Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Iron Fist golpea dos veces

iron fist banner

¿Echaste pestes de Iron Fist? ¿No aguantabas al intensito de Danny Rand? No estás solo, pero algo ha mejorado: menos es más.

Como siempre, esta reseña no contiene spoilers, pero sí esperamos que hayas sufrido, perdón, visto la primera de Iron Fist y The Defenders. ¿Por dónde íbamos? Davos, el hermano en armas de Danny Rand, no está nada contento con que este dejase desprotegida K’un Lun, con las desastrosas consecuencias que conocemos. Cree que está encamado con La Mano, que ha traicionado su juramento divino y que no es digno de ostentar el poder del Iron Fist. Si bien Sacha Dhawan en el papel de Davos es una buena elección como hermano a la sombra del salvador victorioso (por lo retaco que es, lo veo como un Bean, la sombra de Ender), el papel que le toca interpretar al actor en esta segunda parte le queda grande y se hace casi tan insoportable como Danny Rand (Finn Jones) en la primera: es un intensito de narices. Por su parte, el Iron Fist busca continuar el legado que le dejó Matt Murdock al final de The Defenders: a-patrulla la ciudad a la vez que intenta tener una vida normal y en común con Colleen Wing (Jessica Henwick), que colgó su katana y ahora es una especie de asistente social voluntaria.

Iron Fist 2

Momentos incómodos, la nueva sitcom de Marvel

Los hermanos Meachum, ejecutivos implacables, caminan por sendas distintas: Ward (Tom Pelphrey), el borde cínico y cobarde, se enfrenta a sus demonios interiores al frente de la Corporación Rand, mientras que Joy (Jessica Stroup) ha soltado amarre para dedicarse a un nuevo proyecto y demostrar lo que vale. Completan el elenco de protagonistas Misty Knight (Simone Missick), que sigue dudando qué hacer con su vida tras la segunda de Luke Cage, y Mary Walker (Alice Eve), una misteriosa pelirroja que seguramente dará mucho juego en un futuro.

Iron Fist 2

Bud Spencer y Terence Hill (vale, esto es The Defenders, pero no he podido aguantarme)

Creo sinceramente que Marvel-Netflix ha escuchado las quejas de su público y ha subsanado los problemas de fondo de la primera parte. Por una parte, Danny «Ricitos de oro» Rand es más decidido y empático y menos insoportable, básicamente porque su relevancia en las tramas y su tiempo en pantalla se han diluido en beneficio del resto del elenco. Por otra, por mucho que la serie se llame Iron Fist y la trama principal tenga que ver con este atributo, el bacalao lo cortan las Hijas del dragón, es decir, Misty Knight y Colleen Wing. Qué maravilla de episodio seis y qué forma de petarlo estas dos: no solo las actrices lo bordan, sino que les dejan lucirse a placer. Por favor, que les pongan serie propia, con o sin el resto de Héroes de alquiler: no en vano fueron ellas dos, junto a Claire, de lo poco salvable en la primera parte. Y en último lugar, estas series de trama continua funcionan mucho mejor con diez episodios en lugar de trece: menos relleno, menos posibilidad de aburrirnos y más tiempo para ver otras.

Iron Fist 2

Las Hijas del dragón parten la pana

Sigue sin ser el festival de hostias como panes de Daredevil, pero tiene sus escenas de acción y el juego con los personajes, esta vez sí, es entretenido. Hablando del Hombre sin miedo, Danny Rand sufre una crisis de identidad al intentar ajustarse a su nueva vida: tras derrotar a la Mano, con K’un Lun en ruinas y su misión como Iron Fist cumplida, prometió a Matt Murdock que lo sustituiría, pero no se le da demasiado bien. Vamos, que no es Murdock, por mucho que se arrodille a lo Batman con mirada intensa a vigilar Chinatown (y Hell’s Kitchen, se entiende) desde una azotea. Eso sí, bebe de Luke Cage y Daredevil en el sentido de que ahora está más integrada en su entorno, algo que tiene lógica, pues son héroes menores que no buscan salvar el mundo, solo su barrio.
Además de la crisis de identidad de Danny, se tocan otros temas, como la línea entre un (super)héroe y un vigilante asesino (muy maquiavélico todo), la libre elección ante las trampas del destino, la lucha fraticida y la dependencia a las drogas, sean físicas o inmateriales. Ah, y también hay una guerra entre mafias que, como en toda peli de chinos que se precie, rara vez tienen armas de fuego, pero sí armas blancas muy chulas. Si le dais una segunda oportunidad a Iron Fist, recordad lo que sabe cualquier marvelita de pro: quedaos hasta el final del último episodio, aunque Netflix os anime a pasar a otra cosa. No solo el epílogo introduce novedades tan locas como jugosas, sino que también hay escena poscréditos.

Iron Fist 2

A ver, Mary, que te cuento: este de aquí es mi novio y esta es mi katana

Por si todavía no he generado bastante polémica defendiendo esta segunda temporada de Iron Fist, voy a cerrar con mi clasificación tan personal como volátil de Marvel en Netflix, para que os indignéis muy fuerte. Mi lista de Star Wars la dejo para otro día, que con esa sí que salimos en un «arden las redes».

1. Daredevil T1
2. Jessica Jones T1
3. Daredevil T2
4. The Punisher
5. Iron Fist T2
6. Jessica Jones T2 (de aquí abajo, MAL)
7. Luke Cage T2
8. Luke Cage T1
9. The Defenders (en ese hype me maté yo)
10. Iron Fist T1

Sinopsis

Iron Fist

Danny intenta rehacer su vida ahora que ha logrado el objetivo para el que se entrenó desde niño, y cumplir lo que le encargó Daredevil: cuidar de la ciudad.

Seguir: Iron Fist | Marvel | Netflix

Inicia sesión y deja un comentario