Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Celsius 2016: Minicrónica del miércoles 20 de julio (con trampa)

Celsius 2016 - Miércoles - Destacada

Volvemos al festival literario de Avilés tarde pero con ganas.

Aquí estamos, de nuevo en Avilés para la cita anual más divertida de la literatura fantástica en el multiverso conocido. Como hicimos el año pasado, al concluir el festival tendréis una megacrónica completa que escribirá Laura, pero de momento vais a tener que conformaros conmigo. La parte positiva es que, como me he tirado casi todo el día de viaje y me he perdido la totalidad de las charlas del miércoles, en realidad es como si esta crónica la hubiera escrito Jordi Balcells, que se ha currado unas fotos (que no voy a usar) y unas notas (que sí) a partir de las que intentaré contaros cómo ha ido la jornada. Y con la ventaja añadida de que a Jordi le tientan un poco menos los bares que a mí, para qué vamos a engañarnos.

 
A las cinco de la tarde ha tenido lugar la presentación de la antología Visiones 2016 por parte de la Asociación Española de Fantasía, Ciencia Ficción y Terror. Consta de quince relatos escritos por diez hombres y cinco mujeres (la menor diferencia hasta la fecha), con la particularidad de que este año se animaba a que tuvieran una protagonista femenina y que trataran temas que rompan con la heteronormatividad. Si os interesa tenerla en papel, ojo, que se publicará un máximo de quinientos ejemplares.

Inmediatamente después, Elio Quiroga ha dado una charla centrada en su novela Los que sueñan, ganadora del Premio Minotauro 2015, una distopía en la que la humanidad logra digitalizar su consciencia… si tiene dinero para hacerlo. A continuación, Ana González Duque ha presentado su bilogía «Leyendas de la Tierra Límite», una historia de fantasía dirigida a un público joven y a partir de la cual ha comentado que, si algo caracteriza a la literatura juvenil, es que sus protagonistas tienden a ser huérfanos, porque si no se pasarían toda la novela de los nervios con sus padres.

 
El bombazo de la tarde ha sido Joe Abercrombie o, como lo llama Jordi, ¡Abercrombierrll!. Acompañado de Diego García Cruz, el autor británico ha llenado el salón de actos y, por lo visto, ha hecho descender diez años la media de edad de los asistentes. Si os lo habéis perdido, tranquis, que parece que aún tendrá otra charla, supongo que sustituyendo el viernes a César Mallorquí, que no puede acudir este año. Con su sorna habitual —echad un vistazo a la entrevista que le hice hace un año si no—, Abercrombie afirma que George Martin ha copado el mercado de matar personajes, pero en realidad, ¿para qué matarlos si se puede putearlos a lo largo de libros y libros?

Elia Barceló, con la compañía de Jorge Iván Argiz y Cristina Macía, ha comentado su obra y la conveniencia de no caer demasiado en la influencia estadounidense en la literatura de género antes de participar en la mesa redonda sobre mujeres escritoras de ciencia ficción junto a Nieves Delgado, nuestra Laura Fernández, Lola Robles, Felicidad Martínez y Sofía Rhei (Susana Vallejo venía en el mismo coche que cierto tipejo y no ha llegado a tiempo). Barceló ha recordado que en 1992 las mesas sobre mujeres y género estaban compuestas solo por hombres o como mucho por hombres y ella misma, con lo que, bueno, algo hemos avanzado.


Y yo me he tomado un par de copas, he descifrado las notas de Jordi y he entrado en conciliábulo para tramar una jugada que montar en Avilés los próximos días, así que (si al final la cosa cuaja) atentos a las cuentas de Twitter de Fantífica y Fantascy, que igual hay alguna sorpresita. ¡Mañana más!

Inicia sesión y deja un comentario