Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Los mejores libros fantásticos de 2015 según… (y II)

Mejores libros 2015 - 2 - Destacada

Susana Vallejo, Elia Barceló y Emilio Bueso recomiendan los mejores libros de 2015.

Si pasasteis ayer por Fantífica, ya sabéis de qué va esto. Hemos pedido a siete expertos en fantasía, ciencia ficción y terror (escritores, libreros, periodistas y editores) que nos cuenten cuáles son para ellos los dos mejores libros que se publicaron el año pasado en español. Y como son buena gente, no nos han pasado material para un artículo sino hasta para partirlo en dos. Muchísimas gracias a todos, de verdad.

En la primera parte de este repaso a lo mejor en literatura de género teníamos las recomendaciones de Ismael Martínez Biurrun, Antonio Torrubia, Marian Womack y Ricard Ruiz Garzón, y para esta segunda parte contamos con Susana Vallejo, Elia Barceló y Emilio Bueso. Os dejamos con ellos.

Susana Vallejo

Susana Vallejo - Retrato
Susana Vallejo es una escritora de género: incluso cuando escribe realismo se le cuelan elementos sobrenaturales, como el fantasma de Calle Berlín, 109. Ha sido finalista de tantos premios que solía presentarse como la escritora casi más galardonada de España, hasta que dos Ictineu y el Edebé de novela juvenil truncaron su racha de no-ganadora. Entre sus novelas más conocidas destacan Switch in the red, la tetralogía «Porta Coeli» o la novela de elige tu propia aventura Entre dimensiones y, aunque se considera una escritora de novelas, tiene cuentos repartidos en un buen puñado de antologías, como Mañana todavía o 666. Por si fuera poco, nos ha regalado unos cuantos artículos para Fantífica. Sus recomendaciones de 2015 son Trece Monos de César Mallorquí y Croatoan de José Carlos Somoza.

Trece monos - Portada
César Mallorquí es uno de nuestros mejores escritores de género. Conocido por algunos por ser el hijo de José Mallorquí, el creador de El Coyote, y por otros por su producción de literatura juvenil, este volumen de relatos que Fantascy ha recopilado contiene trece magníficos ejemplos de lo que es el mejor Mallorquí. En Trece Monos demuestra su maestría, dominio del lenguaje y diferentes registros con una facilidad que, sencillamente, pasma al lector.

Al aficionado a la ciencia ficción más clásica le dejará boquiabierto el último relato, Naturaleza humana, una novela corta que quedó finalista del premio UPC y que bajo un típico argumento (el secreto mejor guardado de la humanidad en manos de un protagonista que lucha por descubrirlo) desarrolla unos personajes riquísimos y termina con un maravilloso final triste y melancólico. El Jardín Prohibido, que explora el universo de Umbría, nos muestra a un Mallorquí al que no estamos acostumbrados: poético y decimonónico, y triste, hermosamente triste. El Muro del trillón de euros retrata un futuro en el que los más ricos pueden prolongar su vida y su vejez la dedican a… Bueno, a lo que el lector seguirá recordando cuarenta años después de haber leído el relato, cuando se convierta en un anciano. Cuento de Verano es simplemente un divertido homenaje a Dickens… En fin, hay tanto, tan bueno y tan variado, que resulta imprescindible para conocer a Mallorquí y la realidad del género en España. Una lectura inexcusable.

Croatoan - Portada
José Carlos Somoza es capaz de llevar sus ideas hasta las últimas consecuencias. Y con ello quiero decir que hay pocos autores que sostengan sus novelas sobre premisas tan originales y que sean capaces de desarrollar un universo alrededor de una idea hasta los más pequeños detalles. Somoza es un experto en describirnos cómo sería una sociedad si… o cómo se comportaría alguien si… Y esos «si…» son originales, ricos y absolutamente diferentes de una novela a otra. Sus libros son, pues, libros de ideas, pero lo mejor es que no se limita a describirnos el mundo que supondría esa idea (como ocurre con otros autores), sino que en ese mundo crea ricas historias, aventuras e intrigas, siempre emocionantes. Thrillers que te atrapan y hacen que no puedas dejar de leer.

El autor de obras maestras como Clara y la penumbra o La dama número trece parte en Croatoan de un hecho misterioso y real: en 1590, una colonia americana desapareció sin dejar rastro. Más de cien personas se «disolvieron» en la nada, dejando tan solo una misteriosa inscripción tallada en un árbol: Croatoan. A raíz de ese hecho la imaginación de Somoza ha creado una explicación, terrorífica y apocalíptica. Cuando en todo el mundo empiezan a suceder hechos inexplicables, asesinatos y suicidios en masa —por llamarlo de alguna manera—, cuando todo el mundo parece haberse vuelto loco (en lo que a veces me recordó a una novela de zombis, pero sin zombis), la protagonista, Carmela Garcés, experta en comportamiento animal, recibe un mail de su antiguo maestro que se suicidó hace años, que contiene esa misma palabra: Croatoan. A partir de ahí se lanza a una carrera contrarreloj para descubrir que está pasando y cómo sobrevivir a ello.

Realmente, al lector solo le hacen falta unas metafóricas palomitas para no dejar de leer y disfrutar con una trama que le atrapa por completo.

Elia Barceló

Elia Barceló - Retrato
Elia Barceló es tal vez la autora española de género más conocida. Traducida ampliamente, colecciona premios que van desde el UPC (El mundo de Yarek) hasta el Edebé de novela juvenil (Cordeluna) o el Celsius (Anima Mundi). A su labor como escritora suma la de académica, siendo profesora de literatura hispánica en la universidad de Innsbruck. Pudimos entrevistarla en una de sus visitas a España, hace ya casi dos años. De entre los lanzamientos de 2015, Elia recomienda Pronto será de noche de Jesús Cañadas y Lectores aéreos de Gabriella Campbell.

Pronto será de noche - Portada
La ventaja de llevar tantos años leyendo es que las nuevas lecturas se enriquecen con los ecos de las anteriores y amplían su intensidad. Nada más empezar con Pronto será de noche, la primera asociación fue —¿cómo no?— con La autopista del sur, el gran cuento de Julio Cortázar que narra un atasco gigante a la salida de París que se va prolongando hasta que, casi un año después, se disuelve en unas horas y el microcosmos que se había creado entre el grupo de personajes atrapados en un punto concreto se deshace también y los lanza a la deriva de la vida. La segunda asociación, como resulta casi inevitable cuando se trata del tema del apocalipsis moderno, es La carretera, de Corman McCarthy, de 2006. Pero donde el relato de Cortázar hace hincapié en lo curioso de una situación casi fantástica, y la novela de McCarthy se esfuerza por escandalizar al lector durante casi toda la lectura para luego hacer marcha atrás en las últimas páginas y ofrecernos un final deslavazado y tramposo, la novela de Cañadas juega fuerte desde el principio y no nos da tregua en ningún momento.

No es una lectura recomendada para personas demasiado sensibles, ni para optimistas. Ofrece narrarnos el fin del mundo que hemos conocido hasta ahora y es exactamente lo que nos entrega, sin concesiones. Un grupo de personajes españoles que podríamos ser nosotros se encuentra atrapado en un gigantesco atasco a la salida de una gran ciudad que podría ser Madrid o cualquier otra. Todos quieren salir de allí porque hay algo letal —que nunca se explica ni se concreta, lo que constituye uno de los grandes logros de la novela— acercándose a toda velocidad. Todos saben que no podrán escapar, pero la esperanza es lo último que se pierde.

En esas circunstancias, se produce un asesinato —misterioso, porque el coche de la víctima está cerrado por dentro— y ese será el hilo conductor de la trama aunque, en la base, cuando se acerca el fin del mundo y hay muerte y destrucción por todas partes, la muerte individual no le importa ya a nadie. Pero da un sentido a los últimos días de esos personajes que poco a poco van captando el horror de la situación y permite plantear las grandes cuestiones que nos han ocupado desde que empezamos a pensar como especie. Cañadas, con toda naturalidad, sin que parezca nunca forzado, en diálogos realistas sin que por ello dejen de ser literarios, revisa los grandes temas de la humanidad: el amor, la muerte, el dolor, la solidaridad, la responsabilidad, la justicia, la religión, el sexo…

Una novela realista, sombría, que nos muestra mucho de lo malo que hay en el ser humano, pero también mucho de lo bueno que, en parte, puede redimirlo. Una novela valiente, coherente, que por desgracia tendrá mucho menos éxito que la de McCarthy porque a muchos lectores les gusta que les mientan piadosamente y eso es algo que Jesús Cañadas, con gran honestidad, se ha negado a hacer. Una gran novela oscura que recomiendo de todo corazón.

Lectores aéreos - Portada
En cuanto a Lectores Aéreos, de Gabriella Campbell, la descubrí por casualidad, como pasan las mejores cosas de la vida. Siempre he sido amante de los libros de relatos que ofrecen un caleidoscopio de mundos, historias y personajes concentrando la información y amplificando la intensidad. No es fácil escribir relatos; por eso hay tantos que resultan insatisfactorios cuando el autor no está a la altura del desafío. Y por eso es tan bueno encontrarse con una colección que cumple lo que promete: sorpresa, asombro, sensación de extrañeza, eso que en inglés se subsume en el término wonder.

Lectores aéreos es, temáticamente, una colección original, curiosa, hecha para lectores dispuestos a dejarse sorprender. Estilísticamente, un conjunto de cuentos muy bien escritos —hoy que cada vez es menos frecuente encontrarse con autores que respeten las herramientas de su oficio y las usen adecuadamente—, que siguen dando vueltas y vueltas por la mente del lector mucho después de cerrar el libro. Si hablamos de género, se reparten en una amplia gama entre el fantástico, la ciencia ficción y el terror; y en cuanto a asociaciones, a mí me recuerdan en cierto modo a los mejores cuentos de Angela Carter, aunque los de Gabriella Campbell son más luminosos, más ligeros, más aéreos en fin. No voy a detallar la anécdota de ninguno de ellos: merecen ser descubiertos y explorados sin ninguna idea preconcebida. Los recomiendo con entusiasmo y con toda sinceridad. Déjense sorprender, señoras y señores; no se los pierdan.

Emilio Bueso

Emilio Bueso - Cenital
Emilio Bueso es una de las voces más reconocibles de la literatura española actual. Con novelas que van del terror lovecraftiano a la ciencia ficción próxima, pero siempre con una poderosa voz narrativa fácilmente reconocible. Es más rápido mencionar su libro que no hemos reseñado (Noche Cerrada) que los que sí, pero podéis consultar todas nuestras publicaciones sobre él, que no son pocas. Emilio destaca las novelas Hambre a borbotones de Álber Vázquez y Apocalipsis blando de Will McIntosh.

Hambre a borbotones - Portada
2015 ha sido un año un tanto decepcionante desde donde yo entiendo todo esto, así que no veo más que recomendar unos libros que abordan la narrativa de género que nos concierne de manera… tangencial. Combinando novela negra-criminal, thriller, algo que coquetea con las fijaciones del subgénero Z y con la literatura de terror de castas y asesinos en serie está, pasando de lo sobrenatural, Hambre a borbotones de Álber Vázquez, que es un autor con mucha trayectoria en materia de histórica y con una prosa formidable y sobria. Todo un delirio refrescante, elegante y con mucho ritmo.

Soft Apocalypse - Portada
Y una con trampa, porque la he leído este 2015 pero saldrá a la venta en los próximos meses. Apocalipsis Blando de Will McIntosh es una novela crudelísima, original e irrepetible que reflexiona sobre cómo el fin de nuestra civilización podría ser… pues esto en lo que andamos ahora mismo. Esto es, que bastaría con que la crisis siguiera por donde ha ido en los últimos ¿ocho años ya? para que asistiéramos a una serie de lentos, suaves y paulatinos procesos que nos mandarían al carajo con brutalidad. Si se adereza todo con terribles avances en el campo biosanitario ya es cuando la catástrofe queda servida, en un gotero.

Y eso es todo por este año. Si no lo habéis hecho aún, no olvidéis echar un vistazo también a las recomendaciones que nos hacían ayer Ismael Martínez Biurrun, Antonio Torrubia, Marian Womack y Ricard Ruiz Garzón. Y de nuevo, muchas gracias a los siete por compartir vuestros libros preferidos con nosotros. ¡A ver qué tal 2016!

Inicia sesión y deja un comentario

One Response to “Los mejores libros fantásticos de 2015 según… (y II)”