Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Entrevistamos a Jeff VanderMeer

Entrevista VanderMeer - Destacada

El autor nos habla de la trilogía «Southern Reach», que se inicia con Aniquilación.

Jeff VanderMeer es el hombre del del momento. Acaba de llegar a las librerías la primera entrega de su enigmática trilogía, la decididamente misteriosa Aniquilación (Destino, aquí nuestra reseña), o cómo un grupo de exploradoras se adentra en un lugar llamado Área X, poblado por animales salvajes y la clase de cosas extrañas que podían encontrarse en la isla de Perdidos, con el fin de anotar todo aquello que descubran (o algo parecido), y con esta primera parte de la trilogía «Southern Reach» ha triunfado por todo lo alto.

¿Por qué? Porque el verano es siempre tiempo de trilogías (que se lo digan a E.L. James, que el año pasado lo reventó todo con sus 50 sombras de Grey, eso sí, salvando las distancias) y porque lo suyo promete. Así que le hemos escrito para preguntarle qué podemos esperar de los dos volúmenes que aún quedan por publicar y de dónde salió la enigmática Área X. También le preguntamos por su más que razonable parecido con Perdidos, pero esto último no le gusta nada.

Trilogía Southern Reach Original

La trilogía, en versión original


A todo esto, mientras responde nuestras preguntas se encuentra en la mesa de la cocina, porque allí es donde está su oficina, al menos de forma provisional, porque tiene la casa infestada de hongos («sí, el Área X nos ha alcanzado», bromea). También anda por ahí su enorme gato, Neo, también conocido como Massive Attack. Y sobre la mesa y en todas partes hay libros, algún que otro borrador de una crítica que está escribiendo para el New York Times e incluso el manuscrito de un relato corto que ocurre en el universo «Southern Reach».

Cuéntanos, ¿cuándo empezaste a pensar en algo llamado Área X? ¿Desde el principio tuviste claro que sería una trilogía?

La idea me vino en un sueño, mientras estaba enfermo. Tenía bronquitis y estaba fatal. En el sueño, caminaba por un túnel en el que alguien había escrito cosas en las paredes. La tinta seguía fresca. Me desperté y escribí el principio de Aniquilación. Lo cierto es que me resultó francamente fácil hacerlo porque las novelas de «Southern Reach» están ambientadas en una especie de versión propia del mundo real. Y al principio pensé que la idea solo daría para dos libros, luego me dije que quizá serían cuatro, pero al final han sido solo tres. No pensé en crear una trilogía desde el principio, pero así lo ha pedido la historia.

Y lo cierto es que no existe un orden ideal en el que leer al menos las dos primeras novelas: podría leerse antes la segunda que la primera sin que eso hiciera que se desvelara más de la cuenta, y es así porque una y otra relatan cosas distintas. Mientras la primera, Aniquilación, se centra en la exploración del Área X, la segunda lo hace más bien en la de la agencia Southern Reach, la encargada de tratar de descubrir qué está pasando en el Área X. Eso sí, sería imposible leer la tercera novela sin haber leído las dos primeras, porque la tercera sirve para hacer que cambies de opinión respecto a todo lo que creías de las dos primeras.

Trilogía Southern Reach - España

Las portadas que tendrá la edición española de la trilogía.


Lo misterioso del lugar es uno de los motores de la trama. ¿De dónde viene tanto misterio? ¿Cómo se construye algo así?

Por un lado, la cosa tiene que ver con la concentración y el ritmo a la hora de escribir. Ten en cuenta que cuando empecé estaba enfermo, con una bronquitis terrible, así que me levantaba y escribía como 3.000 palabras y me volvía a meter en la cama, y al día siguiente hacía lo mismo. Fue una especie de tour de force para el que utilicé una técnica muy distinta a la que había utilizado en mi anterior novela, Finch. Y esa técnica tiene que ver con la elipsis y una narración en círculo que me permitía volver a ciertos lugares y mantener el misterio y la vez la tensión. Conseguí que el libro se convirtiera en algo que estaba en constante cambio sin perder la coherencia interna.

Y luego, por supuesto, está el poder de la imágenes. Y el simbolismo de ciertas cosas. Los túneles, las torres, los faros. Y la manera en que subvierto lo que supuestamente son. Así, un faro, que supuestamente debe guiar, se convierte en algo inquietante. Ese tipo de cosas. Una vez publicas la novela descubres que en realidad el túnel que hablas, por ejemplo, está basado en uno que viste en Sintra, Portugal, cuando fuiste de vacaciones con tu familia. El caso es que, con todos esos ingredientes, aíslas a los personajes y cómo tú, como el lector, no sabes más que lo que hacen, te conviertes en una especie de quinto explorador en la expedición. Y, por supuesto, el lector va contigo.

¿Has sido fan de la serie Perdidos? Porque lo primero en lo que piensas cuando lees Aniquilación es en la famosa isla…

La verdad es que solo vi la primera temporada. No porque pensase que era mala, pero en aquel momento tenía mucho trabajo y no demasiado tiempo para ver nada. Y no me gusta que comparen «Southern Reach» con Perdidos porque ni siquiera la he visto, pero supongo que la comparación es solo una manera de guiar al lector y sirve para resumir parte de lo que puede encontrarse en el libro. En cualquier caso, puedo adelantar que no hay ni un solo oso polar en la trilogía, aunque sí una isla… Como descubriréis en Aceptación (la tercera entrega).

Mapa Área X - Aniquilación

Mapa del Área X (clic para ampliar)


¿Hay alguna razón especial para que todas las exploradoras de Aniquilación sean chicas?

Bueno, tal y como se explica en la novela, los miembros de la expedición 11 eran todo hombres, así que en la 12 tocaba que todas fueran mujeres. Luego me pregunté por qué, si había alguna razón especial. Y entonces pensé que en realidad era así porque así era como lo quería la agencia, Southern Reach. Y yo también lo prefería. Porque este tipo de historias suelen estar protagonizadas por hombres de barbas pobladas, y quería hacer algo diferente.

En el sentido inmersivo, la novela tiene mucho de survival horror, ¿hasta qué punto han influido o no los videojuegos en la creación del narrador y la atmósfera?

Es cierto que ciertos videojuegos, videojuegos tipo Myst, pueden proporcionarte esa atmósfera inmersiva, y en cierto sentido, ojalá yo haya conseguido algo parecido con esta novela. Y creo que si algo así ha ocurrido, y la sensación al leer la novela tiene algo que ver con lo que sientes cuando juegas a Myst, es porque ambos, tanto el videojuego como mi historia, han hecho un buen trabajo a la hora de trasladar el mundo real a un mundo ficticio que puede tenerse por real.

¿Qué podemos esperar de los otros dos libros?

En primer lugar diré que cada uno de los títulos de cada una de las tres novelas dicen mucho de lo que contienen. Incluido el misterio. Empecé a creer firmemente que eso debía ser siempre así tras leer una entrevista a J. M. Coetzee en el que decía algo al respecto, en referencia a su libro Desgracia. Así, Aniquilación explora la idea de aquello que representa, de la misma manera que lo hacen Autoridad y Aceptación (las otras dos entregas), pero quizá no de la manera más obvia. Pensé que era un buen cebo poner esa clase de título, que a la vez te predisponía para algo que quizá no llegase.

Pero más en concreto, el segundo título es una expedición a la propia agencia Southern Reach, a través de su nuevo director, que tiene que solucionar ciertos problemas y resolver algunos misterios. En muchos sentidos es un thriller, pero también tiene bastante humor negro relacionado con la burocracia, basado en mis propias experiencias. Creo recordar que alguien lo describió como un cruce entre La casa de hojas y una novela de John LeCarré, que es uno de mis escritores favoritos de todos los tiempos.

Respecto a Aceptación, puede contar que está dividida en tres partes y que tiene cinco puntos de vista. Cuenta con un prólogo y un epílogo. Descubriremos más sobre la bióloga que protagoniza la primera entrega, entre otras cosas.

Southern Reach - Portadas retro

Versiones retro de las portadas de «Southern Reach» (por Matthew Revert)


Si tú mismo fueras una de las chicas de la expedición, ¿quién serías?

Sería la psicóloga. Porque, como iréis viendo conforme leáis las novelas, la psicóloga en realidad es la que más tiene que ver con cómo somos todos hoy. Me siento muy como ella cuando releo sus escenas. Aunque en realidad querría ser la que sobreviva, quienquiera que sea y lo que sea que eso signifique en un lugar como Área X.

¿Cuándo empezaste a escribir? ¿Siempre quisiste ser escritor?

Empecé a escribir alrededor de los siete u ocho años, versiones de las fábulas de Esopo y poemas malísimos. Las primeras historias fantásticas las escribí a los 14 y también eran horribles. Pero a los 16 ya estaba vendiendo mis primeros relatos a revistas de terror. Nunca quise ser otra cosa que escritor. Pero no escritor de ciencia ficción ni de ningún género en concreto. De adolescente solía leer mucha ciencia ficción, pero ahora ya no tanta. Prefiero novelas realistas, de las convencionales, y no ficción.

¿Y cuáles son tus escritores favoritos?

Angela Carter, Edward Whittemore y Vladimir Nabokov son algo así como mis tres favoritos. A los que añadiría a J. G. Ballard, Thomas Ligotti, Mervyn Peake, Jorge Luis Borges, Deborah Levy, Julio Cortázar, Amos Tutuola, César Aira, John Irving, Mercè Rodoreda, Octavia Butler, Leena Krohn, Alfred Kubin y Franz Kafka. Pero hay tantos que seguro que me dejo a más de uno.

La cámara sangrienta - Portada

Lo último de Angela Carter que acaba de reeditarse en España

Inicia sesión y deja un comentario