Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Karin Tidbeck: «Leer The Sandman me cambió la vida»

tidbeck_destacada

Charlamos con Karin Tidbeck, la jovencísima autora de Jagannath.

A Karin Tidbeck no le gusta hablar de género, porque no cree que escriba género: asegura que solo puede escribir como escribe y de lo que escribe porque «así es como funciona mi cerebro». La jovencísima autora sueca, responsable de una las sorpresas de la temporada, la colección de cuentos de hadas macabros (y steampunkJagannath publicada en España por Nevsky Prospects, pasó por la Hispacón de este año vestida de riguroso negro, con la camisa abotonada hasta el cuello, y nos confesó que leer The Sandman de Neil Gaiman le cambió la vida.

«Recuerdo que tenía quince años y que me dije que yo quería hacer eso, quería escribir así. Historias como esa.» Fue en uno de los descansos de las charlas, en una cafetería, donde tratamos de indagar un poco más en su narrativa. Es esquiva, pero nos confesó un par de cosas que vale la pena compartir. Así que allá vamos.

En Jagannath, todos y cada uno de los cuentos son especiales. En cierto sentido, en su momento nos pareció que es como si estuvieran protagonizados por personajes que no habían cerrado la puerta a los monstruos con los que todos convivimos de niños, ¿es así?

Vaya. Nunca lo había visto así, pero supongo que sí. En cualquier caso, siempre que me preguntan por qué escribo historias fantásticas, digo que así es como funciona mi cerebro, que no podría escribir otra cosa. Pero supongo que la realidad ya la vivo cada día, no necesito escribir sobre ella. Me resultaría terriblemente aburrido.

Jagannath - Karin Tidbeck - Portada

Portada española de su colección de relatos.


Entre tus referentes citas a Neil Gaiman, ¿hay alguno más?

Muchos. Me han gustado muchos libros y me gustan muchos escritores, pero si tengo citar uno más, citaría a Tove Jansson. Y, bueno, a Charles Fort. Charles Fort fue el primer investigador de Expedientes X de la Historia. Vivió hace como 100 años y se dedicó a recopilar información sobre fenómenos inexplicables e historias paranormales. Todavía se edita una revista en su honor: Fortean Times.

¿Qué tal está el mundo de la literatura de género en Suecia? ¿Hay una nueva generación de autores, como ocurre en España?

En Suecia lo fantástico sigue siendo considerado cosa de niños. El mainstream sueco no tiene una buena opinión de lo fantástico en absoluto. Allí a todo el mundo le va más el realismo social. Pero a poco a poco se está percibiendo un cambio. A medida que la gente de mi generación está llegando a puestos de poder, la cosa está cambiando. Están surgiendo editoriales y nuevos escritores.

¿Qué puedes contarnos de Beatrice, el cuento más fascinante (y más steampunk) de la colección?

No creo que sea un cuento steampunk. Al menos, no lo era en mi cabeza cuando lo escribí. Tampoco los escribo con una intención concreta, pero sí es cierto que luego cuando los leo me doy cuenta de cosas. En este caso vi que lo que me había interesado era hablar de la relación entre el ser humano y las máquinas en un mundo en el que las máquinas son tratadas como seres humanos. ¿Y qué ocurre? Que el ser humano abusa de ellas como abusaría de otro ser humano.

Tidbeck_02

Fotografía de Frantzdatter.


La música está muy presente en lo que escribes y se nota que te gusta The Cure…

Sí. Me gusta mucho The Cure. Y, de hecho, siempre escribo con música. Tengo una lista de reproducción distinta para cada una de mis historias. Incluso me estoy planteando subirlas a alguna parte para compartirlas con los lectores. La música me ayuda a transportarme a ciertos lugares. Me encanta.

¿Y qué me dices de El señor de las moscas? La protagonista de El complejo de vacaciones de Brita, que también es escritora, solo que escritora de ciencia ficción, dice que le gustan las relaciones intensas como las que aparecen en la mítica obra de William Golding… ¿Te gustan también a ti?

Es curioso, nunca me lo he planteado. ¿Me gustan las relaciones intensas entre personajes? Mmm. [Lo piensa durante un rato.] Supongo que sí. Pero también me gustan las distantes. Supongo que me gusta ver cómo se relacionan entre ellos. Me ayuda a generar ese clima de extrañeza. Y respecto a El señor de las moscas, la verdad es que lo odio. Me lo hicieron leer en el colegio y lo odié. Pero está bien haberlo leído. Creo que todos deberíamos leer libros que pudiéramos odiar. Porque no dejan de ser buenos libros, solo que no nos gustan.

Inicia sesión y deja un comentario