Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Epic, un descanso de las cartas coleccionables

Epic - Reseña - Destacada

Ideal para partidas ocasionales y para iniciar a otros en los juegos de cartas de fantasía.

¿Estás aburrido de los juegos de cartas coleccionables? ¿Y de los Living Card Games? ¿No tienes un penique pero aun así quieres lanzar hechizos y criaturas contra tus hermanos, amigos o compañeros de trabajo? Pues no busques más porque Epic podría ser tu juego, aunque eso de echar mano de un juego de cartas no coleccionable que se aleje de los cánones mercantiles de Magic: The Gathering (MTG a partir de ahora) y sin invertir casi dinero pueda sorprender, sin que por ello deje de ser buena idea.

Las razones son bien sencillas: el Epic de Robert Dougherty y Darwin Kastle bebe directamente del juego de Richard Garfield, el creador de MTG, por lo que sin aquel lo más seguro es que no existiera Epic. Además, Epic tiene la esencia de MTG, pero se trata de un juego más sencillo e indudablemente menos exigente, por aquello de no requerir la búsqueda de cartas que añadir a nuestros mazos personales, como si emulásemos a hechiceros que viajan por el mundo en busca de nuevos conocimientos y técnicas para nuestro vademécum, que es la propia esencia de MTG. Pero todo esto no va a ser ninguna sorpresa para los que se hagan con una caja de Epic, porque se ve a la legua.

Epic: Juego de cartas - Arquera
Como también se ve desde lejos el atractivo de un juego de cartas no coleccionable que se puede jugar inmediatamente sin dejarte lo poco que has ganado al mes. No es ya que sea barato o no —que es relativo, como siempre, aunque por el mismo precio, MTG necesita una baraja solo para ti, mientras que con Epic tienes cuatro mazos—, sino que por otra parte Epic debe ofrecer en primera instancia una consistencia lúdica que esté a la altura como imitador del abuelo de los juegos de cartas de fantasía. Sé que llamarle «imitador» (o «clon», como se prefiera) suena duro, pero en realidad no lo digo en el mal sentido, sino solo para que se entienda. Está claro que los que busquen algo diferente a MTG no lo van a encontrar, sobre todo cuando al abrir el librito de instrucciones descubran que términos como mulligan, preparado, arrollar, cargar o reciclar siguen presentes. Que luego no vengan las sorpresas si alguien esperaba un juego distinto. Eso sí, hay algunas mecánicas que hacen que las partidas de Epic no sean exactamente iguales a MTG, aunque la sensación que recibimos de estar lanzando hechizos y criaturas contra los oponentes es la misma.

Aunque partan de lo mismo, hay algunas diferencias entre Epic y MTGEn Epic no existen las tierras, sino una moneda virtual que será con lo que paguemos nuestras cartas en cada turno. Esto limita mucho la cantidad de cartas que el jugador puede lanzar cada vez que le toca. Si disponemos de una buena variedad de tierras, en MTG podemos lanzar un par de hechizos e incluso alguna criatura, todo en el mismo turno, pero en Epic hay que pensar mejor las estrategias a seguir, como escoger entre poner una criatura en juego o un hechizo, ya que dependiendo de una cosa u otra el rival nos puede quitar un buen bocado de nuestra reserva de vida, que aquí son treinta puntos en lugar de los veinte de MTG.

Epic: Juego de cartas - Cartas
Existen algunas diferencias más, como por ejemplo que no hay colores asociados a tierras, sino alineamientos, que básicamente es lo mismo, o que durante el combate una única criatura puede bloquear a todo un ejército atacante, lo cual casi obliga a seguir una estrategia concreta y reservarse los ataques en masa para situaciones más propicias y así no lamentar a posteriori nuestra precipitada idea.

Poco se puede decir del sistema de Epic que no se haya dicho de MTG, ya que si has jugado al segundo sabrás más o menos lo que hacer en el primero. Si eres nuevo en esto de los juegos de cartas de fantasía, puedes jugar perfectamente a Epic sin haber probado MTG, faltaría más. En ese caso tendrás una buena base para aprender y seguramente querrás probar más juegos del estilo (Dominion, Thunderstone, Warhammer Quest y un largo etcétera). Es lo bueno de la sinergia.

Epic: Juego de cartas - Vampiro
Como apunte negativo, sin duda algo que pudo echar un poco para atrás a la hora de decantar la compra hace unos meses es que la primera edición española de Epic tenía unas cuantas erratas, tanto en las cartas impresas como en el librito de reglas, aparte de la incorrecta traducción de los alineamientos y tipo de cartas («feral suceso» en lugar de «suceso feral», por ejemplo). No era grave hasta el punto de ser injugable, pero la utilidad de algunas cartas se podía malinterpretar y por culpa de ello podíamos jugar de forma errónea. Afortunadamente, el tema de las erratas ya está solucionado, como bien explicaron en la web de la editorial, y enviando una prueba de compra al servicio de atención al cliente te mandan las cartas buenas sin coste alguno. Otra cosa son las reglas del propio juego y lo bien que se entiendan: al principio hay confusión con algunas reglas (y eso que he jugado mucho a MTG), pero tras un par de partidas la lógica impera y las dudas quedan relegadas a un tercer plano.

En cuanto al apartado artístico de Epic, las ilustraciones de las cartas están un peldaño por debajo de las de MTG, pero en general el arte es bueno y, hablando en plata, no da vergüenza ajena. Por otra parte, el trasfondo de Epic es inexistente. Pero es normal, Epic es la versión económica de MTG, y aunque cada mazo tiene sus propias criaturas del bien o del mal, no podemos esperar que alcance cotas elevadas más allá de las partidas ocasionales. Porque Epic es eso: es ideal para partidas eventuales, se puede llevar a cualquier parte —si decidimos poner fundas a las cartas, hay que buscarse otra caja— y además resulta ser un juego muy completo gracias a los diversos modos de juego que trae. Eso y que en solo una caja hay cuatro mazos diferentes y temáticos bien equilibrados. Personalmente, recomiendo jugar con la variante de los mazos preconstruidos, ya que jugar con todo mezclado no me dice nada.

Epic: Juego de cartas - Dragón azul
Como colofón a esta reseña de Epic, mi recomendación es que le deis una oportunidad. No hará dar palmadas a los jugadores de Magic de toda la vida, porque no presenta nada nuevo y puede que se quede corto a medio plazo (aunque ya hay algunas miniexpansiones a la venta en inglés), pero sí a todos aquellos que no tienen ganas o tiempo de buscar cartas y solo quieren un juego rápido y sin complicaciones, o incluso para iniciar a otros en los juegos de cartas de fantasía. El desarrollo, iniciado como campaña en Kickstarter, tiene mérito porque los diseñadores han condensado todo MTG en una sola caja indivisible, al César lo que es del César.

Ahora sí, y para cerrar esto, he notado cierto parecido con Hearthstone (el juego de cartas digital del universo de World of Warcraft) en el uso de algunas cartas y movimientos, aunque este también se inspira en MTG.

Sinopsis

Epic: Juego de cartas

Epic es un ágil juego de cartas de combate de ambientación fantástica diseñado por los famosos creadores de Star Realms: Rob Dougherty y Darwin Kastle. Con este mismo mazo, pueden jugar de dos a cuatro jugadores las variantes de mazo cerrado, de selección por lotes y de mazos construidos. Este mazo es un juego completo, con 120 cartas diferentes, 8 tarjetas de refuerzos a doble cara y un reglamento. Añadiendo un segundo mazo, pueden jugar de cinco a ocho jugadores.

Inicia sesión y deja un comentario