Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Neverwhere, el cómic de las aventuras por el subsuelo de Londres

Neverwhere Cómic - Destacado

Mike Carey adapta al cómic una de las novelas más conocidas de Neil Gaiman.

Es muy difícil que la adaptación al cómic de una novela contente a todos sus seguidores, sobre todo cuando hablamos de una tan famosa como Neverwhere de Neil Gaiman. Pero pese a las limitaciones de espacio, hay que reconocer que Mike Carey no hace para nada un mal trabajo transformando las más de cuatrocientas páginas de la obra original en una serie de nueve números que plasma lo más significativo de la novela. Lo más importante es que consiga mostrar la atmósfera, personajes y recovecos del Londres de Abajo a quienes se acercan por primera vez a la obra de Gaiman desde las viñetas, y en ese sentido ha cumplido.

El cómic de Neverwhere tiene mucho que ofrecer, aunque también deja cierta sensación de que podría haber dado más de sí, quizá redondeándolo con un con un par de números adicionales para profundizar más en el Londres de Abajo o en los personajes que lo habitan.

Página de muestra del cómic de Neverwhere
Neverwhere, para quien no conozca la novela o el cómic, sigue las aventuras de un humano corriente y moliente llamado Richard Mayhew por el Londres de Abajo, ese submundo que seguramente esté presente en todas las ciudades importantes del planeta y al que a solo a unos pocos se les permite la visita, generalmente a través de la mediación de alguien que provenga de ese mismo mundo o gracias a un descubrimiento casual.

Neverwhere, aparte de ser el típico viaje iniciático presente en multitud de obras de fantasía, es también una novela de aventuras con todos los elementos propios del género, donde no falta el enfrentamiento contra criaturas peligrosas, la perenne búsqueda, recorrer las zonas del mundo recién descubierto, la interacción con los distintos habitantes que lo pueblan y la inmersión del protagonista en todo ello. Es a su vez la siempre presente historia de «mundo-fantástico-en-apuros» y del protagonista que quiere regresar a su antigua vida (independientemente de que esta le satisfaga o no, como Bastian en La historia interminable).

Otra página de muestra del cómic de Neverwhere
Pero lo que de verdad hace de Neverwhere algo especial es el tratamiento que Gaiman y Carey dan a la obra (el primero en su novela, el segundo en el cómic), sumado a todas las referencias literarias y de cultura popular que encontramos diseminadas aquí y allá. El filtro por el que pasan los personajes, los escenarios con nombre propio y las situaciones retorcidas se suman para hacer del conjunto algo original, desde la habilidad de abrir portales que tiene la protagonista (Puerta, de la Casa Pórtico) y su forma de encontrar por primera vez a Richard, como la personalidad, aspecto y maneras del Marqués De Carabás. Este personaje será seguramente uno de los que más recuerden los lectores, y también resulta ser mi favorito de la historia, por no decir que sin él no habría una historia propiamente dicha. En el reparto destaca también la insistente pareja de asesinos formada por Croup y Vandemar, que quieren acabar con Puerta.

Claro que, pese a la inventiva de Carey a la hora de presentar los distintos tramos en que se divide Neverwhere, no solo es trabajo del guionista hacer la adaptación. strong>Glenn Fabry hace un buen trabajo en el tema artístico, con un acabado más que decente y momentos puntuales de espectacularidad. Logra recrear al milímetro lo que quiere expresar el guionista, que es el submundo de Londres y los personajes que lo pueblan. El color de Tanya y Richard Horie no me convence tanto, aunque reconozco que esa paleta tan saturada provoca la sensación de que el submundo de Londres es, pese a las diferencias, igual de brillante y colorido como el de arriba. Esa debía ser la intención desde el principio, aunque dibujo y color están dentro del enfoque habitual en muchas publicaciones de Vertigo: no destaca especialmente por su apartado artístico, sino sobre todo por lo que cuenta.

Neverwhere Cómic - Puerta
La fantasía tiene muchas formas y colores, y para que un trabajo se recuerde hay que pasar todos sus elementos por la moulinex, conseguir una buena salsa y que el resultado pueda impactar en la mente del lector. Puede que el cómic de Neverwhere no sea una maravilla del noveno arte, pero tiene toneladas de magia y la suficiente fuerza como para atrapar. Es sin duda un buen remedio para quien no tenga la novela original a mano o el tiempo de leerla. Y por supuesto, también para quien quiera echar un rato con un reputado guionista como Carey recreando una de las novelas más conocidas de la bibliografía de míster Gaiman.

Sinopsis

Neverwhere

En 2005, Mike Carey (Lucifer) y Glenn Fabry (Sandman: Noches eternas) adaptaron al cómic la célebre novela de Neil Gaiman, que a su vez adaptaba la serie televisiva escrita por el guionista de Sandman para la BBC. El presente volumen recopila de forma íntegra las nueve entregas de un proyecto irrepetible.

Hay un mundo debajo de Londres que no figura en los planos de metro ni en los mapas de alcantarillado. Es un mundo regido por leyes propias al que solo se accede a través de laberintos, pasajes ocultos y puertas secretas. El joven Richard Mayhew irrumpe en él de forma accidental ayudando a una extraña mujer a la que encuentra herida en plena calle. Desde ese instante, su vida no volverá a ser la misma.

Inicia sesión y deja un comentario

One Response to “Neverwhere, el cómic de las aventuras por el subsuelo de Londres”