Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Logan, un buen final para una mala saga

Logan - Destacada

La despedida de Lobezno es su mejor película en solitario y, de hecho, es la única buena.

Lobezno es uno de los personajes más carismáticos de Marvel, si no el que más, y Hugh Jackman lo ha encarnado de manera increíble durante casi dos décadas, tanto en las películas de X-Men como en las muy decepcionantes de Lobezno en solitario. Por eso el adiós de Jackman al personaje es todo un acontecimiento que nos ha tenido cruzando los dedos durante meses para que, por fin, tuviera una buena película.

Otra cosa no, pero desde Marvel hay que reconocer que han sabido crear expectación: primero con la elección del cómic sobre el que trabajar, El viejo Logan, del que ya os hablamos hace un par de meses. Un cómic lleno de posibilidades, pero que más que una adaptación ha sido fuente de inspiración libérrima. Y después, con aquel tráiler a ritmo de Johnny Cash que nos hizo babear emocionados a todos los fans del personaje. El problema es que el tráiler es mejor que la película. Eso no quiere decir que no sea buena, y desde luego es mucho mejor que las anteriores entregas del mutante, pero habían logrado crear unas expectativas que no consigue satisfacer. Aunque lo intenta, vaya si lo intenta.

Logan - Viejo
Lobezno siempre ha sido el menos superheroico de los superhéroes, todo lo opuesto a Superman que se pueda ser. Es casi invulnerable, pero lo único que ha obtenido ha sido dolor. Solo causa sufrimiento a los que ama y nunca ha querido ser un héroe. Simplemente se ha visto obligado por las circunstancias, porque no puede apartarse y dejar que los malos hagan lo que les plazca. Lo ha intentado, pero es un buen hombre. Quizás por eso nos gusta tanto, porque es como queremos pensar que somos o, al menos, como nos gustaría ser.

En Logan nos encontramos con un Lobezno viejo, cansado, que se siente morir. Derrotado. Se ha apartado, los malos han ganado y él ahora solo quiere proteger a Xavier, lo único que le queda de un pasado cada vez más lejano pero siempre doloroso. Pero no hay descanso para los malditos, y los malos le van a obligar a actuar de nuevo, porque Logan puede fingir que no le importa nadie en su rincón del desierto, porque allí no hay nadie. No ve el mal, así que puede hacer como que no existe. Es el mal el que le busca y le obliga a contemplar el horror del mundo. En última instancia, es el mal el que le obliga a volver a ser Lobezno, a ser un héroe a regañadientes. Como canta Johnny Cash en los créditos finales, «The man comes around». Y el nombre del jinete era Muerte, y el Infierno le seguía.

Logan - X-23
Logan es una película diferente a todas las películas de superhéroes que hemos visto. Hay mucho trabajo de dobles y un buen puñado de escenas de acción, pero los efectos especiales son bastante limitados. Tiene toda la lógica del mundo, porque no es un film sobre superhéroes, entendidos como tipos musculosos en mallas de colores y con capas; es una película sobre héroes, sin súper. Sobre gente que se planta frente al mal y hace lo que hay que hacer, porque no podemos dejar que los malos ganen. Sobre granjeros que no dejan que Monsanto les eche de sus tierras. Sobre tipos que se paran a ayudar en la autopista cuando hay un accidente. Sobre enfermeras que cuidan a niños y jóvenes que cuidan de sus ancianos.

Logan - Charles Xavier
En realidad, el universo mutante siempre ha sido el más apegado a la tierra de todos. El que con más claridad ha tratado temas como el racismo, el odio, la discriminación. Logan hace, casi como sin querer, lo que esperábamos de la gala de los Oscar: hablar del muro en la frontera con México, de la emigración a Canadá, de la vulneración de los derechos humanos. Lobezno es una especie de Kowalski, el personaje de Clint Eastwood en Gran Torino, que se embarca en una última misión por un único y simple motivo: porque es lo que está bien.

A Logan le falta tensión narrativa en algunos momentos, y el doblaje quita casi toda la intensidad a la interpretación de Patrick Stewart. Las escenas emotivas cuentan demasiado con el factor fan y, en honor a la verdad, no son tan dolorosas como deberían. Pero a pesar de todo ello, sigue siendo una buena película con la que despedirnos del canadiense. Y, de paso, saludar a X-23.

 

Sinopsis

Logan

En un futuro cercano, Lobezno malvive cuidando de un senil profesor Xavier. La aparición de una niña mutante le obligará a regresar al mundo y enfrentarse a las fuerzas del mal.

Inicia sesión y deja un comentario