Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Terra Mystica, terraformando voy…

Terramystica_destacada

Catorce razas luchan para hacerse con la victoria en este juego publicado por Homoludicus.

Una de las grandes novedades en juegos de mesa en castellano para 2014 ha sido Terra Mystica, publicado por la editorial Homoludicus —que, como recordaréis, ha adquirido Devir hace muy poquito—. Este juego, editado originalmente en alemán en 2012, se encuentra en el tercer puesto del podio de BoardGameGeek, que ahí es nada. ¿Merece la pena? Vamos a verlo.

Terra Mystica - Tablero y fichitas

El tablero y algunos de los componentes del juego. Foto de Stonemaier Games

 

¿Para qué son todos estos cubitos?

Creado por Jens Drögemüller y Helge Ostertag, Terra Mystica podría definirse como un juego de gestión de recursos para 2 a 5 jugadores. Es un juego de estrategia por turnos y con una cantidad de componentes apabullante, aunque de muy buena calidad, eso sí. El objetivo principal del juego es conseguir la mayor cantidad de puntos de victoria posibles, y hay muchísimas maneras de ir subiendo nuestro contador. Parece sencillo, ¿verdad? Por partes.

Lo primero que hay que hacer antes de ponerse a jugar a Terra Mystica, después de sacar todo de la caja y colocarlo en la mesa —que ya supone un buen rato—, es elegir la raza con la que vamos a afrontar las seis rondas que dura el juego. Y no son pocas. Hay 14 razas para elegir y cada dos de ellas están vinculadas a un tipo de terreno en el tablero, de un total de 7. Esto significa que no pueden estar en juego las dos razas del mismo tipo de terreno (nómadas y faquires para los desiertos, por ejemplo) y es la razón de que el juego cuente con siete tableros de jugador a doble cara. Hay que tener en cuenta que cada una de estas razas tiene una habilidad racial base y otra que se consigue una vez construimos la fortaleza, estructura que es aconsejable sacar en los primeros turnos. Las razas del juego son: brujas, hadas, gigantes, magos del caos, alquimistas, druidas oscuros, medianos, cultistas, ingenieros, enanos, sirenas, tritones, faquires y nómadas.

Terra Mystica - Cultistas

El tablero de juego de los cultistas.


Después de elegir raza habrá que colocar en el tablero seis losetas de puntuación, una por cada ronda, que determinarán las acciones que darán puntos de victoria en la ronda que estemos jugando. Las losetas quedan al descubierto y ordenadas, siendo una referencia para calcular nuestra estrategia a lo largo de la partida y dándonos más de un quebradero de cabeza antes de comenzar. También hay que remarcar que el juego cuenta con un total de ocho de estas losetas, lo que añade un valor añadido de rejugabilidad a cada partida. Una rejugabilidad que os iréis dando cuenta de que es muy elevada. Después de las losetas de puntuación, toca colocarse en el tablero. Cada jugador, empezando por el inicial, coloca una casa en uno de los terrenos natales y los demás colocan las suyas en sentido horario. El último colocará dos y las segundas se irán colocando en sentido inverso. Vamos, que si habéis jugado a Los colonos de Catán sabéis de qué va esto.

El último paso antes de comenzar a jugar será elegir una loseta de bonificación para cada jugador. Empezando por el último, los jugadores elegirán una de estas losetas que les darán bonificaciones específicas en cada una de las rondas. Entrarán en juego tres losetas más que el número total del jugadores, de un total de nueve que vienen en la caja. Más rejugabilidad. Hecho todo esto, después de llenar los tableros de jugador de piececitas de madera y repartir los recursos iniciales… ¡empieza la partida!

 

Bueno, ¿y ahora qué?

Como os comentábamos antes, tenemos seis rondas para conseguir el mayor número de puntos de victoria posibles y cada una de estas rondas estará dividida en acciones que se irán alternando entre los jugadores. Cada jugador dispondrá de un turno de acción, y los turnos se desarrollarán en sentido horario hasta que todos los jugadores pasen, momento en el que terminará la ronda. Hay ocho acciones disponibles: terraformar y construir, mandar sacerdotes al tablero de cultos, mejorar la navegación, mejorar las palas —nuestra herramienta para terraformar—, mejorar estructuras, comprar acciones de poder, utilizar habilidades especiales y pasar.

Terraformar y construir es una de las acciones básicas para expandir las tierras de nuestra raza y ganar la partida. De hecho, en el recuento final, la manera de ganar más puntos de victoria es tener el mayor número de estructuras conectadas entre sí. Una de las reglas de oro del juego es que cada jugador solo podrá construir en el terreno natal de su raza, por lo que deberá pagar recursos para terraformar y luego para construir. Las estructuras van desde casas a fortalezas, pasando por templos, santuarios y puestos comerciales. Cada una de ellas nos dará recursos cuando cobremos al principio de cada ronda, por lo que expandirse es clave para conseguir más recursos con los que poder realizar más acciones.

Terra Mystica - Cultos

El tablero de cultos


El tablero de cultos, del que no hemos hablado hasta el momento, es otra de las formas de ganar puntos de victoria en el recuento final. Quizá esta mecánica parezca muy poco integrada con el juego de expansión y terraformación del tablero principal —una de los pocos fallos que se pueden atribuir a Terra Mystica—, pero se convertirá en un elemento básico a tener muy en cuenta para lograr la victoria final. Los sacerdotes que consigamos construyendo templos y santuarios podrán incrementar nuestra puntuación en cada templo elemental: fuego, agua, aire y tierra. Al final de la partida se repartirán puntos dependiendo de la posición de cada jugador en cada uno de los elementos.

La navegación y las palas son elementos básicos para ayudar a expandir los territorios de nuestra raza: con la navegación podremos conectar las tierras a ambos lados de los ríos y al mejorar las palas conseguiremos que la terraformación nos salga más barata. Por otra parte, las acciones de poder están representadas en la parte baja del tablero de juego y son de un solo uso por ronda. Se utilizan básicamente para comprar recursos y se pagan con puntos de poder. Los puntos de poder son una reserva limitada que cada jugador tiene en su tablero y que se irá agotando y recuperando a medida que avanza la partida, con una mecánica muy curiosa de ir moviendo fichitas moradas de cuenco a cuenco.

Y así, ronda a ronda y calculando los recursos de manera milimétrica, los jugadores tendrán que ir rascando puntos de victoria.

Terra Mystica - Partida

Una lucha encarnizada por hacerse con el tablero


El gran pero de Terra Mystica es la interacción entre los jugadores. Gastar las acciones de poder, construir o terraformar las tierras que otro jugador tenía en mente, adelantarse en el tablero de cultos o elegir la loseta de bonificación al final de cada ronda son las únicas maneras de interactuar con el resto de jugadores de la mesa. No es un juego para los amantes de la acción o de la estrategia bélica. Terra Mystica es un puzle gigante con recursos limitadísimos, que tenemos que montar antes de lo que hagan los demás jugadores. Puede que no sea del gusto de todos, pero lo que hace lo hace tremendamente bien.

Los siete tableros de jugador son de cartón grueso, así como el tablero de juego, el tablero de cultos y las 56 losetas para marcar los terrenos. Las piezas de madera de cada jugador —de siete colores diferentes—, las piezas moradas de poder, los cubos de trabajadores y las fichas de monedas hacen todas gala de una calidad impecable. Si nos ponemos a contar, la suma de todos los componentes del juego puede llegar fácilmente a los 400. En otras palabras, Terra Mystica no es un juego barato de producir, pero aun así se ha respetado al máximo la calidad de los componentes sin que el precio del juego se vea resentido. Cuesta 59,95 €, que parece mucho pero no es tanto cuando vemos todo lo que trae. Y cuando juguéis un par de partidas, ya os parecerán de los 60 € mejor invertidos de vuestra vida. Palabra.

¿Merece la pena?

En el horizonte tenemos la expansión Feuer und Eis («Fuego y hielo»), que está preparada para salir a la venta en la Spiel 2014 de Essen que empieza este mismo jueves. En ella se incluirán seis nuevas razas: los yetis (Yetis), las vírgenes de hielo (Ice Maidens), los acólitos (Acolytes), los señores de los dragones (Dragonlords), los cambiaformas (Shapeshifters) y los trotarríos (Riverwalkers). Cada una de ellas contará con nuevos tipos de tierras, habilidades especiales y reglas específicas. ¿Será suficiente? Está por ver, pero gracias a su rejugabilidad, con el juego básico hay partidas para rato.

Terra Mystica - Detalle
Para resumir y terminar, Terra Mystica es un refrito de cosas que hemos visto en muchos otros juegos, pero está todo tan bien encajado y medido que nos da igual. La rejugabilidad es brutal y siempre dan ganas de echarse otra partida. Aunque pueda parecer largo, no es lo es tanto cuando se conocen las mecánicas, y el AP (análisis-parálisis) del juego no es excesivo, aparte de los últimos turnos y del típico colega cansino que se no decide ni a la de tres, claro. Eso sí, reservad un día para explicarlo y empezad tempranito, que la cosa se va a poner muy espesa, en plan Eclipse. Una vez explicado, la cosa fluye como la seda y es uno de esos juegos que da gusto jugar con gente que conoce bien todas las posibilidades a su alcance. Recomendado no, recomendadísimo.

Sinopsis

Terra Mystica

Terra Mystica es un juego de estrategia con unas bases muy sencillas y una mínima presencia del factor suerte. Cada jugador gobierna sobre una facción y trata de transformar el terreno en su propio beneficio para así construir diversas estructuras. La proximidad de otros jugadores en el tablero limita sus posibilidades de expansión, pero a la vez puede aportar otro tipo de beneficios. El atractivo de Terra Mystica se apoya precisamente en este dilema.

Las 14 facciones del juego están diseñadas con sumo cuidado. Cada una posee sus propias habilidades especiales, que en combinación con las diversas losetas de bonificación garantizan una amplia variedad de partidas y situaciones para que nunca os canséis de jugar.

Terra Mystica ha contado con el inestimable apoyo de Uwe Rosenberg durante el desarrollo de las mecánicas de juego.

Inicia sesión y deja un comentario