Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Fábulas, edición de lujo, volumen 8

Fábulas, edición de lujo, volumen 8 - Destacado

Willingham transforma un personaje aparentemente poco relevante en todo un protagonista.

Fiel a su cita, hace solo un par de semanas llegó a las librerías el octavo volumen de Fábulas, la exitosa serie sobre los cuentos populares escrita por Bill Willingham y dibujada prácticamente en su totalidad por Mark Buckingham, a quien pudimos entrevistar a principios de año.

A estas alturas no es necesario presentar la que ha sido una de las series de cabecera en la editorial americana Vertigo, ya que la avalan más de una treintena de títulos entre volúmenes principales, series secundarias como Fabulosas y algunos otros spin-offs (incluso una novela de Fábulas escrita por el propio Willingham, de momento solo en inglés). La premisa fantástica, concretamente de fantasía urbana, de Fábulas la ha consolidado como un referente al que tener en cuenta y que todo aficionado al género debería probar. Lo sé, lo he dicho otras veces, pero desde mi pequeño púlpito personal no puedo evitar recomendarla a cada ocasión.

Fábulas - Papamoscas
Y ahora, al lío. El octavo volumen de Fábulas en formato de lujo recoge entre sus tapas un arco argumental completo (más concretamente, los números 60 a 63 y 65  a 69 de la serie original), el de El buen príncipe, en vez de varios arcos algo más breves como han hecho Vertigo y ECC en otras ocasiones. Lo que aquí tenemos es la transformación, la purificación y el renacimiento de un personaje que conocemos desde el principio de la serie, y aunque a los lectores les parecía simpático y algo carismático, no aparentaba ni mucho menos ser en lo que lo convierte Willingham. Al fin y al cabo, como en los cuentos, todo el mundo oculta algo.

Papamoscas es el protagonista absoluto de El buen príncipe. Ya conocíamos su pasado gracias a otras historias del universo Fábulas y estábamos al tanto de su sufrimiento personal, la vida que dejó atrás cuando el Adversario invadió las Tierras Natales. Pero los sentimientos nunca se olvidan, y mucho menos los de las Fábulas, que tienen todo el tiempo del mundo para pensar en ello y trazar un plan si se da el caso.

Fábulas - Papamoscas postrado
Inspirado por el Chico de Azul y su cruzada, que leímos en Tierras Natales (uno de los arcos del quinto volumen, Papamoscas decide hacer algo con su vida, pero lo que no espera es que el destino tenga reservado algo especial a este conserje de buen corazón y alma pura como el zumo de limón sin azúcar. Y hasta aquí puedo leer, porque si estás leyendo esta reseña y aún no has comprado o pedido prestado el volumen, no seré yo quien lo destripe a troche y moche.

Lo que sí diré es que la épica y el sentido de la maravilla que rebosa por los cuatro costados El buen príncipe es digna de elogio, además de que por el camino conoceremos nuevos detalles de este universo de fantasía tan especial, algunos rincones que hasta ahora no habíamos visto, revelaciones de ciertos personajes importantes (Frau Totenkinder siempre tiene algo escondido bajo la manga) y nuevas perspectivas de futuro, entre ellas las funciones y roles típicos de los cuentos de toda la vida, que se hacen evidentes en determinados personajes de Fábulas.

Fables n. 61 - Portada
Por supuesto, llega todo aderezado con la sensación de que estamos ante una Guerra Fría entre los habitantes de Villa Fábula y la Granja y el Adversario, que desde las Tierras Natales planea una nueva invasión para destruir a los protagonistas de nuestra serie. Y también por supuesto, no podemos cerrar la reseña sin hacer mención a los estupendos lápices de Buckingham y el color de Lou Loughridge, sin cuyas cualidades pictóricas esto no sería lo mismo.

Sinopsis

Fábulas, libro 8

El octavo volumen de Fábulas: Edición de lujo recopila la inolvidable historia El buen príncipe, que abarca los números del 60 al 63 y del 65 al 69. Arco argumental acompañado de una sección de bocetos del dibujante Mark Buckingham.

Inicia sesión y deja un comentario