Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Star Trek: en la oscuridad, la película del verano

Star Trek En la oscuridad - Destacada

Sin duda, la película de aventuras del verano. No os la perdáis.

Star Trek: en la oscuridad es la nueva entrega de la voluminosa saga galáctica que se reinició el año 2009 con el estreno de Star Trek. Dirigida por J. J. Abrams y con guión de Roberto Orci, Alex Kurtzman y Damon Lindelof, esta reimaginación del universo creado por Gene Roddenberry en 1966 consigue dotar a la franquicia de una textura mucho más acorde a los tiempos que corren sin traicionar en demasía las bases que la han convertido en una de las series de ciencia ficción más queridas por los aficionados y que más gente congrega a lo largo y ancho del mundo.

Star Trek: En la oscuridad
Star Trek: en la oscuridad es una secuela directa de la entrega de 2009. Ahora que Kirk es comandante de la Enterprise y con Spock como primer oficial, la tripulación de la nave de la Flota Estelar empieza su andadura por el espacio profundo realizando misiones que pondrán a prueba el liderazgo del comandante, la sangre fría del vulcaniano y la integridad y el trabajo en equipo de toda la tripulación.

La película comienza in media res con un tono muy aventurero y un ritmo endiablado. La Enterprise tiene la misión de observar la evolución de una civilización primitiva en un lejano planeta. Esta misión pondrá a prueba a toda la tripulación, presentando de una manera soberbia no solo a los personajes que acompañarán a los espectadores durante el resto de la película, sino la estrecha relación que hay entre ellos ahora que son compañeros y que ha pasado algo de tiempo y más misiones desde que James T. Kirk se pusiera al mando. La amistad y el sacrificio que se vislumbran desde los primeros momentos se convertirán en los temas más recurrentes del filme, que llegarán a su punto más álgido en las escenas finales.

Star Trek: En la oscuridad - Kirk y Spock
A partir de aquí, y a pesar de que el ritmo decae un poco durante el nudo de la historia, la película se convierte en toda una montaña rusa de emociones con unos giros de guion muy bien orquestados y que, en algunos casos, arrancarán una sonrisa a los espectadores más veteranos de la saga galáctica. Kirk, Spock, Uhura, Scotty, McCoy, Sulu, Chekov, los camisas rojas y algún que otro cameo conforman un reparto muy orgánico y que, a pesar de ser extenso, tiene sus momentos en pantalla muy bien repartidos y no se echará en falta la participación de ninguno de ellos.

Uno de los grandes puntos a favor de la cinta, del mismo modo que ocurría con la primera parte, es el desenlace de la aventura, que consigue mantener al espectador pegado a la butaca durante la gran cantidad de minutos con la que se cierra la trama. La sucesión de escenas que tiene lugar durante el tramo final de la película goza de un ritmo endiablado, dejando claro que Abrams tiene muy bien cogido el pulso a la estructura tradicional de película de aventuras y es capaz de estirarlo a su antojo sin aburrir en ningún momento a los espectadores. 129 minutos de película que saben a poco y dejan con ganas de más, a pesar de la manera magistral en la que concluye esta segunda iteración de la saga galáctica.

Star Trek En la oscuridad - Tripulación
Las interpretaciones se encuentran a la par de la primera entrega de este reinicio: un James T. Kirk interpretado por Chris Pine, que no termina de convencer ni de mostrar ese liderazgo innato del personaje —algo que podría ser justificable en Star Trek (2009), pero no tanto en esta segunda entrega—, y un Spock interpretado por Zachary Quinto, actor que parece haber nacido para el personaje y que sabe llenar el hueco quem Leonard Nimoy ha dejado en los corazones de los aficionados más acérrimos.

Pero Star Trek: en la oscuridad es, ante todo, la película de Benedict Cumberbatch. Interpretando al exagente de la Flota Estelar John Harrison, el británico se come la cámara en cada minuto de metraje que ocupa. Con su presencia, su voz y el carisma que destila en pantalla, Cumberbatch consigue expresar perfectamente la sensación de amenaza constante que demanda el personaje, firmando la mejor interpretación de la cinta y uno de los momentos álgidos de su carrera hasta el momento. Es tal la abrumadora presencia de Cumberbatch que Peter Weller y Alice Eve, otras de las grandes incorporaciones al universo trekkie de esta entrega, se ven completamente ensombrecidos por el buen hacer del británico. Cabe destacar también la notable tarea de Simon Pegg interpretando a Scotty, que aporta algunos momentos humorísticos a la película, humor que encaja de manera muy natural a pesar de los grandes momentos dramáticos que se encuentran repartidos por el argumento.

Star Trek En la oscuridad - Khan
En definitiva, Star Trek: en la oscuridad es la película de aventuras del verano y una de las mejores cintas del género que veremos en cartelera a lo largo de 2013. Su mezcla de personajes carismáticos, aventuras, humor y drama servidos con el envoltorio de una de las sagas más longevas y carismáticas de la ciencia ficción audiovisual, y todo ello aderezado con el buen hacer de J. J. Abrams, convierten la película en todo un entretenimiento de calidad, tanto para el público que se acerque por primera vez al universo Star Trek como para los aficionados de largo recorrido. Hay que entender Star Trek: en la oscuridad como lo que es: ciencia ficción que gusta y entretiene a todos los públicos. Toda una proeza.

 

Sinopsis

Star Trek: en la oscuridad

Cuando la tripulación de la Enterprise recibe la orden de volver a casa, se encuentra con una crisis de escala inesperada y devastadora. El capitán Kirk deberá internarse en un planeta en guerra para capturar al hombre más peligroso de la galaxia.

Inicia sesión y deja un comentario