Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Mascotas, una animalada de comedia

Mascotas - Destacada

Una muy buena película infantil con un ritmo endiablado.

El mismo equipo que hizo Gru: Mi villano favorito y que han estado más o menos metidos en su secuela y su spin-off protagonizado por los minions, del que ya os hablamos, se ha vuelto a reunir para hacer una nueva comedia infantil, y después de verla no podemos más que alegrarnos mucho de que lo hayan hecho.

Mascotas - Flipando
Hacer películas para niños tiene una ventaja clara respecto a hacerlas para adultos: tu público aún no ha visto muchas cosas, así que es fácil reaprovechar elementos que un público adulto reconocería demasiado. En el fondo, la historia de Mascotas es la misma de Toy Story, cambiando juguetes por animales domésticos. ¿Importa eso? En absoluto. No le importa a su público objetivo, que no somos nosotros, sino nuestros hijos, sobrinos y hermanos pequeños. Y no nos debería importar a nosotros porque, además de ser una estupidez, no se nos permite: la película va acelerándose poco a poco hasta adquirir un ritmo endiablado durante la última media hora, a la vez que la cantidad de chistes se va multiplicando. El resultado es que, por mucho que tu cerebro insista en recordarte que eso ya lo has visto, estás demasiado ocupado riéndote y tratando de asimilar todo lo que va pasando por la pantalla.

Y es que Mascotas es una comedia descacharrante. Está llena de gags que se van sucediendo cada vez más rápido, pero además cuenta con un puñado de personajes que consiguen ser hilarantes hagan o no algo. El conejito psicópata, el perro paralítico, la gata obesa, el halcón hambriento… todos ellos consiguen algo realmente difícil: que su mera presencia ya traiga comedia. Pero Mascotas va aún más allá e incluye gags que llegan a ser perturbadores si uno lo piensa en frío, como la escena del paraíso de las salchichas, con carita, sonrientes, cantando y bailando. Aún más perturbador si uno piensa en La fiesta de las salchichas, que se estrena por aquí a principios de octubre.

Mascotas - Conejo

El conejo psicópata es adorable.


Sin embargo, esa abrumadora cantidad de chistes y ese ritmo cada vez más acelerado no significan que se hayan descuidado otros aspectos de la película. La animación es perfecta, y todos los animales tienen su propia forma de moverse. No solo se mueven como lo haría un animal de su especie, sino que tienen personalidad.

Aunque tal vez lo que más llame la atención sea el escenario. Nueva York desde el punto de vista de un perro, con lineas verticales que se pierden en el infinito. Todo está en verticales, y la historia avanza arriba y abajo. Los colores suaves, de tonos pastel, con cielos celestes y un regusto a los años sesenta dominan lo que vemos, y consiguen transmitirnos esa visión idealizada de lo humano que imaginamos que tienen los perros.

Mascotas - Azotea

Incluso desde la azotea, Nueva York está arriba.


Lo curioso es que los dos protagonistas son perros, pero su historia es justo la menos interesante. Conforme avanza el metraje, va diluyéndose y perdiendo importancia, mientras nos preguntamos por las historias que hay detrás de todos los secundarios. Las tres frases que apenas dicen al respecto son brutales y, aunque funcionan como gag, tienen detrás auténticas cargas de profundidad. El pasado de todos esos animales abandonados que viven en las alcantarillas se adivina terrible y da para una película de cada uno de ellos. El cerdo en el que practicaban tatuajes, el cocodrilo que creció demasiado, el conejito que usaba un mago hasta que el truco pasó de moda…

Mascotas es una brillante comedia que funciona tanto en los gags físicos como en los verbales, consigue articularlos mucho mejor de lo que lo hiciera la anterior película de la productora, Los Minions, y convierte a Illumination Entertainment en una de las empresas de animación más sólidas de Hollywood.

Mascotas - Bicha
Como es habitual en este tipo de películas, antes de Mascotas se proyecta un cortometraje de animación. Y claro, es uno de los Minions. Mucho más simple en todos los sentidos, y con un humor exclusivamente físico, es un gran entrante para lo que viene después. Aseguraos de no llegar tarde, no os lo vayáis a perder, porque merece la pena. Eso sí, después de ver la película, cuando uno piensa en el corto, resulta mucho menos divertido que cuando lo ves, porque no tiene el mismo mimo y es un humor mucho menos inteligente, básicamente compuesto de golpes y caca. Claro que, por otra parte, eso es el ABC del humor, ¿no?

 

Sinopsis

Mascotas

Max vive feliz con su ama, pero cuando esta adopta a Duke su vida sufre un vuelco. Claro que eso no es nada comparado con lo que les espera a los dos: se van a perder, sin collares, mientras una banda de mascotas asilvestradas intenta asesinarles.

Inicia sesión y deja un comentario