Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Marian Womack, la editora que descubrió a Anna Starobinets

nevsky-logo

«El mundo editorial se desmorona a nuestro alrededor, pero nosotros intentamos permanecer fieles a lo que queremos hacer.»

Marian y James Womack llevan un buen tiempo al frente de Nevsky Prospects, la editorial especializada en traducciones del ruso a la que le salió hace no demasiado una hermana pequeña, Fábulas de Albión, que, en palabras de la propia Marian, no solo es más anglófila sino también más gótico-victoriana, y está decididamente más abierta a la ciencia ficción y la fantasía. En ella se publicó la muy recomendable antología Steampunk: Antología retrofuturista, que comandó uno de los nombres clave de la ciencia ficción patria, Félix J. Palma. Para el próximo año, el pequeño sello prepara una segunda entrega (esto es, autores españoles escribiendo relatos steampunk) en versión inglesa con la que pretenden «definir el steampunk hispano en el extranjero». Recién llegada de la presentación de Jesús Cañadas en Madrid, Marian contesta a nuestras preguntas, feliz de que haya vuelto a España «una corriente de renovado amor hacia H.P. Lovecraft, uno de los maestros —dice— con el que muchos aprendimos a juntar palabras». A todo esto, su editorial lanzará en breve una reedición de La sombra fuera del tiempo, traducida por Jon Bilbao y con prólogo de Javier Calvo.

En primer lugar, cuéntanos cuándo decidisteis que Nevsky tendría una hermana pequeña que se llamaría Fábulas de Albión y por qué.

El sello de Nevsky se inició como una editorial especializada exclusivamente en traducciones del ruso. Mi socio y cofundador, James Womack, es eslavista y Nevsky es su proyecto personal. Yo soy más anglófila, y al cabo de un par de años la cabecita me bullía con ideas de cosillas que quería publicar, y que no encajaban en Nevsky. Ser una editorial bicéfala no es lo más sencillo del mundo, con dos líneas tan dispares además. Ahora lo que pretendemos es unir todo un poco y expandirnos aún más. Publicamos en enero a una estupenda autora sueca, por ejemplo. El problema de la especialización es que es demasiado claustrofóbica a veces. El mundo está repleto de cosas maravillosas que nos gustan, y queremos tener la libertad de publicarlas.

Ahora háblanos de Fábulas de Albión: ¿Nació con el fin de publicar novela fantástica?

Yo siempre digo que Fábulas nació para satisfacer mis filias personales, las cosas victorianas-góticas-anglófilas que me molaban a mí. El proyecto es indefinible, porque trata de las fricadas que me gustan. Tenemos de momento siete títulos, los relatos góticos de Daphne du Maurier (El muñeco), una novela victoriana de fantasmas de Margaret Oliphant (Una ciudad asediada), una novela detectivesca de una autora clave del género pero desconocida en España (Cuando sale la luna), la antología de steampunk que co-editamos con Alamut Bibliópolis, la traducción de Jon Bilbao de La sombra fuera del tiempo, de Lovecraft, y por ahora dos títulos de la serie El Joven Moriarty. Solo en esos títulos ya aparecen casi todas las cosas por las que siento debilidad: las autoras británicas de los años treinta, las novelas de detectives de la época dorada, la fantasía y la ciencia ficción, el victorianismo, Lovecraft, Sherlock… En fin, es un catálogo un poco a medida de mis gustos personales. El mundo editorial se desmorona a nuestro alrededor, no hacemos más que leer noticias negativas; pero nosotros intentamos contra viento y marea permanecer fieles a lo que queremos hacer, y transmitirlo al lector.

1237609_528536760551618_334721130_n

Reedición de «La sombra fuera del tiempo»


¿Qué te atrae, como editora y como lectora, del steampunk?

Aunque suene superficial, tengo que mencionar la estética. Como lectora de ciencia ficción y fantasía, que surja una corriente que une todo esto con la estética victoriana parece hecho para mí.

¿A qué crees que se debe el auge de la narrativa de ciencia ficción y fantasía que hay actualmente en España? Se crean nuevos sellos, aparecen nuevos y muy potables autores…

Uf… Volví a España hace cuatro años, después de más de una década fuera. Tengo buenos amigos que han estado muy metidos en el fandom, pero las cosas que me cuentan me quedan muy lejanas. No tengo la perspectiva histórica necesaria para hacer un balance de todo esto: llegamos nuevos a esta corriente. Pero sí, parece que en los últimos meses la cosa ha arrancado de forma espectacular, y supongo que esto estaba gestándose desde hace años y que ahora lo han ayudado la popularización de series como Juego de Tronos. Cuando surge algo que «todo el mundo debe ver o leer» es muy bueno para que arrastre otras cosas.

Steampunk: Antología retrofuturista

«Steampunk: Antología retrofuturista», coordinado por Félix J. Palma


Tus autores de ciencia ficción favoritos son…

China Miéville, Jeff VanderMeer, Ted Chiang, Connie Willis, Ray Bradbury, J.G. Ballard, David Mitchell, Anna Starobinets, Vladímir Odóievski, los Strugatski… Soy bastante clasicota y bastante bipolar anglo-rusófila.

Tus autores de novela fantástica favoritos son…

J. K. Rowling, Phillip Pulman, Neil Gaiman, Susanna Clarke, John Crowley, Peter Straub, H. P. Lovecraft, Angela Carter, Susan Hill… Aquí, como ves, hago mi «interpretación» del género fantástico, pero nadie me puede decir que The infernal desire machines of Dr. Hoffman no sea una novela fantástica.

Tus autores de steampunk favoritos son…

William Gibson, Bruce Sterling, Félix J. Palma, Neal Stephenson, Michael Moorcock, Eduardo Vaquerizo… Yo llegué al steampunk tarde, descubrí el género leyendo el cómic de La liga de los hombres extraordinarios, así que ya ves.

Háblanos del proyecto de traducción de una antología steampunk de autores españoles, ¿cómo surgió la idea?

Intentamos que alguna editorial angloparlante se interesara en nuestra antología de steampunk, y solían preguntarnos si se trataba de los autores más representativos del género. Nuestra antología, como sabéis, no va por ahí exactamente. La idea de hacer una antología abierta nos apetecía muchísimo, siguiendo un poco el modelo americano del call for submissions. Para no limitar la extensión ni el número de autores, pensamos en hacerla digital. Pronto vimos que era el proyecto indicado para dar el salto al mercado anglosajón, algo con lo que llevamos tiempo coqueteando (mi socio es británico y traductor al inglés). Por ahora hemos recibido bastantes relatos, y el plazo está abierto hasta el 1 de enero del año que viene, así que estamos convencidos de que va a ser un libro potente y que defina el steampunk hispano en el extranjero. Autores de la talla de Eduardo Vaquerizo, Alberto Chimal, Javier Calvo o José María Merino ya se han unido al proyecto, entre muchos otros interesantísimos.

No publica en Fábulas de Albión pero sí en Nevsky: Anna Starobinets. ¿Cómo fue su descubrimiento?

De Anna habíamos leído sus relatos, los incluidos en Una edad difícil, pero no fue durante el proceso de buscar material, sino simplemente como lectores. En Inglaterra la publicó una editorial, Hesperus Press, con la que hemos colaborado haciendo scouting y con alguna traducción y prólogo, tanto mi socio como yo. La leímos y nos pareció maravillosa. Curiosamente, la edición británica de sus relatos no contiene todos los cuentos incluidos en la edición rusa, que fue con la que trabajamos nosotros, así que los lectores españoles pueden disfrutar de más relatos de Anna que los que la leen en lengua inglesa. En realidad no fue una decisión fácil publicarla: una chica joven, extranjera, de la que nadie había oído hablar, y encima mujer (cuánto odio decir esto de nuestro mercado editorial). A priori no esperábamos vender mucho, pero ya ves, los aficionados al género la acogieron sin dudarlo.

Háblanos ahora de la autora sueca que está destinada a ser la nueva Starobinets.

Como lectora me interesan las escritoras que se especializan en relatos fantásticos perturbadores; así fue como llegué a Anna. No buscaba algo parecido para publicar, pero la cabra tira al monte y cuando leí a Karen Tidbeck supe que la quería en nuestra editorial. Al igual que Anna, Karen es una escritora jovencísima pero con un oficio que va a sorprender a muchos; para hacerte una idea de cómo es su libro, une a cuidadas y extrañas atmósferas la reinvención del cuento de hadas, la mitología nórdica y una concepción de la ciencia ficción orgánica, femenina y sobre todo renovadora. Yo la veo como una mezcla entre China Miéville y Angela Carter, aunque seguro que se me va a echar al cuello más de uno que la haya leído para llamarme loca, ¡jaja!

Inicia sesión y deja un comentario