Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Rafael Díaz Santander: «La lit. weird despierta la bestia que llevamos dentro»

Entrevista Valdemar DestacadaEntrevista Valdemar Destacada

Charlamos con Rafael Díaz Santander, editor de Valdemar, que nos cuenta cómo empezó todo y nos adelanta algunas de las sorpresas que nos esperan.

Gracias a Fabulantes por la foto de cabecera y alguna de las que ilustran esta entrada.

La cosa empezó en 1986. Con tipos que lo único que querían, dice Rafael Díaz Santander, cofundador de la editorial Valdemar (junto a Juan Luis González Caballero), era ver libros bien editados. Como amantes del género, el fantástico y el terror, estaban hartos de ver cómo se maltrataba la edición de clásicos por el mero hecho de considerarse literatura de consumo, o literatura pulp o como prefiramos llamarlo. Así nació Valdemar, con la firme intención de «darle cierta dignidad» al género «y ponerlo al nivel que se merecía». Cuanto menos, para los aficionados. Desde entonces han pasado 30 años (sí, este año se cumple su 30 aniversario), y, aunque se ha atravesado algún que otro bache (la crisis que arrancó en 2007 les hizo tambalearse, como al resto, pero superaron el terremoto), hoy editan alrededor de 12 libros al año, y reeditan algunos de sus clásicos.

¿Best sellers? No demasiados. Los cuentos completos de ciertos autores (Kafka, Poe, Oscar Wilde, y, claro, Lovecraft). ¿Y qué hay del futuro? Veamos qué nos cuenta su editor, Rafael Díaz Santander, que, de sí mismo, dice, que, aunque lleva media vida editando libros, es, ante todo «un lector y un fan de las editoriales que me gustan». «Una de las sensaciones más agradables que conozco es la de recorrer los estantes de una librería y llevarme dos o tres libros para irme de inmediato a la terraza de un bar y fumarme un par de porros tocándolos y hojeándolos. En otra vida me habría gustado ser un surfista a lo Miki Dora», dice. Y ahora, al lío:

Cuéntanos cuándo nació Valdemar, cómo y por qué.

Nacimos en 1986, aunque las primeras obras empezaron a editarse en 1987. Éramos y somos fundamentalmente lectores y amantes de libros bien editados. En aquellos años, salvo excepciones, el género fantástico y de terror, la literatura weird en general, estaba un tanto maltratada. Traducciones poco rigurosas o mutiladas, producciones a veces muy cutronas con cubiertas poco atractivas, etc. Quisimos darle cierta dignidad (que es una palabra que no me gusta pero no se me ocurre otra) al género, y ponerlo al nivel que se merecía, al menos para los aficionados. Sobre todo queríamos ser independientes y dedicarnos a lo que nos gustaba. No fue algo premeditado o madurado en el tiempo. Un día de hace 30 años nos preguntamos: «¿Por qué no hacemos una editorial y sacamos todas esas cosas que nos gustaría ver editadas?». Y eso hicimos. No me imaginaba que íbamos a durar tanto tiempo.

¿Cuántos libros publica al año en sus distintas colecciones?

Hemos atravesado diferentes etapas. Al principio, durante la época más amateur, hace ya casi 30 años, no llegábamos ni a un libro al mes… es la época de la colección Tiempo Cero, éramos muy pardillos e intentábamos hacerlo todo nosotros porque no teníamos un duro. Luego viene una etapa de asentamiento, por así decir, cuando creamos las colecciones Gótica, Avatares, Baker Street, en que nos lo tomamos más en serio y sacábamos unos dos libros al mes. Las cosas empezaron a irnos más o menos bien y nos vimos envueltos en una etapa frenética en la que sacábamos tres o cuatro libros al mes, sobre todo cuando creamos la colección de bolsillo El Club Diógenes. Esto sucedió a mediados de los noventa y duró más o menos hasta la crisis del 2007, en que todo se ralentizó de pronto, como si hubiéramos entrado en Matrix. En la actualidad sacamos entre diez y doce novedades al año y otras tantas reediciones.

¿Cómo presentarías el sello a alguien que nunca hubiese oído hablar de él? Algo inconcebible, claro, pero imagina que aún hay alguien en el mundo que no sabe la de cosas increíbles que hacéis en Valdemar.

Aunque hemos adquirido más notoriedad como editores de fantástico y terror, somos una editorial especializada en clásicos de todos los géneros. Pretendemos ser coherentes y editamos solo aquello que nos gusta, no hacemos concesiones a las modas o la comercialidad descarada.

Un puñado de clásicos en Valdemar Gótica

Un puñado de clásicos en Valdemar Gótica


Entre los best-sellers de la editorial, figuran…

Bueno, hablar de best-sellers en Valdemar es un poco ilusorio, porque nunca hemos tenido un auténtico best-seller, pero hay ciertas obras que vendemos constantemente a lo largo del tiempo: los cuentos completos de Lovecraft, los de Kafka, los de Oscar Wilde, o Poe, antologías como Felices Pesadillas, y algunas obras puntuales como En busca del tiempo perdido de Proust, El corazón de las tinieblas, El Monje de Lewis…

Como editor, ¿qué te atrae de la narrativa de terror y, en general, de lo oscuro?

Creo que la literatura weird en general despierta a la bestia que llevamos dentro, lo que nos aterroriza en realidad es el personaje que se oculta dentro de nosotros, nuestro lado oscuro. Toda nuestra civilización conspira contra él, la cultura lo reprime y la sociedad lo estigmatiza. Mediante la literatura (el cine, etc.) de terror liberamos a la bestia y la dejamos correr por el bosque de los arquetipos y los miedos ancestrales. Todos tenemos un doble, un yo secreto y oscuro.

¿Dirías que el lector de terror es un lector fiel y verdaderamente apasionado?

Yo diría que el lector de terror y ciencia ficción, el friki contumaz, por así decir, es bastante fiel, vehemente, crítico y en general bastante tocapelotas, a diferencia del letraherido, que es un apasionado más bien gelatinoso.

En Valdemar tenemos un núcleo duro, que son los lectores de la Gótica. Son enormemente fieles y agradecidos, verdaderos fans, con los cuales me identifico porque yo también soy un poco así. Si me gusta seguir editando al cabo de tantos años, y tal y como están las cosas en el mundo del libro, es por esta gente.

¿Recuerdas el primer libro de terror que leíste? ¿O el primero que te dejó huella?

Recuerdo que el primer libro que me impresionó fue El extraño caso del doctor Jekyll y Mr. Hyde, pero entonces yo no era muy consciente de los géneros, leía lo que caía en mis manos, todos esos libros de la colección Crisol de Aguilar, que mezclaba todos los géneros, era una colección realmente increíble que editaba al mismo nivel a Dostoievski, Rider Haggard o S.S. Van Dine, por mencionar a algunos. Pero Jekyll fue la primera obra que me descubrió que la literatura de terror era algo importante, que merecía la pena perder el tiempo en leer obras como esa, porque removía algo que estaba escondido en mí y que quería salir, como Hyde. Luego vino Poe.

De izquierda a derecha, Juan Luis y Rafael

De izquierda a derecha, Juan Luis y Rafael


¿Cómo valoras la situación que atraviesa el género en España? Hasta hace no demasiado parecía que estaba en eclosión, porque surgían nuevos sellos, nuevos autores… Pero ahora la cosa se ha parado un poco, ¿a qué dirías que se debió ese auge (que quizá continúe)? ¿Opinas que el futuro será de los lectores de género?

No sé, en España hay determinados momentos en que el género parece que va a explotar, pero nunca termina de hacerlo. Hay ciertas obras que de pronto se venden mucho, sagas de vampiros o de zombis y cosas así, que generan espejismos. Sí, las grandes editoriales lanzan de vez en cuando colecciones de género, pero no duran demasiado porque necesitan resultados. El género siempre ha dado best-sellers, pero son fenómenos aislados en el conjunto. Por otra parte, lo mismo sucede con el mainstream o la literatura más comprometida. El tema siempre se reduce a lo mismo, no hay suficientes lectores, y las obras que triunfan a nivel comercial son las que consiguen traspasar la barrera de los guettos y acceder a lectores que no están en ese guetto. En el género hay gente muy voluntariosa, muchos escritores y muchos editores que lo hacen por amor al arte. Pero hablamos de tiradas muy cortas y ventas muy escasas. Yo, personalmente, no creo en el futuro del libro en general.

Valdemar está muy atenta a los nuevos escritores de género, no solo de fuera, sino también de España. Entre vuestros autores figuran Emilio Bueso y Jesús Cañadas. ¿Crees que hay una nueva generación de escritores de terror en España?

Estamos atentos, pero no somos una editorial que se caracterice por editar autores españoles, no es nuestra línea principal. Cuando un autor español o una obra nos gusta y se da la oportunidad de editarlo, lo hacemos. Creo que sí hay una generación de escritores que han mamado el género sin prejuicios ni complejos. No solo los que has mencionado y que nosotros hemos editado. Ahí están Ismael Martínez Biurrun, Jon Bilbao, Guillem López, tú misma, Óscar Gual, Rubén Martín Giráldez, Francisco Miguel Espinosa, Álvaro Cortina, Juan Carlos Márquez, y algunos más que no me vienen ahora a la cabeza, y seguramente más que no he leído… Todos ellos son jóvenes y buenos escritores de género fantástico o extraño.

¿Qué prepara Valdemar para los próximos meses? Háblame de alguna de las muchas sorpresas agradables que imagino que están en camino.

Bueno, vamos a editar por fin el número 100 de la colección Gótica, que ha generado bastante expectación. Hemos elegido una obra que quizá no sea específicamente gótica, pero que es emblemática para nosotros porque tiene un poco de todo lo que nos gusta: es gótica, atea, onírica, absurda, cruel y tiene un estilo y una metodología delirante. Los cantos de Maldoror, de Lautréamont, ilustrada además por el gran Santiago Caruso.

Le seguirán Teatro Grottesco, de Thomas Ligotti; Los Albigenses de Maturin, El Vampiro de Hans Heinz Ewers, y algo también muy esperado, que es una nueva traducción de los tres primeros Libros de Sangre de Clive Barker.

También estamos trabajando en una nueva traducción de una obra muy difícil: El Reino de la Noche de Hodgson.

Thomas Ligotti

Thomas Ligotti

Tus autores de terror favoritos son…

Aparte de Poe y Lovecraft… son muchos: Clark Ashton Smith, Jean Ray, Arthur Machen, Maturin, Ewers, Vernon Lee, Ambrose Bierce, Hodgson, M.R. James, Le Fanu, E.T.A. Hoofmann, en fin, la lista podría ser interminable…

Deberíamos mencionar aquí los cuentos de Stephen King, que me parecen a la altura de los grandes clásicos.

Tus autores de fantasía favoritos son…

La fantasía es un género que apenas conozco, no me siento cómodo en él. Me gustan mucho Tolkien, Martin y Moorcock.

Tu cuento de Lovecraft favorito es…

Uff… Es difícil decidir en este caso. Cuando volví a leerlos para editarlos por temas para la colección de bolsillo, descubrí que los que más me gustan ahora, en general, son los que agrupamos en El miedo que acecha, que son los dedicados a cultos blasfemos y entidades abominables, la etapa pre-Cthulhu, podríamos decir. No obstante, La llamada de Cthulhu y El caso de Charles Dexter Ward me siguen pareciendo de lo mejor que se ha escrito en el género.

¿Y de Edgar Allan Poe?

Todos los cuentos de terror de Poe son imprescindibles. Me es imposible decidirme por uno, pero El caso del señor Valdemar El entierro prematuro me han producido muy gratas pesadillas.

Un autor que escriba hoy como ellos y que milite en Valdemar sería…

Thomas Ligotti. Ligotti me tiene obsesionado, como en su día me obsesionaron Poe y Lovecraft. Teatro Grottesco es la obra literaria más importante escrita en el siglo XXI, una obra definitivamente metaterrorífica.

Inicia sesión y deja un comentario