gunn, quien ya escribiera el guión de la primera, repite aquí además como director y ha sabido mantener el tono. Es cierto que el primer tramo de la película es algo más flojo, pero a continuación todo es como una versión concentrada de las virtudes y defectos de la primera entrega. Lo cual es algo bueno, pero también algo malo. Es como si hubieran hecho una lista de todo lo que nos encantó en aquella y aquí lo hubieran ido poniendo. ¿Te gustaron las bromas con la literalidad de Drax? Pues te vas a hartar. ¿Tensión sexual no resuelta entre Star Lord y Gamora? Pues toma. ¿Te reíste con el mal humor de Rocket? Pues aquí es aún peor. ¿Que todo el público soltó un «¡ohhhh!» al ver a Bebé Groot? Pues aquí le dedicamos incluso los créditos de inicio. Pero el caso es que funciona. A pesar de ser una sucesión de cosas que ya habíamos visto, funciona. Drax es descacharrante. Y Bebé Groot es el contrapunto, el gag de dos segundos que va apareciendo aquí y allá y que no llega a hacerse empalagoso.

En realidad, lo único que falla en esa recreación es la banda sonora. Brandy (You’re a Fine Girl) es una buena medida del mal gusto musical que puede tener una persona. Hay una sutil frontera entre ochentero y ochentoso, y una buena parte de los temas elegidos en Guardianes de la galaxia vol. 2 cruzan esa línea. Es cierto que el tema de Brandy en concreto forma parte de la creación de personaje: Ego (Kurt Russell) es un hortera de dimensiones intergalácticas. Escucha música de campamento de verano, recrea su pasado con una especie de maniquíes de porcelana, y su planeta parece salido de una pesadilla de los 80. Pero el resto de canciones que van sonando, o no vienen a cuento, o son risibles.

Yondu, el punki silbador azul.

Yondu, el punki silbador azul.


Lo curioso es que Gunn se marcó un guión excepcional en la primera entrega, y en esta segunda tiene algunos errores grandes. Después de haber logrado presentarnos todo un universo y a un montón de personajes principales y que la cosa funcione, en esta los reparte por la galaxia, como si todos fueran protagonistas, y se olvida de algunos durante minutos y minutos. Después de hacer una película de origen de superhéroes que era la parodia definitiva de las películas de origen de superhéroes, en esta nos cuenta… el origen de Star Lord. Y aunque no lo hace de manera absolutamente canónica, no deja de ser el origen del superhéroe, al fin y al cabo.

Guardianes de la galaxia vol. 2 tiene un ritmo endiablado, como debe ser en una película de Marvel, y eso es una ventaja, porque no nos deja tiempo para pensar en lo absurdo de todo lo que estamos viendo. Tiene unos diálogos ágiles, llenos de juegos de palabras, pullas, y un aire de falsa naturalidad y verosimilitud. Tiene unos estupendos efectos especiales que juegan a ser de los 80, con lo que eso conlleva de artificio y horterismo. Que si bien el planeta de Ego da la sensación de efectos cutres, la increíble recreación de Kurt Russell joven deja muy claro que es una opción estética, algo buscado. Tiene también un puñado de cameos gloriosos, y se toma la molestia de convertir alguno de ellos en un elemento importante en la trama, no en un simple guiño.

Y me hizo llorar. Lo preparó lentamente, me dio todos los avisos para que yo pusiera cara de enterado y pensara: «¿de verdad creéis que voy a llorar con eso?». Y no, claro. Con eso no. Con la escena siguiente. Lloré, como medio cine. Guardianes de la galaxia vol. 2 me ha entretenido, me ha hecho reír y me ha hecho llorar, y sobre todo me ha hecho pasarmelo bien durante un par de horas. Entretenimiento sin más. Y eso está bien.

Sinopsis

Guardianes de la galaxia vol. 2

Star Lord por fin va a conocer a su padre, pero las cosas nunca pueden ser fáciles. Así que, mientras intenta arreglar su relación, una civilización intenta asesinar a los Guardianes.

Inicia sesión y deja un comentario