Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Los minions, adorables e infantiles

Minions - Destacada

Los robaplanos de Gru protagonizan una película divertida pero infantil. Bueno, para eso están los sobrinos, ¿no?

Maldita Pixar, que nos ha acostumbrado a que las películas para niños sean también para los padres. Maldito Studio Ghibli, que nos ha hecho pensar que lo infantil y lo adulto pueden ser lo mismo. Por culpa suya se hace difícil disfrutar de películas como Los minions y uno sale del cine con una clara sensación de decepción.

Porque el problema no está en la pantalla, sino en nuestros ojos. Kyle Balda y Pierre Coffin han hecho una película para un público de seis o siete años, y es perfecta… si tienes esa edad. Son minions hablando en minion, golpes en la cabeza, minions demostrando que son tontos, minions siendo ingenuos y muchas persecuciones. Y a tu alrededor, risas de niños.

Minions - Ropa tendida

¡Se les ve el culo! ¡El culo! ¡Ay, qué risa!


Es un humor blanco y no demasiado elaborado, sin cargas de profundidad como sí hay en Del revés o en las dos películas de Gru, mi villano favorito de las que salieron estos seres amarillos. No quiero decir que no sea graciosa, porque lo es, y algunas escenas son desternillantes. Y algún secundario: Herb Overkill, que se parece a Lupin III, es el robaplanos de esta película (curioso que haya un robaplanos en una película protagonizada por unos robaplanos). Pero te ríes como si hubieras oído a alguien en el metro contando un chiste a un amigo: es gracioso, pero no te hablaba a ti.

Minions - Bocas de riego

¡Confunde bocas de riego con minions chica! ¡Pero no existen minions chica! ¡Qué risa!


Teniendo eso bien claro, Los minions es muy disfrutable. Tiene un ritmo de manual, un desarrollo de la historia perfecto y todos los sinsentidos y las trampas que una mente de seis años está dispuesta a aceptar sin pestañear. Los personajes funcionan, aunque los tres minions protagonistas hacen pensar en la mítica escena de Los pingüinos de Madagascar: «Sonreíd y saludad, chicos». El merchandising obliga a dar una imagen ultraadorable de ellos, y algo falla siempre que el departamento de ventas decide sobre el producto, en vez de buscar cómo vender lo que otros han creado. Además, pasados los seis años es difícil comulgar con algunas ruedas de molino. Todas las escenas en las que sale la Reina de Inglaterra chirrían. Son demasiado naif, pero no lo bastante surrealistas.

La animación, claro, es impecable. No podía ser de otra manera. E incluso la conceptualización de los personajes es brillante. Me declaro fan incondicional de los vestidos-cohete de Scarlett Overkill. Y contra todo pronóstico, la película no es una mera sucesión de gags (como sí pasó con Ice Age cuando dieron más protagonismo a Scrat).

Minions - Los Overkill

Sí, son malvados y algo desequilibrados, pero me caen muy bien.


En resumen, se trata de una buena película estrictamente infantil. No olvides eso y lo pasarás bien, pero no esperes otra cosa. No hay metanarración, ni mordaces críticas a nuestra sociedad, ni retratos del trauma inherente a la adolescencia, ni cantos a la Arcadia perdida, ni nada. Bueno, sí: hay culos y golpes y una forma muy graciosa de hablar avec la banana. Busca a tu niño interior. Luego busca un bate de béisbol y golpéame en la cabeza por haber dicho esa frase.

Sinopsis

Los minions

Los minions necesitan un villano al que servir, está en su naturaleza. Así que tres voluntarios se embarcan en un viaje para encontrar uno: La VillainCon les espera.

Inicia sesión y deja un comentario