Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Veil, el terror según Greg Rucka

Veil - Destacada

Lo nuevo de Greg Rucka es un pedazo de cómic de terror con un increíble dibujo de Toni Fejzula.

Greg Rucka es el responsable de Gotham Central (ahí es nada) y, desde que se peleó con la industria del cómic en general y con DC en particular, anda metido en proyectos independientes de lo más interesantes. Ya os hablamos de Lazarus, a la que le faltaba un poco de originalidad, pero que aun así era un cómic más que digno. Ahora Planeta publica el primer volumen de Veil, con los números 1 a 5 de Dark Horse, y nos da la oportunidad de acercarnos a otra faceta de este autor: el terror.

Veil - Página muda
Es imposible hablar de la historia de Veil sin hacer un pedazo de spoiler, así que solo os diré el planteamiento inicial: una chica despierta desnuda en el metro de madrugrada, con amnesia. A partir de ahí, cuanto menos sepáis, mejor.

Rucka va dando la información a la velocidad adecuada, con cinco momentos clave (uno por número, claro) que dejan al lector con ganas de seguir leyendo. No siempre son sorprendentes y, de hecho, cuanto más se avanza en la lectura menos sorprendentes son, pero son los que tienen que ser y están donde tienen que estar. Rucka domina el ritmo narrativo y el suministro de información, como ya sabrán los que le leían en Gotham Central. Eso es un punto fuerte, pero también un problema: la historia engancha, pero está demasiado bien construida, le falta algo de espontaneidad. No tiene la fuerza que debería tener en algunas escenas, porque todo está muy medido.

Veil - Portada alternativa

Diseño de portada alternativa.


Lo mejor de no estar en uno de los dos grandes sellos es poder hacer lo que uno quiere, y eso se traduce en este caso en empezar cada uno de los cinco números con una página muda, con viñetas que avanzan lo que pasará en el capítulo, pero de una manera tan sutil que el lector solo lo reconoce a posteriori. Claro que para ello ayuda el excelente dibujo de Toni Fejula.

Y es que el de Fejzula es un dibujo que a veces ronda lo expresionista, que oscila entre el mimo de la composición y lo minimalista de la sombra. En ocasiones puede recordar a Mignola, especialmente por lo anguloso de los personajes y el uso del trazo grueso, pero a menudo hace pensar más en la pintura nórdica de principios del siglo XX o incluso en el cine expresionista alemán. Es lo primero que leo suyo, pero no será lo último. Si lo demás es la mitad de bueno que esto, acaba de ganar un fan. El diseño de las viñetas, la disposición de los elementos en ellas y la superposición de planos dan una viveza y una verosimilitud que la historia agradece. El mundo que crea es real, y eso es fundamental para que una historia sobrenatural resulta creíble.

Veil - Splash
En cuanto al color, la verdad es que no siempre está a la altura. No llega a ser malo nunca y en algunas páginas es francamente bueno, pero en otras parece temer un excesivo impacto y termina por usar tonos pastel donde la escena casi pide a gritos un rojo intenso, incluso eléctrico, algo que nos sacuda una bofetada cromática.

En cualquier caso, se trata de un cómic más que interesante y que me ha dejado con ganas de más, de mucho más. Y encima su arco argumental es relativamente autoconclusivo. Lo suficientemente abierto para saber que la historia sigue, pero lo bastante cerrado para no maldecir al llegar a la última página. De aquí a unos meses, más.

Sinopsis

Veil

Una hermosa mujer surge deambulando de un túnel de metro abandonado sin recordar quién es o cómo llegó hasta allí. Y ahora, mientras se revela su pasado, Veil debe averiguar en quién confiar y qué es, un objeto de deseo o una fuerza a tener en cuenta.

Inicia sesión y deja un comentario