Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Monstress, el monstruo dentro de todos nosotros

Monstress - Destacada

Una obra masiva que crece por momentos y deja un excelente sabor de boca.

El pasado agosto, Monstress se alzó con el premio Hugo a la mejor historia gráfica. La obra, que ya había tenido un buen puñado de nominaciones a los Eisner en 2016 y 2017, llevaba tiempo recibiendo elogios de todo tipo, tanto por sus planteamientos como por su realización.

Monstress narra las aventuras de Maika Halfwolf en un mundo en el que hay humanos, dioses y arcánicos coexistiendo en una frágil tregua tras una guerra terrible. Hasta aquí, nada parece especialmente original. Sin embargo, hay algunas diferencias importantes con lo que solemos encontrar en este tipo de historias. Para empezar, no es una remedo de la Europa medieval, sino que recuerda más bien a Asia, una Asia alternativa y tan extensa como la de nuestro propio mundo. Una Asia en la que un gran muro separa a los humanos de los no humanos como la Gran Muralla separaba a los chinos de los mongoles.

Monstress Lobos

Además, se trata de una sociedad matriarcal en la que los hombres son secundarios y, de hecho, apenas aparecen en la narración. En un momento dado se explica que algunas mujeres tienen poderes, las brujas del Cumaea, por lo que es lógico que sean quienes tienen el poder. Es un planteamiento que me hizo pensar en The Power, aunque si en aquella novela era el tema central, en este cómic es solo una parte de la construcción del mundo y es posible que algún lector no repare en ello. Resulta interesante y representativa la primera escena, en la que asistimos a la subasta de una esclava. Hay un puñado de hombres que van a pujar, pero tanto la que subasta como quien se hace con la esclava son mujeres. Tardaremos muchas páginas en volver a ver otro hombre, y normalmente tienen un carácter subalterno, o son esclavos. Una buena forma de poner de manifiesto el papel de la mujer en buena parte de la narrativa fantástica.

Pero Monstress no es solo un espejo invertido del patriarcado. Es sobre todo una reflexión sobre el monstruo interior, el ser tenebroso que acecha dentro de todos nosotros. En el cómic hay un personaje en el que no se trata de una metáfora, sino que realmente hay algo que vive dentro, pero su lucha por controlarlo y resistirse contrasta con todos los personajes que han dejado que su maldad interior prevalezca. Las brujas del Cumaea, aunque no tienen ningún demonio habitando sus cuerpos, son crueles y malvadas y estás dispuestas a cualquier cosa para conseguir más poder. El mensaje, claro, es que no somos buenos porque no tengamos maldad, sino porque nos esforzamos por mantenerla a raya.

Monstress guardianes

La guionista, Marjorie Liu, ha comentado en varias entrevistas que mucho de lo que narra se basa en acontecimientos que ha vivido su familia. Chinos bajo la ocupación japonesa en la II Guerra Mundial, inmigrantes asiáticos en los EEUU, y mezcla de asiático y caucásico en una sociedad tan racista como la americana, las escenas a las que asistimos en Monstress resuenan por su crudeza y plantean la cuestión de qué es realmente un monstruo, igual que lo hiciera el Frankenstein de James Whale: ¿quién es más monstruoso? ¿El ser deforme y contranatura o la horda que le persigue para lincharle? ¿Quien tiene un demonio dentro y lucha por reprimirlo o quien no tiene un demonio, pero practica el canibalismo?

El apartado gráfico corre íntegramente a cuenta de Sana Takeda, dibujo, tinta y color, y tiene algunas viñetas brillantes, frente a otras que dan una cierta sensación de abocetado, como si no estuvieran terminadas del todo. Eso provoca que, durante muchas páginas, el lector no termine de decidir si le gusta o no el aspecto visual de Monstress. Es al fijarnos en la construcción del mundo, en la escenografía y el diseño de personajes, cuando tomamos conciencia real de la calidad del trabajo de Takeda.

Monstress - Bicho

En conjunto, este primer volumen de Monstress, que reúne los números 1 al 6 de la serie regular, es una continua mejora y tiene un buen cierre que, aunque deja con ganas de más, no supone una ruptura en seco. Es cierto que no se profundiza demasiado en algunos de los aspectos más interesantes del cómic, pero también lo es que la información se va suministrando poco a poco, de manera elegante y fluida, por lo que es de esperar que en los próximos números sepamos más cosas. De momento, es realmente interesante y merece la pena su lectura.

Sinopsis

Monstress

Maika Mediolobo, una adolescente que sobrevivió a la cataclísmica guerra entre los humanos y sus enemigos acérrimos, los arcánicos, ha sido esclavizada. Ante la opresión y el peligro, Maika se convierte tanto en cazadora como en presa mientras busca respuestas sobre su misterioso pasado y huye de aquellos que quieren utilizarla... y todo ello, con un monstruo en su interior que está empezando a despertarse.

Los comentarios están cerrados.