Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Jonathan Strange & Mr. Norrell, una serie repleta de magia

Jonathan Strange and Mr Norrell - Destacada

Una mezcla genial de fantasía y serie de época que pide algo de paciencia.

Como comentamos en nuestro artículo sobre las series de género de este verano y habíamos anunciado anteriormente, Jonathan Strange & Mr. Norrell, la primera novela de Susanna Clarke, acaba de ser adaptada a una miniserie de siete episodios que comenzó a emitirse el 17 de mayo y ha terminado este domingo 28 de junio. La novela, publicada en 2004, se convirtió en un éxito editorial (llegando al tercer puesto de la lista de ventas del New York Times) y de crítica, ganando los premios World Fantasy Award, Locus y Hugo, y quedando nominada a los Nebula. Gracias a la editorial Salamandra también la tenemos publicada en español con el nombre Jonathan Strange y el señor Norrell.

Yo soy de esos que, ahora que ha terminado de ver la serie, se arrepiente enormemente de no haberse atrevido antes con la novela. Había leído todo tipo de comentarios sobre ella: desde que es un ladrillo insufrible de casi mil páginas hasta que es una de las grandes obras fantásticas de principios del siglo XXI. Ahora, y dejando de lado que esté escrita con un estilo cercano al victoriano —que es de los que te gusta u odias de por vida a no ser que lo escriba Terry Pratchett—, tengo claro que está más cerca de convertirse en uno de los grandes clásicos del género. Habrá que leerla, claro, pero mientras tanto vamos a hablar un poco de la serie.

Bienvenidos a la Inglaterra de hace dos siglos

jonathanstrangemrnorrell juntos
Estamos a principios del siglo XIX. Inglaterra estaba sumida en una de las guerras más largas de la historia, la terrible Segunda Guerra de los Cien Años. Con las Guerras Napoleónicas en pleno auge, el conflicto empieza a remitir, pero el Gobierno anglosajón necesita un golpe de efecto que le ayude a terminar con los invasores franceses de una vez por todas. Mientras tanto, una sociedad de magos teóricos en York afirma rotundamente que la magia lleva muerta más de trescientos años en Inglaterra, hasta que conocen a Gilbert Norrell, un mago práctico con una biblioteca envidiable que les demuestra que estaban muy equivocados. La noticia no tarda mucho en llegar a los periódicos nacionales, y el Gobierno del país ofrece a Norrell viajar a Londres para ayudar en la guerra y dar a la magia inglesa el reconocimiento que merece.

Allí conoce a Sir Walter Poole, un ministro del Gabinete de Reino Unido, que le pide que utilice su magia para resucitar a su esposa. Para hacerlo, Norrell tiene que utilizar artes prohibidas y firmar un contrato con una criatura mágica que le dará muchos quebraderos de cabeza, pero consigue el respeto del Gobierno y una posición privilegiada desde la que ayudará a derrotar a las tropas de Napoleón. En Londres, Norrell también conoce a Jonathan Strange, un joven noble que resulta tener un don natural para la magia y que, al tener mucho tiempo libre, se convertirá en su discípulo y en el segundo mago en activo de la época. Y hasta aquí podemos leer, que se nos va de las manos.

Jonathan Strange, el señor Norrell y la magia inglesa

jonathanstrangemrnorrell norrelycaballero
Lo que acabáis de leer es el planteamiento que se esboza en los primeros capítulos de los siete que componen la serie y, aunque pueda parecer la mar de interesante, Jonathan Strange & Mr. Norrell es una serie lenta que no termina de arrancar hasta el segundo o el tercer capítulo, pero menuda manera de hacerlo. La serie nos planta muy bien en el final de la época georgiana —con cameo de Jorge III incluido— y también aporta un trasfondo sociopolítico muy bien conseguido y que se convierte en uno de los grandes atractivos de estos primeros compases. A partir de ahí la magia se empieza a adueñar de la trama y descubrimos que quizá el mundo que nos plantea la serie no se pareciera tanto al nuestro como pensábamos. Las profecías del Rey Cuervo, la Tierra de las Hadas y el misterioso ser feérico que funciona como antagonista son elementos que aparecen para ir quebrando poco a poco los cimientos de la realidad, y contribuyen a la explosión de magia que presenciamos en los últimos capítulos.

Los personajes son el punto fuerte de la serie, y por suerte no solo los protagonistas. Gilbert Norrell es un viejo huraño, antipático y cabezota que está obsesionado con sus libros de magia y decidido a conseguir que la magia inglesa tenga el reconocimiento que merece. A pesar de que es uno de los personajes más interesantes y a los que se lo podría sacar más jugo, la interpretación de Eddie Marsan, y quizá el guión, lo ablandan un poco y hacen que no sea tan odioso como debería. Por otro lado, Jonathan Strange, interpretado magistralmente por Bertie Carvel, sí consigue transmitir esa aura de carisma que se espera del personaje y que lo convierte en el protagonista indiscutible de la historia. La relación y la rivalidad que va creciendo entre ambos funciona muy bien en pantalla y nos deja con algunas de las mejores escenas de la serie. Además, los secundarios no se quedan atrás: Stephen Black (Ariyon Bakare), el mayordomo de Pole que acaba en las garras del duende, John Childermass (Enzo Cilenti), el sirviente del señor Norrell, el misterioso caballero (Marc Warren) y Arabella y Lady Pole como contrapartida femenina firman interpretaciones geniales que consiguen que todas las tramas abiertas de la serie sean igual de interesantes.

Hadas y espejos

jonathanstrangemrnorrell magia
La magia es elemento clave de Jonathan Strange & Mr. Norrell. La manera en la que esta se va colando en los recovecos de la realidad es uno de los grandes logros de la serie. Ya en el primer capítulo podemos ver algunos de los tímidos hechizos de Norrell para sorprender a los habitantes de York y también la resurrección de Lady Pole, pero las salvajadas que se empiezan a ver a partir de ahí —y que no vamos a destripar— no tienen comparación. Los espejos y su relación con la Tierra de las Hadas van tomando cada vez más importancia en los acontecimientos, hasta convertirse en uno de los elementos decisivos para el desenlace. Esa Tierra de las Hadas que presenta la serie y el pasado histórico de la magia protagonizado por John Uskglass, que se nombra en más de una ocasión, nos dan la sensación de que el trasfondo podría haber dado muchísimo más de sí y quizá las siete horas que dura la serie se nos queden un poco cortas.

Me faltan las palabras para recomendar Jonathan Strange & Mr. Norrell. Si os gusta la fantasía, lo inglés y la historia, seguramente sea una de las mejores series que veréis en años. Cierto es que no es una serie que pretenda gustar a todo el mundo. Se toma su tiempo en muchas cosas, y en otras no termina de desarrollarse como muchos podrían esperar. Es una historia de grises en la que da igual de qué lado estén los protagonistas y nunca llegamos a saber quién lo está haciendo bien o todo lo contrario. Y claro, no deja de ser una historia de fantasía disfrazada de serie de época, con todo lo que ello conlleva.

jonathanstrangemrnorrell tierradelashadas

Dadle una oportunidad, que se la merece mucho. Y que sea por lo menos hasta el tercer capítulo.

Sinopsis

Jonathan Strange & Mr. Norrell

A principios del siglo XIX, las hazañas del Rey Cuervo, el más grande de todos los magos de la Edad Media, perviven en la memoria y la leyenda, pero la práctica de la magia ha sido completamente olvidada en Inglaterra. Hasta el día en que el esquivo señor Norrell, de Hurtfew Abbey, logra que las piedras de la catedral de York hablen. La noticia del retorno de la magia se extiende como la pólvora y el señor Norrell, convencido de que debe poner sus artes al servicio del gobierno en la guerra contra Napoleón, se traslada a Londres.

Inicia sesión y deja un comentario

2 Responses to “Jonathan Strange & Mr. Norrell, una serie repleta de magia”

  1. Cargide dice:

    Yo soy uno de los que no soportó la lentitud de la novela, se me atragantó tanto que ha sido una de las pocas que he abandonado, pero es que es eso, Pratchett parece ser de los pocos que con ese tipo de narración puede dar agilidad a una historia.