Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Sergio S. Morán: «Espero llevar la fantasía a los "normis"»

Entrevista Sergio S. Morán - Destacada

Entrevistamos al flamante autor de El dios asesinado en el servicio de caballeros.

Ha nacido una nueva detective. Y es una detective paranormal. ¿Quiere eso decir que investiga fenómenos poltergeist? Exacto. Y que se dedica a perseguir a orcos morosos. Y que se atreve a neutralizar a dragones de tamaño medio. Y que, si a la chica de la curva se le ocurre robarte el coche, sabe dónde encontrarlo. O al menos, sabe dónde encontrarla a ella. El nombre de esta nueva detective es Verónica, Verónica Guerra, pero todo el mundo la conoce como Parabellum. Al menos, todo el mundo que se mueve en esos círculos, los círculos paranormales. ¿Y qué hace una detective paranormal cuando se encuentra el cadáver de un dios griego en el maletero de su coche? Pues llamar a Antón, el forense vampiro, un buen amigo que siempre, claro, trabaja de noche.

El dios asesinado en el servicio de caballeros - Portada
La primera novela de Sergio S. Morán (Reus, 1984), uno de los pioneros del cómic online en español (su ¡Eh, tío! sigue en activo, y ya va para 10 años), lleva por título El dios asesinado en el servicio de caballeros (Fantascy) y es un fascinante cruce de géneros entre la novela negra y lo fantástico, lo que podríamos llamar un noir paranormal.

Arranca en una de esas siempre insulsas y aburridas estaciones de servicio de autopista, con Parabellum, algo contrariada, tomándose un café y un cruasán reseco y preguntándose por qué tiene 400 euros en la cartera y qué demonios hace en una estación de servicio. Porque ha pasado algo después de que descubriera al dios griego en el maletero del coche y ha perdido la memoria de adónde se dirigía y por qué. Y también, por supuesto, de lo que pasó antes. De por qué ha acabado un dios griego muerto en el maletero del coche.

¿Hay algo del Douglas Adams de Iras celestiales en Parabellum?

Pues la verdad es que no, porque, aunque soy muy fan de Douglas Adams y sé que tiene un detective holístico, no lo he leído aún. ¡Lo tengo pendiente desde hace un montón de tiempo! Pero de la que sí hay algo en Parabellum es de la Thursday Next de Jasper Fforde. Sobre todo, ese rollo de que, aunque se dedique a lo paranormal, tiene siempre los pies en el suelo.

El caso Jane Eyre - Portada
Sí, porque, aunque se las esté viendo con vampiros y dioses griegos, luego cuando la llama su novio y tiene que hacer una foto a la catedral de Burgos para un artículo seguramente mal pagado, la hace y no duda…

Sí, es como si fuera dos personas. Me gusta distinguir entre esas dos personas. De ahí lo de los dos nombres. Cuando es Parabellum se deja conquistar por ese otro mundo y es mucho más atrevida y lo da por hecho todo porque es su trabajo. Pero luego está Verónica, que es una chica sencilla a la que nunca relacionarían con algo ni siquiera remotamente parecido a lo que hace.

Y lo que hace es vérselas con monstruos.

Sí, la novela es un poco ella contra los malos, y los malos pueden ser monstruos o humanos. Aunque me encanta el tema de la mitología. Lo del dios griego está ahí porque me encanta la mitología griega. Me gusta también el contraste entre su vida normal y las situaciones tan extraordinarias que vive con su trabajo.

Es como en las películas de los ochenta y principios de los noventa, un poco las que formaron nuestra educación sentimental.

Supongo que sí. Aunque el referente más claro de la novela es otra novela, que leí siendo niño y que hace poco volví a leer otra vez y me gustó tanto como la primera vez. Es Todos los detectives se llaman Flanagan, de Andreu Martín y Jaume Ribera. Por eso la novela pasa en Barcelona, es mi pequeño homenaje.


Y aunque hay monstruos, no se pasa miedo, te ríes.

Sí, bueno, lo del humor me sale todo el rato. Supongo que como fan de Terry Pratchett no puedo evitarlo. Es verdad que me gustaría que en ciertos momentos diera miedo, y de hecho planeo algún día escribir una historia de miedo con Parabellum, pero como las películas de terror me dan miedo, no acostumbro a verlas, porque lo paso mal. Así que tampoco controlo muy bien los mecanismos del terror. Pero se intentará, en el futuro se intentará.

Porque habrá un futuro, claro. Es una novela negra y todas las novelas negras con un detective así de potente continúan.

La verdad es que no lo tenía nada claro al principio, pero ahora ya cada vez lo tengo más claro, y sí, ya tengo una idea para una segunda entrega, que transcurriría en Madrid y que quizá escriba este verano, en Llanes, cuando me encierre durante dos meses, como hice hace dos veranos para escribir esta.

¿Por qué Parabellum?

Los nombres para mí son muy importantes. Puedo perder dos horas tratando de encontrar el nombre adecuado para cada personaje. En el caso de Parabellum aúna dos cosas, lo paranormal (para) y bellum, que es guerra. Y ella se llama Verónica Guerra. Verónica lo elegí porque es el nombre de la chica que protagonizaba la primera novela que escribí, siendo aún muy niño, como con 14 años. Y el resto tienen todos un significado.

Todos los detectives se llaman Flanagan - Portada
¿Antón es el Antón de El pequeño vampiro?

¡Vaya, pues no había caído, pero quizá lo sea! La verdad es que buscaba un nombre que pudiese encajar con un vampiro y no sé por qué me apareció ese. ¡Quizá lo recordaba de niño! ¡Es perfecto!

¿Y la mezcla de géneros?

Supongo que es un intento de ser original. La sensación es que ya se ha escrito mucho de todo, que los géneros están quemados, y por eso ahora cada vez hay más novelas que combinan varios géneros. La idea es siempre la de intentar encontrar algo nuevo.

Es tu primera novela, pero digamos que ya eres un nombre conocido entre los fans de lo fantástico, sobre todo de relacionado con el cómic, por El Vosque

Sí, sigo con El Vosque, aunque se acabara: iba a tener seis números y cuando los terminamos, pensamos en dejarlo, pero va a continuar con otras historias, en las que también se combina lo fantástico con lo policíaco.

Pafman 25 años

Pafman, un clásico.


¿Leías cómic desde niño? ¿Ya dibujabas y escribías?

Sí, mis padres siempre me compraban paquetes de folios para que no dejara de dibujar. Al principio, como todos, empecé leyendo Mortadelo, pero luego tuve la suerte de dar con Pafman, que es el cómic que hizo como de puente entre mis lecturas de niño y las que hice luego ya de adolescente y más tarde, con 20 años y más. Es curioso, pero mucha gente deja de leer cómics porque no encuentra una lectura puente y, cuando se aburre de los Mortadelos, lo deja. Yo tuve la suerte de dar con Pafman, que era divertídisimo.

Y por hablar de lo fantástico, ¿crees que la fantasía atraviesa hoy un buen momento? ¿Que un libro como el tuyo, que combina el noir con lo fantástico, puede triunfar de repente, porque llega en el momento clave?

No lo sé, la verdad. ¡Ojalá! Sí creo que es verdad que la fantasía… como que se ha normalizado. El lector de fantasía es cada vez más un señor con hijos. Aunque se siga viendo como un género menor, cada vez se la ve menos así. Lo que sí espero es llevar la fantasía a los «normis». Que la lean sin miedo. La confluencia de géneros puede conseguir algo así. Que alguien que de otra manera no se habría acercado a una novela fantástica, lo haga porque, de repente, es una novela negra.

Imagen de cabecera: Antonio Torrubia.

Inicia sesión y deja un comentario

3 Responses to “Sergio S. Morán: «Espero llevar la fantasía a los “normis”»”

  1. Mario dice:

    Siempre me a gustado como escribe moran, solo hay que ver el gran cómic que salio cuando se junto el con una buena dibujante como Alicia. Espero tener pronto esta novela para leerla.

  2. […] Así lo avanza el propio autor en la entrevista que le concedió a Laura Fernández para la web Fantifica, donde por cierto se puede leer un relato con la misma protagonista: ‘Los muertos me quieren […]

  3. […] una Barcelona llena de seres de los que querremos saber más (ya se habla de un Parabellum II: el retorno); las mezclas de mitologías y panteones llenos de deidades es curiosísima. Yo me he quedado con […]