Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Llega de noche, lo que no se ve es lo que da más miedo

Llega de noche - Destacada

¿Hay algo peor que quedarte sólo con tu familia en el apocalipsis? Tener que convivir con otra familia

La imaginación siempre es más terrible que la realidad, y por eso aquello que no vemos da más miedo que lo que sí vemos. La sensación de acechanza es lo que nos provoca la tensión. La aparición de algo nos asusta, pero siempre supone una catarsis: la impresión puede ser terrible, pero no deja de ser momentánea. Lo que vemos lo podemos racionalizar, incluso cuando es sobrenatural. Lovecraft lo sabía muy bien, y por eso, aunque sus textos están hiperadjetivados, sus descripciones nunca nos permiten saber cómo es realmente aquello a lo que los personajes se enfrentan. Lo terrorífico lovecraftiano es precisamente lo que escapa a nuestra comprensión. En literatura, eso es lo que no se puede decir; en cine, lo que no se ve.

Llega de noche trata precisamente de eso, de lo que no se ve. Sabemos que ha habido algún tipo de apocalipsis, pero no uno bonito, sexi, con hordas de zombis y bandas de moteros salvajes y gente con chupas de cuero y bates de béisbol con alambre de espino, sino uno de andar por casa. Hay algún tipo de virus que mata a quien se infecta en un par de días, y la civilización se ha ido al garete, así que no hay electricidad, ni agua corriente, ni apenas gente. No sabemos por qué y, en realidad, no importa. Hay una familia que sobrevive en su cabaña en mitad del bosque gracias a las rígidas normas que el padre ha impuesto. Y hay algo ahí fuera, algo que hace que tengan las ventanas tapiadas y que se encierren por la noche. Algo que no vemos, que no se nos dice qué es, y que por eso mismo es terrorífico.

It comes at night intruso

Shults, guionista y director de la película, nos presenta un buen puñado de elementos a cual más interesante, pero no consigue sacarles todo el provecho que podría. Así, tenemos al pobre Travis, el hijo de la familia, tardoadolescente que está condenado a vivir para siempre en casa de sus padres. Tenemos también a un niño sonámbulo. Y una casa con recovecos, habitaciones ocultas y paredes finas desde las que espiar. Tenemos a desconocidos que se contradicen al contar su historia. Y tenemos paranoia. Lo que no tenemos es una historia que opte por explotar alguna de esas posibilidades. Se queda entre el drama existencial y el terror postapocalíptico y no termina de funcionar ni como una cosa ni como otra.

Lo más interesante, por supuesto, es la idea de que lo más terrible a lo que deben enfrentarse los protagonistas no es lo que sea que llegue de noche, sino a los humanos, empezando por ellos mismos. Las dinámicas egoístas, la desconfianza y la paranoia que pueden llevar en cualquier momento a que se maten entre ellos. No es que sea una idea novedosa, y de hecho es la idea central de todo el género postapocalíptico, y Shults lo único que hace es darle un carácter más familiar. En última instancia, se puede considerar que Llega de noche es una película sobre a qué está dispuesto a llegar alguien para proteger a su familia.

It comes at night

Sin embargo, el film tiene aspectos realmente destacables. El uso del sonido, ya desde la larga escena inicial en la que no hay apenas diálogos, es brillante. El perro ladrando, las conversaciones medio oídas entre las tablas de la pared, el crujir de una casa antigua… lo que se oye y lo que no ayudan a crear esa atmósfera de peligro y paranoia que impregna toda la película. La banda sonora de Brian McOmber viene además a reforzar esas sensaciones, en combinación con el uso de la cámara. La elección de lo que queda dentro de plano y lo que no, las ramas que chocan contra la cámara cuando salimos de la casa al inicio de la película, pero sobre todo el uso de la luz, consiguen darle una fuerte personalidad. El contraste entre las zonas iluminadas y las oscuras es puro claroscuro, y no sólo se utiliza para crear suspense, sino que es algo generalizado en toda la película, reflejando que sólo sabemos una pequeña parte de lo que pasa ante nosotros.

Cabe destacar la interpretación de Joel Edgerton y de Riley Keough como Paul y Kim, aunque no hay ningua mala. En un film con pocos espacios y personajes, es una suerte, pero al mismo tiempo pone de manifiesto uno de los problemas del guión: se trata de una historia de familia, pero Sarah (Carmen Ejogo) apenas tiene un puñado de líneas en toda la película, lo mismo que Travis (Kelvin Harrison Jr.), si bien él tiene bastantes minutos de pantalla.

En resumen, Llega de noche es una película casi perfecta a nivel de realización, pero que no se decide por qué quiere contar y acaba dejando más bien frío precisamente por esa indecisión.

Sinopsis

Llega de noche

Tras la llegada del apocalipsis, una familia sobrevive en su cabaña en mitad del bosque. La llegada de otra familia será solo otra complicación más.

Inicia sesión y deja un comentario