Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Tara Wolf: En el Valle de los Reyes, entre tumbas y cartas

Tara Wolf: En el Valle de los Reyes - Destacada

Las tumbas están listas para abrirse y los aventureros se preparan para saquearlas. ¡Imhotep, Imhotep!

El género de aventuras siempre estará ahí para nutrir nuestras horas de diversión, sobre todo si lo aplicamos a los juegos de mesa. El género de aventuras forma parte del mundo lúdico de la misma forma en que los juegos de acción son parte intrínseca de los videojuegos. Por eso los creadores de Tara Wolf: En el Valle de las Sombras han escogido un género tan explotado, pero al mismo tiempo tan divertido, como ambientación de este juego que nació mediante financiación en Ulule. Tara Wolf: En el Valle de los Reyes lo traduce y distribuye Devir, y ya os anticipamos que se trata de un juego de cartas ligero para dos jugadores, sin demasiada profundidad jugable, pero que como buen filler que es sirve para echarse algo rápido entre los gigantones de la mesa.

Lo primero que tenemos que decir de Tara Wolf: En el Valle de los Reyes es la intención de los creadores —Pascal Bernard y P. O. Barome— de hacer del juego un homenaje a determinados iconos del género de aventuras, empezando por la arqueóloga que da nombre al título —Lara Croft, como no—, pasando por un tipo clavado a Indy en Indiana Jones y el templo maldito, además de otras alusiones como el típico árabe que ayuda a los protagonistas, la banda de mercenarios, el espía, el adivino medio chiflado o los avatares de los dioses.

Tara Wolf: En el Valle de los Reyes - Caja

Una vez superada la primera impresión —que es la que cuenta, pero en el caso de los juegos de mesa luego viene el juego en sí—, toca hablar del sistema de juego. Vale, es sencillo, simple y efectivo, pero visto una y mil veces. Tengo mis dudas de si los más jugones harán que Tara Wolf: En el Valle de los Reyes vea mucha mesa, porque me ha parecido que tiene unas mecánicas demasiado manidas, incluso para los juegos de cartas. Aún con esas el juego aporta entretenimiento, que es lo más importante al fin y al cabo.

La cosa es como sigue: es para dos jugadores, así que cada uno tiene una baraja llena de animales, compinches, personajes y demás parafernalia. Hay otra baraja, digamos, de efectos gordos (por eso tiene tan pocas cartas). Cada uno tiene un coste de oro, un valor de fuerza y una o varias habilidades que sirven para que la carta haga algo en el juego —una vez jugadas, se quedan en el campamento del jugador hasta que este decida enviarlas a explorar la tumba de turno—. Ya en el centro de la mesa se van sucediendo unas cartas de mayor tamaño, que representan tumbas importantes del Antiguo Egipto listas para saquear. Básicamente, el juego consiste en que cada jugador mande sus cartas del campamento al centro de la mesa, es decir, a la tumba. En ese momento ambos pueden jugar cartas de muertos vivientes y trampas para entorpecer al rival. Luego se miden las fuerzas, y se compara la cifra de ambos jugadores. El que mayor puntuación tenga se queda la tumba, así hasta siete veces. El que más tumbas tenga gana la partida.

Tara Wolf: En el Valle de los Reyes - Cartas

¿Simple, verdad? En su defensa diré que estamos ante el típico juego de cartas que más allá de su aparente sencillez tiene algunas ideas buenas que le otorgan algunos valores estratégicos, algo que es más fácil de ver tras unas cuantas partidas. Pero lo malo de Tara Wolf: En el Valle de los Reyes es que no se sale de los límites de este tipo de ofertas, es un juego conformista que no arriesga y no vale con ofrecer un homenaje al género de aventuras, debe haber algo más.

En realidad del juego de Tara Wolf se basa en una idea muy buena común a todo el género, desde Indiana Jones hasta las novelas de Allan Quatermain de H. Rider Haggard: la de la exploración de tumbas y lugares similares. Pero aún basándose en una idea muy atractiva, los creadores podrían haber hecho un juego más complejo y completo, añadiendo algún elemento aquí y allá, con tal de que Tara Wolf: En el Valle de los Reyes aspire a ser un juego de aventuras de verdad, en lugar de un filler con una temática pegada. Admito que me sentí algo decepcionado cuando descubrí que los tesoros al saquear tumbas que prometía la caja —muy buena, por cierto, con ese imán de cierre— no eral tales, ya que esperaba alguna recompensa en forma de cartas o monedas. Nada que no pueda enmendar una regla casera.

 
En definitiva, si ya tienes varios juegos de cartas a tus espaldas e incluso tienes tu lista de favoritos hecha, te sabrá a poco: realmente no aporta nada y más allá del homenaje, el género aventurero es un reclamo sin mucho peso en el trasfondo del juego. Sin embargo, algo bueno que tiene Tara Wolf: En el Valle de los Reyes es que es ideal para los que están empezando en los juegos de mesa y buscan algo diferente a los juegos más clásicos. En ese sentido sí que puede llamar a más de uno. Tiene la dificultad y duración justas como para que no se haga pesado, y ofrecerá horas de diversión hasta el momento en que quieran algo más complejo. Tara Wolf: En el Valle de los Reyes podría haber sido otra cosa —un juego de exploración de tumbas de verdad, por ejemplo—, pero es lo que es, con sus más y sus menos.

Sinopsis

Tara Wolf: En el Valle de los Reyes

Adéntrate con Tara Wolf en el Valle de los Reyes y descubre increíbles tesoros escondidos. Nos encontramos en Egipto, en noviembre de 1922, en medio de unas impresionantes excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en el Valle de los Reyes. Los intrépidos aventureros tendrán que explorar tumbas, enfrentarse a desconocidos peligros y lograr encontrar los tesoros escondidos.

Inicia sesión y deja un comentario