Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Transformers IV, a ver si se extinguen ya

Transformers 4 - Destacada

Hemos obligado a Sergi a tragarse la saga entera antes de ver Transformers IV. Si le veis vagar con la mirada perdida, ya sabéis por qué.

Supongo que la gente que va a ver Transformers IV lo hace después de haber visto las tres anteriores. Es decir, han aguantado las ocho horas de las tres primeras películas y aun así han decidido ir a la cuarta. Y confieso que no conseguía entenderlo. Pero mientras luchaba contra el hastío, el tedio, el aburrimiento y otros tres o cuatro sinónimos más, tuve una epifanía: la gente sigue yendo porque Michael Bay nunca decepciona. Siempre lleva los límites de la vergüenza ajena un poco más allá de lo que creías posible.

Porque no puedo creerme que la gente vaya al cine por lo de «robots gigantes dándose de hostias». Eso me sirve para Pacific Rim, que tenía un buen ritmo y era divertida. De hecho, soy muy fan de Jason Statham, y en el fondo creo que ver una buena escena de acción es como ver un ballet: disfrutas de la coreografía, no lo analizas. Pero Michael Bay lo alarga todo (esta parte son dos horas y cuarenta y cinco minutazos eternos), pone tantas explosiones y tantas transformaciones que todo se vuelve confuso y, sobre todo, no consigue que nada funcione. Todo es ridículo.

Transformers 4 - Chatarra

Cuando están muy heridos, los autobots parecen cacharros abandonados. Porque sí.


En parte es por el cargamento de tópicos que nos suelta, uno tras otro (y a veces varios de una tacada, como si estuviera comprobando nuestra capacidad de aguante). El agente de la CIA muy malo, la chica rubia que grita y tiene que ser rescatada cada dos por tres, el robot malo-porque-sí, y las frases. ¿Sabéis la típica frase chorra que corre por las redes sobreimpresa en una foto de Paulo Coelho? ¿En plan «mira qué profundo soy»? Pues imaginad que la dice Mark Wahlberg. Ese es el nivel.

Todo, absolutamente todo en esta película es absurdo. Por poner un ejemplo: imaginad la típica (¿?) situación en la que un robot gigante cae aplastando el morro de un coche, mientras otro robot gigante intenta matarlo. ¿Dónde os esconderíais? (Ah, sí, no os he dicho un detalle fundamental: sois una rubia tetona que grita.) Sí, lo habéis adivinado. Se esconde en el coche. Y luego es incapaz de abrir la puerta, o bajar la ventanilla, o hacer cualquier cosa que no sea gritar como una histérica. Lo curioso es que, a pesar de todo, los hombres la van a rescatar una y otra vez.

Transformers 4 - Nicola Peltz

Hola, soy Nicola Peltz y en esta película chillo, grito, y me rescatan treinta veces.


Y uno ve a Stanley Tucci y a Kelsey Grammer por ahí y lo entiende a la primera: tenían unos armarios que pagar o algo. Porque si no, no entra en ninguna cabeza que aceptaran salir en semejante cosa. Grammer se esfuerza, el pobre, pero Tucci parece tener más claro lo que está rodando y hasta diría que se lo pasa bien. Ojalá pudiera decir lo mismo de mí. O de los tres espectadores que se fueron durante la película.

Eso sí, en defensa de Michael Bay debo decir que da justo lo que se podía esperar. Ni más, ni menos. Si te gustaron las tres anteriores, esta te gustará. Y deberías hacértelo mirar.

Transformers 4 - Carapistola

El tipo tiene una pistola gigante en mitad de la cara, pero eso no es suficiente para hacer que desconfíen de él.


Y si tienes que ir obligado, búscate entretenimientos. Yo pensé en lo que diría en esta reseña. Intenté hacer un análisis político, porque los vínculos de Bay con el Tea Party son bien conocidos. La primera Transformers era la pura doctrina de la «Guerra contra el terror». Pero esta no llega ni a eso: es un panfleto de la paranoia de la extrema derecha estadounidense y su miedo al gobierno. Tiene la sutileza de la Atalaya, la revista de los testigos de Jehová.

La buena noticia es que Transformers V tardará, porque Michael Bay ya ha anunciado que va a rodar Las tortugas ninja II.

Sinopsis

Transformers: La era de la extinción

Tras la derrota de los Decepticons, los Autobots se ven obligados a ocultarse mientras la CIA les da caza con la ayuda de un robot alienígena que quiere capturar a Optimus Prime. Un inventor de pueblo encuentra a Optimus en un almacen y él, su hija y su yerno le ayudan.

Inicia sesión y deja un comentario

4 Responses to “Transformers IV, a ver si se extinguen ya”

  1. Alejandro García dice:

    Mala, malaaaa, malaaaaaa, no me podía creer ver semejante mierda llena de topicazos y situaciones tan manidas. Yo no entiendo que puedan producir semejante película…

  2. Geek Furioso de la Literatura Geek Furioso de la Literatura dice:

    A mí lo que más pena me da de todo esto es la pobre Nicola Peltz: su gran debut en Hollywood fue como Katara en la peli de Avatar de M. Night Shyamalan, y ahora trabajando con Michael Bay. Sólo necesita salir en una peli de Uwe Boll para que jamás se la vuelva a ver en los cines.

  3. […] de todas las anteriores entregas de la franquicia, y muy especialmente de la última, uno creería que está preparado para lo que le echen. Es más, uno sabe que debe dejar el cerebro […]