Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

La Quinta Ola, mejor de lo esperado

La Quinta Ola - Destacada

La última superproducción para adolescentes tiene demasiados lugares comunes pero consigue evitar el hastío.

Hay pocas veces en las que lo mejor de una película sea claro e indiscutible. En La Quinta Ola lo mejor es, sin ninguna duda, Chlöe Moretz (sí, la niña de Kick Ass), por mucho que el penoso doblaje se esfuerce en tapar su trabajo. Lo intenta con un ánimo digno de admiración, porque si uno se fija en el papel y, sobre todo, en las frases que tiene que defender, da un poquito de vergüenza ajena. Pasaremos por alto esa primera escena en la que el doblaje consigue que lo que debería sonar como una adolescente algo alcoholizada parezca que tiene retraso mental y nos quedaremos con sus expresiones de miedo en el bosque, de ansiedad al tener que cruzar una autopista llena de coches abandonados… y de cadáveres tirados. Por suerte, tiene bastantes minutos en los que está sola en pantalla, porque cada vez que tiene que hablar le toca soltar un texto entre lo torpe y lo ridículo.

La Quinta Ola - Chlöe Moretz
Porque el guión es malo. Tiene todos los tópicos que uno pueda imaginarse en una historia de este tipo. Todos. Algunos sonrojantes, como el osito de peluche que el niño se olvida y desencadena una serie de catastróficas desdichas. Que tampoco debería ser ninguna sorpresa, si tenemos en cuenta que el guión lo firma Akiva Goldsman, que también firmó Soy Leyenda, Yo, Robot y ese clásico atemporal que es Cuentos de invierno. Hagamos una pequeña lista:

  1. Militares malos. Roger.
  2. Historia de amor. Roger.
  3. Triángulo amoroso. Roger.
  4. Tragedia familiar. Roger.
  5. Personaje que se siente responsable de algo que obviamente no es culpa suya. Roger.
  6. Personaje que salva a la protagonista porque… eh… esto… ¡uy! ¡Un perro con la cola blanca! Roger.
  7. Pobres inocentes engañados por los malos. Roger.

Pilláis la idea, ¿no? Porque es así, en serio. Y sin embargo…

La Quinta Ola - Alex Roe y Chlöe Moretz
Sin embargo, de algún modo, consigue no ser un suplicio. Y a veces es realmente increíble que lo logre, porque Chlöe Moretz es una pedazo de actriz, pero el pobre Alex Roe debería dedicarse a hacer de modelo, porque lo que es la interpretación no parece ser lo suyo. Que sí, que está muy buenorro: eso nos lo dejan claro en varias ocasiones, baño en el lago (¿o debería decir chapoteo en el lago?) incluido. Nos enseñan sus piernas largas y fuertes, su 6-pack, sus brazos y su mandíbula cuadrada. Nada que objetar a su físico. El problema es que, además, tiene que hablar. Y así como Moretz consigue compensar en lo que puede lo chorras del texto, Roe tiene un registro sacado de Los Sims.

Pero entonces, si no es por las interpretaciones, ¿cómo consigue compensar una historia llena de tópicos y unos diálogos de cartón piedra? Bueno, para empezar, con unos diez primeros minutos geniales. ¿Queréis destruir el mundo, malditos fans de las pelis apocalípticas? ¡Pues tomad! Cuatro formas de hacerlo una detrás de otra. Así, en un plis plas. Nada de alargar la cosa e ir poniendo poco a poco las muertes, llenando el tiempo con diálogos de culebrón. Esto no es The Walking Dead. Hay más tensión en el principio de La Quinta Ola que en toda la primera temporada de Fear The Walking Dead.

La Quinta Ola - Torres
Pero diez minutos (bueno, tal vez veinte) no serían suficientes. Podría hacer como El corredor del laberinto, que empieza muy bien y luego se va desinflando hasta un final penoso. Lo que hacen es conceder esos topicazos, pero quitárselos de encima rápido. Convertirlos en un mero trámite. Casi como si dijeran: «Sí, la productora nos obliga a poner esto, pero no queremos darle importancia». Lo de las gafas (si la veis, ya sabréis a qué me refiero) es el típico giro sorpresa de final de película que, si has visto un poquito, solo un poquitirrín de cine, puedes predecir en cuanto aparece. Es ese giro final que es cualquier cosa menos sorprendente. Lo bueno es que aquí no lo dejan para el final, sino que en menos de un cuarto de hora se desvela y se convierte en un recurso narrativo para que la historia avance.

Lo mismo pasa con el triángulo amoroso. Hay dos chicos y una chica, sí, pero esto no son Los juegos del hambre. ¡Por dios, es el maldito fin del mundo! ¡A nadie le importa con quién se lían! Y no, resulta que no va de eso. No hay historia de celos, ni de quiero a este, pero a ese también, pero ¡oh, cielos! ¡sufro porque les amo a ambos! Sí que hay unos minutos de enamoramiento ñoños y estúpidos, en los que te lo crees porque eres buena persona y estás dispuesto a creértelo, pero luego resulta que la historia va por otro lado. Y la alegría es tal, que incluso te olvidas de esos minutos.

La Quinta Ola - Autopista

Si esto fuera The Walking Dead, aquí dejarían a los niños sueltos para que jugaran.


Además, la dirección es más que aceptable. No es que sea una lección magistral de cine, pero tiene buen ritmo narrativo, la cámara está donde debe estar, y en general huye de  los topicazos habituales de cámaras lentas, contraluces y filtros de Instagram, o cámaras al hombro mientras corren por los callejones. A pesar de estar viendo una historia típica y tópica, y de las risas que de vez en cuando se oían en la sala, lo cierto es que la película no aburre. Para lo que podría haber sido, es una maravilla. Ya me habría gustado a mí que Sinsajo Parte 2 o El corredor del laberinto hubieran sido así.

A una mala, por lo menos siempre te puedes echar unas risas con la lógica de la historia. Como esa clase de mates que transcurre como si no hubiera una nave extreterrestre encima de Ohio (y gracias a dios que no es Nueva York, por una vez).

 

Sinopsis

La Quinta Ola

Unos alienígenas deciden invadir la Tierra, y para eso primero tienen que librarse de los humanos. Así que van enviando oleadas de destrucción: que si dejarnos sin electricidad, que si terremotos y tsunamis, que si la gripe aviar... y en medio del fin del mundo, una chica normal y corriente busca a su hermano mientras intenta que no la maten.

Inicia sesión y deja un comentario