Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Star Trek: Discovery, previa de la precuela

Star Trek Banner

Discovery es divertida, entretenida, y la menos trekkie de todas las series de Star Trek.

Ha costado, pero la nueva serie del universo Star Trek ha llegado. Han pasado más de diez años desde que fuera una idea hasta que se ha convertido en una realidad; ha sufrido serios varapalos, como que la CBS echara a Bryan Fuller (American Gods, Criando malvas, Hannibal) y dejara a Alex Kurtzman (Transformers I & II, La momia) en solitario al mando del proyecto; ha sufrido varios aplazamientos en su fecha de estreno; todo esto y mucho más ha mantenido a los trekkies con el corazón en vilo. ¿Ha merecido la pena? Sí, aunque hay algunos peros.

Star Trek Discovery
Para situarnos, Star Trek: Discovery narra los viajes de la USS Discovery una década antes de la serie original. Uno esperaría que la nave y, ya puestos, su capitán Gabriel Lorca (Jason Isaacs) aparecieran. Sin embargo, en estos dos episodios iniciales nos encontramos con una especie de previa a la serie, y ni la nave ni el capitán aparecen. En su lugar nos encontramos con la teniente Burnham (Sonequa Martin-Green) y la capitana Georgiou (Michelle Yeoh), que tienen la mala suerte de toparse con una nave klingon.

El resto sería ya entrar en el terreno de los spoilers. Lo realmente interesante es que eso sitúa la serie en la estela directa del universo Star Trek, un universo que siempre ha promovido la diversidad y la igualdad, que incluyó desde el inicio personajes de distintas razas, e incluso tuvo el primer beso interracial de la historia de la televisión. Los dos personajes centrales de estos episodios son dos mujeres y, además, ninguna de ellas es blanca. Pero lo más importante, lo que hace que me quite el sombrero, es que ni que sean mujeres ni que sean una asiática y una negra importa. Y por supuesto que importa, importa mucho, pero no dentro de la narración. No hay ninguna mención al respecto, nadie parece darle la más mínima importancia, y eso sí es avanzado. No se trata de que una mujer pueda ser capitana, se trata de que es algo tan normal que no merece mención.

Pero si bien en ese aspecto se mantiene como digna heredera, traiciona uno de los aspectos esenciales de este universo: Star Trek no son batallitas espaciales, nunca lo ha sido. Estos dos episodios, y especialmente el segundo, sí lo son. Es difícil decir cuánto de Fuller ha quedado en la serie, pero considerando que Kurtzman ha sido uno de los guionistas de las últimas películas de Star Trek, parece que ese enfoque tiene más que ver con él. Personalmente, este enfoque no me supone un problema, pero a los trekkies de la vieja guardia y a los más puristas les puede doler. Avisados quedan.

Star Trek Discovery

Hola, soy el único secundario con personalidad.

Desde un punto de vista estrictamente narrativo, los dos episodios conforman un telefilm y deben verse como un todo. Es una historia realmente entretenida, con peleas, giros de guión, algunas sorpresas y cosas explotando. Si no te planteas lo que estás viendo, funciona muy bien. Pero si te paras a pensar… bueno, entonces no sabes bien qué hacer con ella. El comportamiento de Burnham es completamente incoherente, y toma varias decisiones porque los guionistas necesitan que las tome para que la trama avance hacia donde ellos quieren.

Se supone que es una humana criada con vulcanianos y que se debate en las tensiones entre la lógica y las emociones, pero su comportamiento a menudo no responde ni a una ni a otras. La capitana Georgiou afirma, muy al principio, conocer profundamente a Burnham, pero se pasa el resto de los dos episodios siendo sorprendida por las decisiones y acciones de la teniente. T’Kuvma, el líder klingon, es uno de esos malos tan inteligentes que predicen lo que hará la flota estelar, el capitán de la nave que tiene delante, el resto de klingons, y cualquier otra cosa que se le pueda ocurrir al espectador… excepto lo que los guionistas necesiten que no haya contemplado.

Star Trek Discovery Klingon

¡Klingons depilados! ¿Es que nadie piensa en los niños?

Los dos episodios iniciales de Discovery son un divertimento sin demasiada chicha, pero bien construidos. Habrá que esperar para saber hasta qué punto marcan el tono que va a tener la serie, que podría ser muy diferente: el epsodio doble inicial de Star Trek: La nueva generación tenía bastante poco que ver con lo que luego fue la serie, por suerte.

Es cierto que hay cambios estéticos que llaman mucho la atención, como esos klingons sin pelo y esos uniformes de la federación, pero es fácil acostumbrarse a ellos. La cuestión, realmente, es si los personajes van a tener algo de la coherencia que no han tenido hasta ahora, y si los secundarios van a ser realmente personajes, o solo carnaza de la que disponer aquí y allá, como en lo que hemos visto. De momento, Star Trek: Discovery deja un buen sabor de boca, pero tiene bastante margen de mejora.

Sinopsis

Star Trek: Discovery

Hace años del último enfrentamiento con los Klingon, y su imperio está fragmentado, pero eso está a punto de cambiar.

Inicia sesión y deja un comentario