Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Swiss Army Man, náufragos, cadáveres y pedos

Swiss Army Man - Destacada

Solo por no ser como nada que hayas visto antes, ya merece la pena verla. Y encima es muy buena.

Intento imaginarme al agente de Daniel Radcliffe llamándole: «Oye, tengo un guión que puede interesarte. Haces de cadáver. No, no resucitas luego: eres un cadáver toda la película. ¿Cómo que qué haces? ¡Eres un cadáver! ¡Estás muerto! ¡Eso es lo que haces!». Porque la historia no engaña: Hank es un náufrago y a la playa llega el cadáver de Manny. Y Hank y Manny se van de viaje, porque Manny tiene poderes fabulosos: es una navaja del ejército suizo hecha cadáver, y con él Hank consigue superar todo tipo de obstáculos.

Swiss Army Man - Tubo

Cargamos el cañón con el proyectil…


¿Qué tipo de superpoderes puede tener un cadáver? Tirarse pedos que le permitan navegar como una moto de agua, cortar cosas con los dientes como unas tijeras de podar, hacer de cantimplora… Lo que vemos es tan absurdo que el espectador llega a plantearse si acaso Hank no se habrá vuelto completamente loco y todo será una alucinación, muy elaborada, desde luego, pero no por ello más real.

Pero no. Todo es real o, al menos, lo suficientemente real para nosotros. Manny está muerto, pero simboliza la vida, como la peluca que se pone Hank no le convierte en la chica de su móvil, pero en cierta manera sí le transforma en otra persona. Le permite verse desde fuera y analizarse.

Swiss Army Man - Cadáver

¡La gente deja cada cosa en la playa!


Y ahí reside lo más interesante narrativamente de Swiss Army Man, en que cada detalle tiene un valor simbólico. La película entera es una alegoría sobre qué es estar vivo y qué no, sobre si se puede considerar vida una rutina por la que nos arrastramos a diario como zombis, y sobre la soledad y la marginalidad en la vida moderna. Pero al mismo tiempo, el film es estrictamente literal: Manny es un cadáver, está lleno de gas por la descomposición y lo expulsa a reacción. Más allá de la sorpresa, eso no supone ningún problema. No es un imposible traumático, como la aparición de un fantasma en el terror clásico; por eso Swiss Army Man no está en el terreno del fantástico, sino en el del realismo mágico. Tiene más en común con el cuento Un señor muy viejo con unas alas enormes o incluso con Pedro Páramo que con La noche de los muertos vivientes o Zombis Party.

Daniel Radcliffe, para qué nos vamos a engañar, era el eslabón más débil en el trío protagonista de Harry Potter. En cambio, en Swiss Army Man consigue una gran actuación. Y no es una broma: lograr transmitir emociones y a la vez seguir siendo un cadáver me parece extraordinario. Su premio al mejor actor en Sitges es más que merecido. Vistas en perspectiva todas sus películas, su evolución como actor es francamente notable y, de seguir así, puede llegar a ofrecernos grandes cosas.

Swiss Army Man - Selfie
Junto a Radcliffe está Paul Dano, secundario en películas tan interesantes como Pequeña Miss Sunshine o Looper, y que se esfuerza en no ser comido en pantalla por un cadáver. Teniendo en cuenta lo goloso que es su papel, no siempre está a la altura. Es un tipo desequilibrado, se disfraza de mujer, su mejor amigo es un cadáver, empieza la película intentando suicidarse… Y Dano logra en algunas escenas transmitir la angustia, la soledad y el dolor que siente su personaje, pero en otras se queda muy lejos.

Cuando Swiss Army Man se alzó con el premio a mejor película en Sitges, tal y como ya os contamos en su momento, hubo una cierta polémica, ya que tanto en Cannes como en Sundance su proyección había sido todo un fracaso. No sé qué es lo que esperaban exactamente aquellos espectadores, y puede que en pleno siglo XXI haya quien considere que no se deben hacer chistes de pedos. Personalmente, Swiss Army Man me parece una de las películas más interesantes del año. Tiene bastantes más posibilidades interpretativas que Birth of a Nation (que ganó el último Sundance) y un mensaje igual de profundo. Si la misión del arte es provocar algún tipo de reacción en su audiencia, Kwan y Scheinert, sus directores, lo han logrado ampliamente.

 

Sinopsis

Swiss Army Man

Hank es un náufrago que ha decidido suicidarse, harto de la soledad. Pero justo entonces llega a la playa el cadáver de Manny, con el que Hank desarrollará una curiosa relación de amistad a la vez que, juntos, inician su viaje de regreso a casa.

Inicia sesión y deja un comentario