Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Entrevistamos a Mike Resnick, autor de Kirinyaga

Entrevista Resnick - Destacada

También os mostramos el proceso creativo de Enrique Corominas para la cubierta de Kirinyaga.

La editorial Gigamesh publicará próximamente Kirinyaga, una antología de cuentos afrofuturistas del autor Mike Resnick. El volumen incluye diez relatos que giran en torno a una utopía planteada por Koriba, un estudioso keniano que se ha educado en Oxford y Yale y cuya obsesión es la de crear un lugar donde sus raíces culturales se vean libres de la presencia y corrupción europea. Una vez terraformado un planeta para que tenga las características (flora, fauna, climatología…) de Kenia durante el siglo XX, se funda una colonia allí. Pero como toda utopía, está destinada a fracasar, y Resnick reflexionará sobre cuáles son los elementos que quiebran un lugar idílico.

Kirinyaga - Portada
Además, en el ejemplar de Gigamesh también podremos encontrar un ensayo de Mike Resnick y una novela corta titulada Kilimanjaro, compuesta de otros diez capítulos, para completar en conjunto una edición interesantísima. Si os ha picado la curiosidad, tenemos algunas sorpresitas en la recámara para vosotros. Pero antes, no os olvidéis de pasar por Lektu, ya que allí podéis descargar el cuento Pues el cielo he tocado, adelanto del libro, totalmente gratis.

La ilustración de la cubierta viene de mano de Enrique Corominas, y lo cierto es que un vistazo a la pintura ya quita el aliento. Salpicaremos la entrevista a Resnick que os ofrecemos a continuación, realizada en exclusiva gracias a la editorial Gigamesh, con imágenes del proceso creativo de la portada. Confiamos en que os resulte tan interesante como a nosotros.

Kirinyaga - Boceto inicial

Boceto inicial de la cubierta de Kirinyaga.


Aunque Kirinyaga no es tu primera obra traducida al castellano, nos gustaría presentarte a los lectores españoles. ¿Podrías resumirnos tus inicios tanto en la literatura como en el género de la ciencia ficción?

Siempre quise ser escritor. Vendí mi primer artículo a los quince años, mi primer poema a los dieciséis y mi primer relato a los diecisiete. Cuando terminé secundaria, aún no era lo suficientemente bueno como para vivir de escribir ciencia ficción, por lo que me metí en un campo mucho menos exigente, el de la «novela adulta». Vendí un trío de novelas de ciencia ficción a finales de la década de los sesenta, pero mi carrera como escritor de ciencia ficción a tiempo completo no empezó hasta 1980. Desde entonces he vendido 76 novelas, casi trescientos relatos y tres guiones (todos ellos cobrados, aunque ninguno se llevó a cabo); he editado 42 antologías, coeditado la revista Universe de Jim Baen, y actualmente edito la Galaxy’s Edge Magazine, además de los libros de Stellar Guild Books.

Gigamesh va a publicar la antología Kirinyaga, traducida al castellano por primera vez. ¿La considerarías una obra importante en tu carrera? ¿Cómo la presentarías a los lectores españoles que aún no te conocen?

Es mi obra más premiada, aunque no la más vendida. (Ese honor se lo lleva Santiago). Creo que Kirinyaga no solo es interesante para el lector de ciencia ficción, sino que suele crear un impacto especial en todos los países que en alguna ocasión tuvieron colonias.

Kirinyaga - Boceto 2

Segundo boceto de la cubierta.


¿Qué opinas de la ilustración que Enrique Corominas ha realizado para la portada para Kirinyaga?

Se han publicado unas quince o veinte ediciones de Kirinyaga en todo el mundo, y creo que la de Corominas es la cubierta más evocadora de todas ellas.

Volvamos de nuevo a ti. Has ganado varios premios y has escrito mucho (muchísimo) a lo largo de tu vida. ¿Cuáles son las mayores influencias en tu carrera? Y no solo escritores, sino experiencias, gente, lugares…

Una de las mayores influencias sobre mí ha sido mi amor y fascinación por África. Ha dado lugar a cerca de una docena de novelas de ciencia ficción, quizá veinte relatos, y cuatro de mis cinco premios Hugo. Entre los autores de ciencia ficción, aquellos a quienes admiro más son C. L. Moore y Robert Sheckley, y fuera del género de la ciencia ficción, Damon Runyon y Robert Ludlum. La extensa carrera es fácil de resumir: muchos escritores (la mayoría, de hecho) odian escribir y adoran haber escrito. En cuanto a mí, yo adoro escribir. Si paso un solo día sin escribir, me siento culpable. Si tengo media hora libre, no veo un programa de televisión: me siento y escribo una página o dos en el libro o historia en la que esté trabajando. Tan simple como eso.

Kirinyaga - Ilustración final

Ilustración terminada. (Clic para ver en grande, que merece la pena.)


¿Cuál dirías que es, de entre toda tu producción, tu obra preferida?

No puedo negar lo evidente: la mejor es Kirinyaga, y la más popular es Santiago. Pero mi preferida a nivel personal es el personaje parodia, Lucifer Jones, que ha aparecido en cinco libros hasta la fecha: Adventures, Exploits, Encounters, Hazards, y Voyages. Cada capítulo de cada libro es una parodia de una mala historia pulp o de una película de serie B. No sé lo bien que se traducirán, ya que la mayor parte del humor que utilizo está en el uso (o desuso) del lenguaje, pero Lucifer Jones es al que más disfruto escribiendo.

Eres el editor de Galaxy’s Edge, y a través de esta revista debes de haber leído muchísimos manuscritos originales. ¿Crees que la ciencia ficción y la fantasía han cambiado desde que empezaste a escribir?

Cuando comencé en este género hace poco más de medio siglo, hubo un gran debate que gira en torno a qué era más importante, si la idea o el personaje. Ocurre que yo creo que el personaje es lo más importante de cualquier ficción, y que si al lector le da igual el personaje, si no simpatiza y se ríe y llora y pasa miedo con este, entonces el autor ha escrito un texto polémico, o un crucigrama tecnológico, pero no una legítima obra de ficción. Me alegra afirmar que, al parecer, mi punto de vista ha ganado la batalla y hoy en día los escritores pasan mucho más tiempo trabajando en sus personajes y en las emociones que en la exactitud científica y en las extrapolaciones.

Kirinyaga - Portada y contraportada
Gigamesh tiene fama en España de cuidar mucho las ediciones de sus obras. ¿Has participado en la edición de Kirinyaga? Y sobre todo, ¿te han invitado a venir a España?

He trabajado con Gigamesh en obras previas. Me gusta especialmente el contacto con mi traductor, Ramón Peña, que trabaja de forma muy cercana a mí y obtiene unos resultados maravillosos (y tengo el premio Ignotus en mi estantería para corroborarlo). Me han invitado varias veces a convenciones en España, pero siempre ha salido un problema de agenda. Un día de estos, lo conseguiré.

Muchísimas gracias por compartir con nosotros tu tiempo y respuestas. Ha sido un placer.

Inicia sesión y deja un comentario