Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Tormenta: Integral, la salvadora de los elementos

Tormenta: Integral - Destacado

La mutante capaz de controlar el clima protagoniza su propia serie regular.

Ororo Munroe, alias Señora del Clima y Reina de Wakanda, consiguió en 2014, y por primera vez en toda su trayectoria, su primera serie regular en solitario de la mano del guionista Greg Pak y el dibujante español Víctor Ibáñez. La serie duró menos de lo esperado, solo once números que ahora llegan de la mano de Panini en un único volumen titulado Tormenta: Integral.

Además de aparecer en las primeras películas de los X-Men —ahora vuelve, más joven e interpretada por Alexandra Shipp, en X-Men: Apocalipsis—, Tormenta está entre los personajes más emblemáticos de toda la saga mutante de Marvel. Para ponernos en antecedentes, es la directora del antiguo Instituto Xavier para Jóvenes Talentos, rebautizado como Escuela Jean Grey de Enseñanza Superior y ha sido reina de Wakanda junto a Pantera Negra. Y casi ni que decir tiene, Ororo es también una de las mutantes más poderosas del mundo, y eso sin duda alguna confiere al personaje muchas posibilidades narrativas.

Tormenta: Integral - Ororo Munroe
Ya desde la primera página de su serie propia vemos que la capacidad de manipular los elementos a su antojo hace de Tormenta una salvadora que puede acudir a cualquier lugar del planeta con tremenda rapidez, gracias a sus poderes, especialmente cuando está a punto de suceder una catástrofe relacionada con los elementos. Es el caso de un tsunami que está a punto de arrasar un pueblo costero de Santo Marco. La pega es que pese a las buenas intenciones de Ororo, ya se sabe, los gobiernos no siempre están por la labor de ver las acciones de los mutantes o cualquier otro superhéroe como algo bueno.

Tormenta: Integral es la historia de una superheroína que ha sido correctamente humanizada por el guionista. Que Greg Pak nos muestre sus puntos fuertes pero también sus debilidades es una de las virtudes más notables del cómic. Los mutantes también pueden equivocarse de vez en cuando, cometer errores o incluso aceptar sus limitaciones y actuar en consecuencia, lo cual no siempre conduce al final deseado: el mutante de turno tiene que lidiar con los problemas que suelen provocar los recelos o engaños por parte de los humanos corrientes y molientes o de organizaciones con turbios intereses. Ese es el día a día del universo mutante: incomprensión, miedo o envidias, pero muchas veces también el agradecimiento de aquellos que saben ver la realidad. Ororo no es distinta en ese aspecto, y la serie de Pak e Ibáñez no hacen ascos a reincidir en los temas habituales de la mitología mutante, los que la llevan definiendo desde sus orígenes.

Tormenta: Integral - Página
La pega es que, pese a la buena intención de Tormenta, la lectura de la serie en general no llega a dejar en el lector esa satisfacción que sí producen otras tramas más completas (y complejas) del universo mutante de Marvel. Tormenta no tiene una trama global para sus once números. La que podría considerarse como único hilo narrativo (evitar el tsunami en Santo Marco pese a la negativa de las autoridades locales, y sus consecuencias) se ve interrumpida por números intermedios y cambios de situación del personaje, hasta el punto de que el lector casi termina olvidándola. Lo que sí es Tormenta es una sucesión de escenas donde podremos ver al personaje en distintas situaciones que presentan paralelismos con sus anteriores ocupaciones, como ladrona —en un número se embarca en una aventura junto a Gambito para conseguir un tesoro o diosa del clima en África, con flashbacks de su infancia y juventud incluidos.

Por otra parte, Tormenta tiene numerosas alusiones a la actualidad del universo Marvel, por lo que no os recomendaría su lectura al cien por cien si no estáis más o menos al día, porque puede destriparos acontecimientos gordos. Es sobre todo por esas alusiones marvelitas que la serie pierde consistencia como obra pseudoindependiente. La vuelven algo dispersa, sin otro eje conductor que el propio y único peso del personaje.

Tormenta: Integral - Lluvia
El apartado artístico también se muestra inconsistente en cierto modo. Ojo, los lápices de Víctor Ibáñez son lo mejor de Tormenta, pero es una pena que la serie no cuente solo con ellos a lo largo de sus once números, sino que alterne entre Ibáñez, Scott Hepburn y Al Barrionuevo. Tratando Tormenta como un conjunto, diría que de los tres, Ibáñez es el que mejor plasma a Tormenta y las distintas situaciones por las que pasa el personaje, con diferencia: rostros (tanto de ella como del resto del reparto), posturas, escenarios. Sin ir más lejos, el peinado mohawk de Tormenta es otro de los grandes aciertos de la serie.

En resumen, serie mutante bastante corriente pero con buen protagonista y un dibujante sobresaliente. Tiene quizá demasiadas alusiones al cosmos mutante que pueden echar para atrás a más de uno pero, sabiendo eso y que podría haber dado mucho más de sí, Tormenta profundiza bien en la psicología de la Señora de los Vientos.

Sinopsis

Tormenta: Integral

La colección completa de Tormenta, en un único volumen. Ladrona. Diosa. Reina. La mujer-X llamada Tormenta no se define por un único título. Su deseo de un mundo mejor no se limita sólo los suyos. Es Tormenta, una heroína como ninguna otra.

Inicia sesión y deja un comentario