Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Elio Quiroga: «Vivir dentro del ordenador es la última frontera»

Elio Quiroga - Entrevista - Destacada

Charlamos con Elio Quiroga, último Premio Minotauro, de su novela Los que sueñan.

Todo empezó cuando Elio Quiroga se preguntó qué pasaría si pudiéramos realmente vivir dentro de nuestro ordenador. Es decir, ser otro para siempre, o ser tú, pero del otro lado de la pantalla. Lo siguiente fue ponerse a escribir y acabar creando la novela que ganaría el Premio Minotauro de este año: Los que sueñan, la historia de Dante, un tipo que se topa consigo mismo en el bosque, pero que también está atrapado en ese mundo virtual en el que todos han vuelto a existir, incluido Albert Einstein. A medio camino entre un thriller futurista de ciencia ficción (con un puñado de páginas en gris, que representan una suerte de texto sagrado en la historia, una variación de una novela de John Updike) y una historia de terror clásica, con su cabaña, su bosque siniestro y su familia aparentemente perfecta que no acaba resultándolo tanto.

Hemos hablado un rato con Elio Quiroga para que nos cuente más de su libro, de llevarse el Premio Minotauro y de sus influencias.

Elio Quiroga Minotauro 2015 - Destacada
Cuéntanos cómo surgió la idea de la novela.

La idea de Los que sueñan surgió hace bastante tiempo, pensando en lo que pasará en el futuro si se consigue que la realidad virtual sea una posibilidad tecnológica que nos permita vivir dentro de un ordenador. Esa es la última frontera. Para el lector que no domine el concepto, la realidad virtual consiste en que pases a «estar» en un ordenador viviendo a través de él como si estuvieras en un mundo real, pero que está siendo generado por ese ordenador. La idea es que puedas finalmente «copiarte» a ti mismo dentro de una computadora y vivir en su interior.

Podría decirse que hay dos partes muy diferenciadas en la historia: un arranque muy de terror y luego un planteamiento futurista 100% ciencia ficción. ¿Desde el principio supiste que jugarías con los dos géneros? ¿Qué te aporta uno y el otro?

El propósito de esa primera parte de terror de la novela era jugar con el lector, proponerle algo parecido a lo que hizo Hitchcock en Psicosis. En esa película, la protagonista muere en el primer acto, y el resto de la película ya la ves sin ella. Es una idea arriesgada, pero interesante. Al mismo tiempo la historia de terror me permitía explicar al lector cómo funcionan esos mundos que vamos a explorar en la novela, y a su vez, contar el conflicto personal del protagonista, Dante. Así que se juega en varios niveles.

Hitchcock rodando Psicosis

Tratando de imitar al maestro.


Háblanos un poco de la idea de Dante viéndose a sí mismo en el bosque y la idea del doble, o, la otra vida, virtual.

Es algo que siempre me he preguntado: qué pasa cuando de alguna manera consigues introducir tu conciencia en un ordenador, qué pasa con nuestro «yo», con eso indefinible que nos forma y, paradójicamente, nos define ¿Hay entonces dos «yos» conviviendo? ¿En cual de ellos reside el yo que soy yo? Suena a trabalenguas, pero es un asunto interesante ¿Qué es lo que le define a uno? ¿Lo que hace que «yo» sea yo mismo? Es más bien cosa de la filosofía responder a esas cosas, claro.

Una vida virtual que es como El Cementerio para Lunáticos de Ray Bradbury, porque es un panteón de muertos famosos que han vuelto a la vida. ¡El mismísimo Albert Einstein entre ellos! ¿Te divertía la idea de crear esa especie de Más Allá, ese Otro Mundo en el que la inmortalidad es posible?

Sí. Siendo tecnológicamente posible, ¿qué nos impediría conseguir la inmortalidad y, sobre todo, pasar a vivir en unos entornos virtuales en los que todo es posible? El hecho es que estamos constantemente creando tecnología nueva que pasa a cambiar nuestras vidas radicalmente sin que nos planteemos las consecuencias de esos cambios. Los teléfonos inteligentes son un ejemplo de ello.

Elio Quiroga en Sitges

Quiroga, durante la entrega del premio en Sitges.


Háblanos un poco de ese mundo virtual.

Es un mundo generado por ordenador en el que puedes vivir, elegir quién eres. La idea de la realidad virtual que plantea la novela va más allá de la que ahora podemos alcanzar, que básicamente es ponerte unas gafas y moverte por escenarios generados por ordenador como si estuvieras en ellos. Eso sólo son unas gafas muy sofisticadas. La idea de la novela es que puedas dar el siguiente, paso, entrar a vivir dentro de un ordenador completamente.

Pese a todo, el invento acaba teniendo resultados espantosos. ¿Por qué?

Por lo que comentaba antes, básicamente. Creo que estamos tomando, como especie, como civilización, demasiadas decisiones cuyas consecuencias no entendemos del todo. Ya les hemos puesto nombre: acontecimientos rupturistas. Por ejemplo, Google, o Facebook, que han cambiado completamente nuestras vidas, son acontecimientos de este tipo. ¿Qué consecuencias tiene todo eso en nosotros, en nuestras vidas, en nuestras relaciones? O los teléfonos móviles inteligentes, que son otro ejemplo. Todos estamos enganchados al Whatsapp ahora mismo; hace un par de años eso ni lo imaginábamos. Estos sucesos rupturistas causan cambios enormes en nuestras sociedades, nos cambian. ¿Estamos midiendo sus consecuencias? ¿Lo hemos meditado lo suficiente?

Además de Kurt Vonnegut y John Updike, ¿qué otros escritores o qué otras lecturas te han influido en la novela?

Desde pequeño leía mucho a Stanislaw Lem, por ejemplo. También a autores como Frederik Pohl o Poul Anderson, por poner un par de ejemplos más. David Foster Wallace es otro autor de cabecera para mí.

From Hell - Viñeta

From Hell de Moore, una de las influencias de Quiroga.


Ahora, curiosidades: ¿desde cuándo lees ciencia ficción y terror? ¿Cuáles son tus novelas favoritas (o escritores) de uno y otro género? Dinos un asesino favorito de todos los tiempos y un clásico del cine sobre otros mundos.

Soy lector de terror y de ciencia ficción de toda la vida. La primera novela que leí de niño fue Frankenstein, con eso os lo digo todo. Respecto a novelistas, ya os lo he comentado antes. Sobre asesinos favoritos prefiero no tenerlos, es un asunto de principios; creo que vivimos en una sociedad terriblemente fascinada por el mal, y no me gusta, a pesar de que he leído novelas tan brutales como American Psycho y que paradójicamente he escrito una novela muy dura sobre el tema, Idyll. De todas formas, recomendaría a dos autores que han tratado el tema, Alan Moore en From Hell y Brett Easton Ellis, en American Psycho. Finalmente, un clásico del cine sobre otros mundos para mí sería 2001, una odisea del espacio. La he visto tantas veces que me la sé de memoria.

Y por último, ¿qué ha supuesto para ti ganar el Minotauro?

Ha sido una enorme sorpresa y una alegría tremenda, y a la vez una gran responsabilidad. Ahora espero que los lectores puedan disfrutarla. La edición es realmente estupenda, y la editorial ha hecho un trabajo maravilloso.

El bonus track para que nos cuentes algo que haya olvidado mencionar y que creas oportuno destacar, o para que nos hables de la familia que forman Dante, Dana y Justin, o del propio Dante.

Sobre los personajes, quería que engancharan, que el lector se sintiera implicado en sus vidas. Forman un triángulo, una forma de relación que es, aunque no se crea, muy común en las sociedades humanas, pero una importante fuente de sufrimiento, y por tanto, de drama. Dante es un personaje que me ha acompañado durante muchos años y a los tres les tengo mucho cariño. Por último, Dante se llama así, claro, por La Divina Comedia, y se apellida Tejera, como mi abuelo materno, José Rodríguez Tejera.

Inicia sesión y deja un comentario