Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

La piel fría, trama o tema

La piel fría - Destacada

La adaptación de La piel fría es una correcta película que se queda en la superficie de la novela.

La novela de Albert Sánchez Piñol La piel fría no solo es una de las más traducidas de toda la literatura catalana, sino que es una de sus obras cumbre en cuanto a literatura fantástica se refiere. Y eso, en una tradición que incluye a Perucho, Pedrolo, Calders o Rodoreda, es mucho decir. Si no te suenan esos autores, hazte un gran favor y búscalos en la biblioteca. Además, reabrió una puerta que parecía cerrada desde hacía años, la de la literatura no realista.

Visto en retrospectiva, fue el punto a partir del cual fueron apareciendo poco a poco iniciativas como las TerCat, la revista Catarsi, la editorial Les males herbes o autores como Marc Pastor (que nos cedió una escena inédita de Bioko hace un tiempo) o Carme Torres, por poner un par de ejemplos. No se trata, claro, de que sean consecuencia directa de la novela, ni de que estén vinculados por temática o estilo, pero el éxito de público y crítica de la novela de Sánchez Piñol ayudó y mucho a que el caldo de cultivo que ya existía madurara adecuadamente. El buen estado de la literatura fantástica catalana actual es innegable, al menos cualitativamente.

Portada de la edición original de la novela.

Portada de la edición original de la novela.

Por eso la adaptación al cine, eternamente retrasada, nos ha mantenido con ganas y a la vez con miedo a lo que pudieran hacer. Ahora que por fin se ha estrenado, hay que reconocer que no es tan mala como podíamos temer, pero está muy lejos de su fuente. Es un alivio y una decepción a la vez. Se mantiene bastante fiel a la trama, con concesiones razonables y alguna más discutible, pero prácticamente elimina del todo el tema, los temas, que se trataban.

Moby Dick no trata de la caza de ballenas, trata de como si permitimos que nuestras obsesiones nos controlen, estas acaban por destruirnos. La piel fría no trata de si un tipo en una isla acabará por practicar la zoofilia, sino del colonialismo. Esa lectura, fundamental en la novela, prácticamente desaparece de la película, y queda reducida a cuatro escenas inconexas. Solo en los últimos minutos parece que, por fin, se vaya a desarrollar, pero entonces la película termina.

La piel fria faro

Lo peor de todo no es que, al eliminar esa lectura, la película queda reducida a una trama que tiene mucho de historia de zombis mala. Es la típica situación castillo, en la que los supervivientes están encerrados en su fortaleza, intentando resistir a la horda. Visualmente, algunos planos incluso recuerdan a films recientes como Guerra Mundial Z. Lo peor es que ese vacío interpretativo queda substituido, involuntariamente, por otra lectura mucho más perversa. La historia aparece ahora como un relato absolutamente machista, en el que el único personaje femenino ni siquiera tiene nombre hasta que el protagonista decide darle uno, concedérselo —el amo es bueno— y es poco más que un animal. No habla, obecede como un perro, es fiel y, por supuesto, es sexy. Y, naturalmente, debe ser rescatada.

Los ataques de los anfibios son intentos de rescatarla, y el protagonista la rescata de los malos tratos de Gruner. Todo sin que a nadie parezca importarle en ningún momento si ella quiere ser rescatada o si tan siquiera considera que está en una situación de la que deba serlo. Esta lectura ya existía en la novela, pero su interpretación era justo la contraria: se enmarcaba dentro de la colonialista, que presentaba al «colonialista bueno» y al «colonialista malo», y preguntaba al lector hasta qué punto uno era realmente tan diferente del otro. Al no tener ese marco superior, desaparece la visión crítica del machismo y el paternalismo del protagonista, con lo que la lectura es justo la contraria.

La piel fria pareja

Por eso es recomendable ver la película no como una adaptación de la novela, sino como una historia con una trama similar. Un ente autónomo. Como entretenimiento funciona bien para un domingo por la tarde, como adaptación es tan decepcionante como se podría haber esperado. Tiene sus problemas, como el montón de planos del faro desde la cabaña que cada dos por tres insisten en ponernos, o los continuos paseos de un lado a otro de la isla, tantos, que roza lo ridículo. O las frases calcadas de la novela, pero que, al soltarlas en medio de la película, sin el resto de la prosa a su alrededor, quedan pretenciosas o, peor aún, no tienen sentido.

A pesar de esos fallos, es una película entretenida para acompañar de unas palomitas.

Sinopsis

La piel fría

Un joven llega a una isla perdida en mitad de la nada como meteorólogo justo al empezar la Primera Guerra Mundial. En la isla sólo hay otro habitante, Grunner... ¿o no? Pronto descubrirá que por la noche unos seres a medio camino entre el hombre y el pez salen del mar, y no son amigables.

Inicia sesión y deja un comentario