Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Daína Chaviano: «No creo que la realidad sea blanco o negro»

Entrevista Daina Chaviano - Destacada

Entrevistamos a la autora con motivo de la presentación de Extraños testimonios.

Daína Chaviano es una de las autoras de ciencia ficción y fantasía más prestigiosas de las letras hispánicas. La Editorial Huso acaba de publicar su antología de relatos Extraños testimonios, una excelente introducción al gótico caribeño, y la ha traído a España para presentar el libro. Así que nos hemos aprovechado de la amabilidad de Daína, de la gente de Huso y de la librería Gigamesh de Barcelona para lanzarle un alud de preguntas.

Hola, Daína. Estás considerada una de las escritoras de género más importantes en castellano, y eres la autora cubana más traducida de todos los tiempos. Begoña Pina ha llegado a afirmar que, junto con Elia Barceló y Angélica Gorodisher, formas la «trinidad femenina de la ciencia ficción en Hispanoamérica». Si, cuando empezabas a escribir, alguien te lo hubiera contado, ¿qué habrías pensado?

¡Me hubiera dado una ataque de risa! Esto empezaron a decirlo a finales de los 90 y ahora puede que sea algo injusto, porque han ido surgiendo muchas autoras de habla hispana que están haciendo cosas extraordinarias. Estas etiquetas creo que ayudan al género en su conjunto, porque llaman la atención del público que no lo conoce: es una etiqueta que sirve de carta de presentación y de puerta para el público generalista. Pero me sigue pareciendo algo disparatado verme ahí.

Extraños testimonios

La mayor parte de tu obra es de género, pero también has escrito realismo. ¿Cómo decides si la historia que vas a contar va a tener elementos fantásticos o no?

El realismo siempre aparece en mis obras convoyado con la ciencia ficción o la fantasía. Nunca he publicado nada puramente realista, son más bien novelas y cuentos híbridos. No puedo escribir realismo puro, por la sencilla razón de que no veo el mundo como mucha gente: he tenido experiencias paranormales, situaciones que parece sacadas de una historia de horror, estudié un año entero magia con una sacerdotisa de una cofradía de brujas que practicaban la magia celta… me resulta imposible escribir sin algún tipo de elemento atípico, porque no creo que la realidad sea verdaderamente blanco o negro.

Ahora bien, qué tipo de elemento entre, eso ya sí depende de la historia, que puede pedirme magia, o mitología, o ciencia ficción…

Has publicado novela, novela corta, antologías de cuentos e incluso poesía. ¿Cómo llevan tus editoriales tanto cambio?

Puede ser un problema. Por ejemplo, Extraños testimonios estuvo guardado casi 25 años. Fue lo último que escribí en Cuba, y cuando salí no pude hacer nada con él. Gané el Azorín, que me dio a conocer fuera de Cuba, y ese libro lo publicó Planeta, y otras dos novelas más. Pero las grandes editoriales no quieren libros de cuentos.

No me guío por el mercado, por lo que se lleva ahora o no. Si el libro se publica pronto, bien, y si no, pues mala suerte, pero escribo lo que me apetece. El libro de poesía (Confesiones eróticas y otros hechizos) lo publiqué con una editorial pequeña, porque las grandes lo que quieren es novela.

Ahora estoy empezando a hacer relatos largos, noveletas, y no sé qué pasará con eso. Aunque también empecé ya una novela de ciencia ficción, y el año que viene sale una novela híbrida. Estoy a expensas de las editoriales y del mercado, pero no dejo que me manden.

Resulta difícil establecer un hilo conductor en tu obra, fuera del ciclo de La Habana oculta. Sin embargo, sí que se puede apreciar una presencia de lo mitológico en toda tu obra, a veces de manera explícita, a veces de forma más sutil. Además, predomina la mitología celta y la grecolatina, pero no has tenido problema en introducir la precolombina o la afrocaribeña. ¿De dónde sale ese interés por lo mitológico?

La mitología es parte del ánima humana. Antes de las grandes religiones ya existía esta forma mitológica de ver el mundo. Todo tenía un ánima y cada fenómeno tenía una explicación no científica. Todo se humanizaba. Cuando trabajo con personajes enfrentándose a situaciones extremas, puedo usar los elementos mitológicos como símbolos de las personalidad, y también para crear una atmósfera especial… Enriquecen la realidad y la trama de la novela.

Mis padres eran ateos y la educación en Cuba lo era también. Mis primeros dioses fueron los grecorromanos, tendría yo unos 9 años, y creía en esos dioses, y en las hadas y otros seres feéricos. Este es un tema que, de hecho, voy a retomar pronto, vinculándolo al fenómeno ovni y a las abducciones, estableciendo un vínculo entre las visiones de seres feéricos en el pasado y los avistamientos de ovnis en el mundo moderno.

¿Usas las distintas mitologías mezclándolas con algún criterio concreto? ¿Hay alguna que te atraiga más?

No puedo decir que haya un criterio. En estos momentos la que más me llama la atención es la celta, pero también las más antiguas (egipcia, sumeria…). No sé si me atrae tanto la celta porque tengo antepasados asturianos, o si a lo mejor tuve una vida anterior… mientras escribo sobre estos temas, al mismo tiempo los exploro.

Tu obra suele describirse como «gótico caribeño». ¿Podrías explicárselo a nuestros lectores no caribeños?

Esa etiqueta hubo que inventarla sobre todo a raíz del ciclo de La habana oculta, porque me preguntaban de qué iba la novela y yo no sabía decir, porque había elementos de magia, sociales, políticos, de erotismo, de historia… era una mezcla de cosas. Quizás el nacimiento de esta línea está en Extraños testimonios. El gótico caribeño tiene elementos lovecraftianos y de Edgar Allan Poe, pero en ambientaciones caribeñas, y dentro de lo oscuro que abordan estos textos hay una abundancia de sol caribeño. Es una etiqueta que reconoce el vínculo con la tradición gótica, pero al mismo tiempo marca las diferencias que hay, porque no es el gótico anglosajón.

Lo gótico es lo oscuro, lo tenebroso, y el sol del Caribe es lo opuesto. Eso es lo que me gusta, unir cosas que no suelen estar juntas. Mi última novela (La isla de los amores infinitos), por ejemplo, era un thriller sobrenatural, una mezcla del género más lógico, lo detectivesco, con algo irracional. Con mansión gótica fantasmal incluida.

Y pasa en dos hilos temporales distintos.

Sí, para mí es lo natural. Pasa cinco siglos atrás y en un futuro cercano, lo lineal en la novela me resulta raro.

Extraños testimonios es lo último que escribes en Cuba,y después vives en Miami. ¿De qué manera influye Miami en tu obra?

Me dio la oportunidad de alejarme del bosque y ver los árboles. Ver la isla de lejos me dejó clarificar el conjunto y escribir el ciclo de La Habana oculta. Pude empezar a comparar y sacar conclusiones particulares, e intenté explicarme por qué nos había pasado como pueblo lo que nos había pasado. Sin embargo, yo vivo muy aislada de los cubanos de Miami, y esa soledad que me he autoimpuesto me ha permitido crecer como escritora y como persona y tener una visión más personal.

El ciclo son siempre novelas protagonizadas por mujeres. No quiero decir que no haya personajes masculinos importantes, sino que las que llevan la voz cantante son mujeres. Es así.

Siempre has dicho que la literatura latinoamericana no te influyó apenas, salvo Mujica Láinez y más tarde, a partir de estar en Miami, Vargas Llosa. Entonces ¿quiénes son tus influencias?

Shakespeare…

¡Shakespeare nos ha influido a todos! ¡No me digas Shakespeare!

Bueno, pero es que ¡no me puedo desprender de él! La tragedia interior que siempre tienen mis personajes es muy shakespeareana. Pero me pides otros, está bien: el maestro, sin duda, es Ray Bradbury. Es de quien aprendí a ver el universo y la ciencia ficción con otros ojos. Otros, Anais Nin, Margaret Atwood… Tuve la suerte de conocerla en los 80, cuando fuera de su país no la conocía nadie, porque fue a Cuba y dejó algunos libros suyos en la Unión de Escritores. Me invitaron porque nadie hablaba inglés, y yo sí, y esta mujer me fascinó. Al final, dejó varios libros y me los llevé todos, y así descubrí a ese fenómeno. Me gustó tanto, que me puse a traducirla para ver cómo se podía logran en español esa sutileza en el lenguaje al mismo tiempo que se cuentan cosas terribles. Eso me sedujo y traducirla fue todo un ejercicio.

Y podría decirte otros, como Milan Kundera, sobre todo en El hombre, la hembra y el hambre.

El hombre, la hembra y el hambre

¿Y actuales? ¿Cuáles te interesan?

Hace unos años, en… 2005, en la International Conference for the Fantastic in the Arts, fui la invitada de honor. De hecho, fue la primera vez que el invitado de honor no era un autor en inglés. El caso es que allí compré La historia de tu vida, de Ted Chiang, que hace poco hicieron la película La llegada. Caí rendida y es de los autores que sigo. Es una maravilla.

Recientemente descubrí a una autora norteamericana, pero hija de africanos, Nnedi Okorafor. La descubrí en las antologías de Mariano Villareal, Terra Nova, en donde había un cuento titulado Araña, la artista, y no sé cuántas veces lo he leído. Incorpora la cultura y la mitología de diferentes etnias africanas a la ciencia ficción. Ahora leí una novela suya, Binti, que espero que la traduzcan. Creo que ganó un Nebula y un Hugo. Es una de las novelas de ciencia ficción más extraordinarias que he leído en mi vida.

Hay muchos escritores en esas antologías de Terra Nova que he descubierto y que son brillantes. Hay una argentina que no quiero dejar de mencionar, Teresa Pilar Mira de Echeverría, que tiene un cuento extraordinario, una noveleta en realidad, Memoria, y no te lo puedes creer de tan bueno. Y están también Ken Liu y Liu Cixin, y otros nombres, pero creo que están saliendo ahora figuras, tanto masculinas como femeninas, que le están dando un vuelco a la ciencia ficción. El género se había estancado en los 90 y la primera década del 2000, pero en esta década tanto en español como en inglés ha llegado la influencia de otras culturas y hay nuevas tendencias muy interesantes.

Muchas gracias por tu tiempo, y esperamos verte pronto de nuevo en España.

Inicia sesión y deja un comentario