Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Riesgo suicida, vol. 4: Jericó

Riesgo suicida, vol. 4 - Destacada

La sustitución de la personalidad y la doble identidad parece ser el tema del arco.

En la la reseña de Riesgo suicida, vol. 3: Siete muros y una trampa comenté que la lucha entre el Bien y el Mal que retrata Mike Carey en Riesgo suicida parece la típica de los cómics de las supereditoriales que dominan el cotarro, pero salpimentada con un toque que la hace parecer distinta. Es en ese volumen, tras una prometedora primera y segunda entrega donde el guionista amplía nuestros horizontes para comunicarnos lo que no esperábamos de esta serie. Si habéis llegado hasta aquí buscando una reseña de Riesgo suicida, porque todavía no habéis empezado la serie, descuidad que no voy a destripar el argumento.La gracia de Riesgo suicida es precisamente dar una vuelta de tuerca al concepto de superhéroes con un planteamiento que resulte fresco y llamativo, ya que al fin y al cabo son muchos los cómics del género que hay en las tiendas y en algo se tienen que diferenciar unos de otros.

Si bien en Siete muros y una trampa el protagonista volvía a ser Leo Winters, en Jericó —no hace falta decir que es una referencia judeocristiana muy bien encajada en la trama de la serie, pero lo digo igualmente— la protagonista es su hija, Tracey (aka Terza Nimari), quien como se puede leer en este arco argumental es más que una adolescente hija de un abatido policía y empieza a mostrar sus más que útiles y peligrosas capacidades.

Riesgo suicida - Réquiem

Pero lejos de hablar de lo que se venía cociendo hasta ahora en Riesgo suicida, lo que aquí establece Carey es un debate muy interesante. Es decir, visto lo que sabemos por ahora, ¿quién es real y quién no? Cuidado spoilers: el que los superhéroes —o supervillanos, según quien lo mire— hayan sido desterrados por la República a cuerpos humanos en la Tierra, no significa que esos humanos, reemplazados por los primeros, no sean reales. ¿Es una conciencia creada más real que una que no lo es? Es más: ¿todas las conciencias que habitan en un solo cuerpo son parte de una única personalidad o hay que separarlas para crear individuos independientes? El que Réquiem se haya separado de Leo Winters no es motivo suficiente para que Tracey/Terza abandone la idea que tiene de la familia y trate de llegar al fondo del asunto, a ese almacén virtual donde se guardan las personalidades, tanto sustituidas como originales. Porque no es menos real la vida impuesta por otros que la auténtica personalidad que acabas de descubrir y de la que no sabes nada. ¿Haríamos nosotros lo mismo, si fuésemos Neo?

Este arco argumental —el volumen recoge los números 14 a 17 de la serie original de BOOM! Studios—, aparte de ejecutar los pasos de Terza y su búsqueda de la verdad, ofrece de nuevo breves vistazos al pasado de lo que ocurrió en la República —un gobierno que es capaz de hacer lo necesario para no caer— y la rebelión de gente con superpoderes frente al gobierno, como si nosotros los lectores fuésemos una de esas personalidades recobradas que todavía no sabe muy bien dónde ubicarse. Es al mismo tiempo una historia sobrenatural que no está exenta de ciertas dosis de chamanismo, monstruos y tecnología, dando a entender que el universo que ha creado Carey es mucho más amplio de lo que parece, solo que el espacio es el que es y de alguna forma hay que estrechar sus límites —¿acaso la apertura de portales de Terza no daría pie a una sucesión de mundos infinitos?—.

Riesgo suicida 4 - Página

En el apartado artístico, Elena Casagrande sigue en la misma tónica tras más de una quincena de números al frente de la serie, y ofrece situaciones visuales muy interesantes gracias al guión de Carey. No es fácil resolver temas como los que plantea la trama, al ejemplo de la búsqueda de Terza me refiero y el momento en el almacén de personalidades, por no hablar de figuras, rostros, animales y cualquier otro elemento del que disponga el cómic: el apartado visual es uno de los puntos más llamativos de Riesgo suicida, pese a que Casagrande haya pecado en ocasiones de minimalista si hablamos de escenarios. Jericó se completa con un número a cargo de Filipe Andrade que sirve para establecer la base sobre la que se sustentará el arco, y la verdad es que le ha quedado sumamente resultón.

Si todavía no te has lanzado de cabeza a por Riesgo suicida para comprobar de primera mano lo que ofrece, ya estás tardando.

Sinopsis

Riesgo suicida, vol. 4: Jericó

Réquiem ha recobrado el control total y Tracey, Danny ySuni deben hallar la forma de sobrevivir a un Dios vengador que se pasea por el cuerpo de Leo Winters. Réquiem tiene sus propios planes para este nuevo mundo y no dejará que algo tan simple como la familia se cruce en el camino… Mike Carey (Lucifer, The Unwritten) y una de las dibujantes favoritas entre los aficionados, Elena Casagrande (Hulk, Hack/Slash) continúan con este misterioso mundo de superhéroes en el cuarto arco de RIESGO SUICIDA, una serie aplaudida por la crítica, que también incluye una historia suelta ilustrada por el destacado dibujante Filipe Andrade (Capitana Marvel, Vengadores).

Inicia sesión y deja un comentario