Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

X-Men: Días del futuro pasado, ¿solo para fans?

XMen Días del futuro pasado

La nueva peli de los X-Men está dirigida a los fans, que van a disfrutarla mucho. Pero si no lo eres, igual te deja frío.

Después de hablarlo con otra gente que la ha visto, creo que Días del futuro pasado es ante todo y sobre todo una película para fans. Los que no han leído los cómics o, al menos, conocen bien el universo mutante, tienden a aburrirse. Los fans, en cambio, disfrutamos como enanos.

Magneto

Hola, soy Magneto y molo mucho. Aclamadme.


Hay que reconocer que la película es más bien lenta y le sobra metraje, pero lo compensa con un pedazo de final. Los primeros diez minutos ya lo dejan claro: los fans babeamos viendo desfilar por la pantalla y morir a un buen puñado de mutantes que conocemos. Los demás solo ven morir en pantalla a gente que no tienen ni idea de quiénes son. No hay empatía si no la traes ya de casa, pero los responsables de la peli cuentan con que la traigas.

Y luego está el montaje en paralelo de los dos Magnetos, el joven y el viejo, que es de lo mejor del film. Los dos actores, Ian McKellen y Michael Fassbender, se salen. Hugh Jackman sigue totalmente metido en el papel de Lobezno, solo que ahora su guión lo ha escrito alguien que se ha molestado en leer los cómics, no como en Lobezno: Origen. Jackman está tremendo en el papel. Tremendo en todos los sentidos: cuando apareció desnudo en pantalla, en la sala se oyó un claro «¡Uau!».

Y es normal que, teniendo el culo de Jackman en pantalla, mucha gente no se haya fijado en el cuidado maquillaje que muestra cómo, incluso con su factor de curación, Lobezno también envejece. Y es que ese tipo de detalles están muy cuidados. La ropa del pasado, las marcas de los anuncios, los coches que se ven, los peinados… todo ello crea una verosimilitud que ayuda a creerse la parte del viaje en el tiempo.

Quicksilver

Mercurio sale poco, pero lo bastante para haber creado una legión de fans.


¿Pegas? Muchas. Que se han preocupado tanto de poner mil guiños y referencias que se han olvidado un poco del público mainstream. Que hay personajes, como Tormenta, que están porque están, pero no aportan realmente nada a la trama (quizás estén solo para sacar una portada más en Empire). Que contaban tanto con que Peter Dinklage crease un personaje convincente que se les olvidó hacerlo en el guión. Vamos, que pegas hay un montón. Pero aun así merece la pena. Y si eres fan del universo mutante, entonces es imprescindible y la vas a disfrutar mucho.

Eso sí, es la primera vez en que la escena extra después de los créditos me deja totalmente frío.

 

Sinopsis

X-Men: Días del futuro pasado

En un futuro cercano los centinelas casi han exterminado a los mutantes y a los humanos que les ayudan. Enviar la mente de Lobezno a su yo más joven de 1973 es la última oportunidad para alterar la historia y evitar el holocausto, pero no va a ser nada fácil.

Inicia sesión y deja un comentario