Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Las leyendas de Andor, el juego de aventuras del ilustrador Michael Menzel

Las leyendas de Andor - Destacada

Su mundo de fantasía y su sistema narrativo son las principales características del primer juego del ilustrador.

Desde 2003, los pinceles de Michael Menzel han dejado huella en juegos como Livingstone, Shogun, Stone Age, Santiago de Cuba o Los pilares de la Tierra (basado en la novela de Ken Follett). El color que abunda en sus composiciones hace de los juegos en los que participa algo llamativo a tener en cuenta, y en Las leyendas de Andor resulta ser una de sus principales características. Además, Las leyendas de Andor es su primer juego como autor e ilustrador, y con el que ha conseguido ganar premios como el Graf Ludo a mejor juego familiar o el Spiel des Jahres a mejor juego infantil en 2013, entre otros premios y nominaciones.

Un mundo de fantasía

Las leyendas de Andor, imagen
En Las leyendas de Andor vemos muchos elementos comunes a otros mundos de fantasía inspirados en la Tierra Media o en los cuentos de toda la vida, como enanos, dragones, brujas, trolls, magos, arqueros, bosques, minas tenebrosas y montañas escarpadas coronadas de blanco. No faltan tampoco las típicas criaturas como gors o skrals (hombres lagarto) y que en la historia cumplen la función de goblins y orcos.

Por lo demás, el modo en que está planteado el juego transmite la sensación de estar ante una narración de la que formamos parte, en lugar de ser un juego tipo sandbox donde podemos coger los elementos que queramos y desarrollarlos a nuestra manera (como en los RPG de mesa o en otros juegos de fantasía de tablero).

El juego se sirve de figuras de cartón con peanas de plástico, cartas, dados pequeños de colores, unas planchas de cartón duro muy llamativas con la información de cada personaje (a modo de RPG, con las clases típicas como guerrero o enano, ¡y pudiendo elegir hombre o mujer!) y donde poder colocar los objetos encima de su ilustración (para que dé la sensación de que cambia con la partida), e incluso hay un dragón y una torre destroquelables. Y además, un tablero de doble cara ilustrado con numerosos detalles del reino de Andor. Todo ello confiere al juego un tono añejo y clásico que encaja muy bien con la idea del autor, alejada de las grandes producciones que traen figuras de resina o numerosos elementos de plástico que, queramos o no, encarecen el producto. El juego hecho por un ilustrador debe tener un aspecto gráfico sobresaliente, y este es el caso.

Jugar es muy fácil

Las leyendas de Andor, tablero
Directo y sin complicaciones, así podemos calificar el sistema de juego que ha diseñado Menzel para jugar en el reino de Andor. Usando como base la cooperación entre jugadores —aquí no hay rencillas ni piques para alzarse con la corona del poder, como en Talismán—, el ilustrador ha hecho en su juego una suerte de narración dividida en una serie de actos, que tendrá como resultado la liberación del reino de Andor a manos de los malos.

No podemos esperar de Las leyendas de Andor que sea como algunos clásicos de los juegos de mazmorras del estilo HeroQuest o Descent: no hay una exploración como tal del mundo, sino que las acciones de los jugadores a través de los personajes vienen obligadas por lo que debe hacerse dentro de la historia. Es decir, para lograr llegar a la conclusión de cada una de las leyendas (llamémosles «actos» o «misiones») debemos ir con cuidado porque cualquier paso en falso puede dar al traste con la leyenda entera, e incluso participar en un combate es para pensárselo. Esto da como resultado que haya poco margen de maniobra y las posibilidades de los jugadores, aunque las hay, estén muy limitadas por el resultado final de la leyenda en cuestión. Atención: Las leyendas de Andor no es un juego de mazmorreo, pero sí de fantasía.

Las leyendas de Andor, imagen 2
La libertad de acción aparece en escasas dosis, salvo que seamos buenos en calcular todas las posibilidades (algo casi imposible, habiendo azar de por medio) y nos sobre algún turno para hacer lo que queramos o ir hasta un punto cercano en el mapa y comprar algo que sirva a nuestro personaje. Pero no nos escandalicemos con la poca posibilidad de acción, porque en realidad si hubiera tanta como en otros juegos no estaríamos hablando de Las leyendas de Andor.

Lo importante del juego de Menzel es que cada leyenda es el capítulo de un libro y para poder llegar al final debemos cumplir una serie de requisitos, como si fuera un relato nórdico en el que el destino del héroe está prefijado de antemano. ¿Acaso Beowulf tenía elección? ¿O Frodo podía elegir no ir al Monte del Destino? Claro que sí, pero entonces no habría habido historia.

Andor - Ilustración
Pero ¿dónde está el sistema de juego? Ahí está la gracia de Las leyendas de Andor: en que prácticamente no lo tiene. La caja del juego únicamente trae un folleto de tres o cuatro páginas con detalles sobre combatir contra criaturas, usar hierbas curativas o armaduras, para qué sirve cada personaje especial que encontrarán los protagonistas o dónde colocar los elementos del tablero. Cada casilla en la que se divide la leyenda actual (se juegan correlativas, de menor a mayor dificultad) tiene sus propias instrucciones (cosas que colocar en el tablero, cartas que coger, etcétera), y para poder jugar bien tan solo debemos seguirlas al pie de la letra.

Las leyendas de Andor es sin duda uno de los juegos con las reglas más sencillas que he probado nunca, aunque esa sencillez es engañosa porque la dificultad de las leyendas es alta y debemos llegar a dominar el poco margen que deja el tiempo de juego y sus diferentes posibilidades. En cualquier caso, la experiencia es muy satisfactoria y cumplir cualquiera de las leyendas nos proporciona la sensación de un trabajo bien hecho, aparte de que es un apoyo a la imaginación pensar en las situaciones que tienen lugar en el tablero: son como los pasajes de una novela de fantasía. Muy recomendable si os gustan los juegos de mesa de temática fantástica.

Nos hemos pasado el juego, ¿y ahora qué?

Andor Die Reise in den Norden
Muy bien, ya habéis completado con éxito todas las aventuras, las habéis rejugado unas cuantas veces y ahora no sabéis qué más hacer con Las leyendas de Andor, aparte de volver jugarlo desde el principio. ¿Y ya está?, os preguntaréis. Es cierto que diseñar tus propias aventuras es una tarea ya no ardua, sino prácticamente imposible: no tiene un sistema fácil de creación de aventuras como sí lo tenían HeroQuest, Descent o cualquier otro dungeon crawl. Crear una aventura para Las leyendas de Andor (y que no salga cualquier cosa, sino una como las que vienen en la caja) precisa como mínimo de un doctorado en probabilidad o bien ser directamente Reiner Knizia.

Por eso Devir ha colgado material diverso en la web oficial del juego (dentro de la sección «material gratis»): variantes para jugar en solitario, personajes adicionales (para descargar e imprimir), un par de miniexpansiones y otro par de leyendas adicionales que alargan un poco más la vida del juego. En la web pueden leerse también las historias de los personajes y las criaturas.

Además, a finales de este mes llega a las tiendas la primera expansión larga para el juego, El escudo de las estrellas, con más fichas, personajes y leyendas. Y por si fuera poco hay otras dos expansiones en alemán que la editora original, Kosmos, ha lanzado o va a lanzar este año: una de ellas de caja estrecha como El escudo de las estrellas (Neue Helden) y otra más considerable, de caja ancha y temática vikinga (Die Reise in den Norden). Esperemos que Devir siga apostando por este juego y podamos ver en español todo el material que se publica fuera. El reciente lanzamiento de la segunda edición de Las leyendas de Andor parece indicar que al público le ha gustado, cosa por la que me alegro.

 

Sinopsis

Las leyendas de Andor

¡Andor os necesita! El reino de Andor está en peligro. Enemigos surgidos de los bosques y las montañas se dirigen hacia el castillo del viejo rey Brandur. Sólo vuestro pequeño grupo de héroes puede hacerles frente. ¿Seréis capaces de defender el castillo? A la primera aventura le siguen cuatro más. En la minas subterráneas os esperan valiosas piedras preciosas, pero también os encontraréis con peligros. Y, por último, tendréis que enfrentaros a un viejo y poderoso dragón que acaba de despertar. ¿Superaréis todos estos retos?

Solo juntos seréis fuertes y os podréis convertir en los héroes de Andor.

Inicia sesión y deja un comentario