Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Tokyo Zombie, malo, pero ¿bueno?

Tokyo Zombie - Destacada

Por fin llega a España una obra mítica del underground japonés.

En España estamos acostumbrados a identificar el manga con un tipo muy concreto, lo que podríamos llamar el manga industrial, con grandes ojos, fondos en blanco, y profusión de líneas cinéticas. En los últimos años esta percepción va cambiando poco a poco, gracias a la edición de historias y autores diferentes, desde Junji Ito hasta Jiro Taniguchi. Sin embargo, el manga más alternativo, el tipo de cómic que aquí habrían publicado en El Víbora o directamente en fanzines, sigue sin llegar.

Tokyo Zombie - Camión
Ese tipo de manga en Japón ha tenido un nombre histórico: Garo. Se trata de una revista fundada en los años sesenta y que siempre publicó cómics que se rebelaban contra la estética imperante en cada momento. Pero en los años noventa, algunos mangakas consideraron que Garo estaba derivando cada vez más hacia lo comercial, y a principios del nuevo milenio aparece AX, que a día de hoy es la antología de referencia en cuanto a manga alternativo se refiere. Yusaku Hanakuma, el autor de Tokyo Zombie, llevaba ya tiempo publicando historias cortas, y le piden algo para AX. Y tal y como cuenta en el texto que cierra esta edición española, lo que le apetecía era simplemente una gamberrada: un par de tipos matando zombis. Pero cuando se puso a ello, se le fue de las manos.

Tokyo Zombie se inscribe en lo que en Japón llaman heta-uma, algo así como «tan malo que es bueno», y eso siempre es un peligro para el lector, porque todos hemos visto alguna película de esas que luego resulta que son solo «tan malas». El principio de Tokyo Zombie es, precisamente, solo malo. Su dibujo terrible no lo compensa ningún guión brillante, sino que se queda en una mera gamberrada. Peleas, asesinatos, cabezas arrancadas, sexo gratuito y mucho humor negro, pero todo ello sin pies ni cabeza. En el primer capítulo cuesta entender por qué es una obra de culto en Japón que llegó a tener una adaptación al cine en 2005, porque parece algo escrito por un adolescente no demasiado bien dotado. De hecho, el único motivo por el que uno sigue leyendo es que es una edición integral. Si hubiera tenido que comprar otro volumen, dudo que lo hubiera hecho.

Tokyo Zombie - Viejas
Sin embargo, la cosa mejora. Al menos, hasta cierto punto. El dibujo nunca deja de ser así de horrible, aunque consigue que todos los personajes sean reconocibles. A priori, uno no hubiera apostado por ello. Y el tono gamberro no se abandona en ningún momento, con chistes que más que humor negro son puro grotesco y que van apareciendo aquí y allá, a menudo sin venir a cuento. Pero la trama se vuelve más estructurada, deja de ser un simple sinsentido y comienza a avanzar hacia algún sitio.

Tokyo Zombie es uno de esos cómics que te van dejando mejor impresión conforme vas pensando en ellos. El momento de cerrar el volumen se queda en un simple divertimento, pero entonces te das cuenta de que hay un mensaje ahí dentro. Que es una historia sobre la degradación del ser humano vinculada al capitalismo. Porque Hanakuma no tiene dudas al respecto: los ricos se degradan moralmente, si es que no lo están ya de entrada. Tenerlo todo, incluyendo seguridad, no es bueno. Y el sistema no se reforma: se destruye. Pero no es fácil, claro. Un simple apocalipsis zombi no basta. Hace falta una revolución.

Tokyo Zombie - Cerdos
Pero Hanakuma no está tan interesado en reflexiones políticas como en meter todo lo que le gusta a él: jiu-jitsu, zombis, cerdos, lucha libre, camiones y un perrete. Y a un tipo calvo y uno con el pelo a lo afro, Fujio Pon, que se ha convertido en su personaje icono. A veces con ese nombre, a veces con otro, ha seguido apareciendo en casi toda su obra. Y es curioso, porque en realidad es uno de los más planos de este manga: habla poco, se limita a luchar, no tiene grandes dilemas morales…

En conjunto, Tokyo Zombie es un manga interesante, pero su fama está bastante exagerada. Dentro del género zombi, por ejemplo, es mucho más interesante I am a Hero, de la que ya os hablamos hace tiempo. Porque, en honor a la verdad, buena parte de la reflexión política la hace el lector, pero no está en sus páginas.

 

Sinopsis

Tokyo Zombie

El apocalipsis zombi se desata sobre Japón, pero eso no es malo para todo el mundo. ¿Qué mejor para un luchador profesional que un mundo entero contra el que pelear?

Inicia sesión y deja un comentario