Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Sarah Pinborough, carta a sus lectores

Sarah Pinborough Carta - Destacada

La autora se dirige a los lectores de su nueva novela, Detrás de sus ojos.

Hace unas semanas, Runas nos dejaba en exclusiva los primeros capítulos de Detrás de sus ojos de Sarah Pinborough, un thriller psicológico que va mucho más allá y esconde muchas sorpresas. La novela se pone a la venta el próximo día 5 de este mes y la autora de la novela ha escrito una carta dirigida a sus lectores en la que hace un esfuerzo por ahondar en los temas de la novela e intentar desentrañar de dónde surge la inspiración para escribir una historia como la que ha escrito. Os recomendados encarecidamente su lectura y esperamos que os convenza un poquito más para haceros con el libro una vez se encuentre en vuestra librería de confianza.

Detras de sus ojos - Portada

Carta a mis lectores

Queridos lectores:

Bueno, me piden que escriba unas líneas sobre Detrás de sus ojos. ¿Por dónde empezar? Cuesta decir de dónde sale un libro y lo que te inspiró para contar cierto tipo de historia. A menudo es algo que surge del instinto, y en realidad no sabes sobre qué estás escribiendo hasta que terminas. Todos los temas que bullen bajo la superficie de una página. Los pilares que sostienen la historia. El meollo del asunto. Sin embargo, en más de un sentido, de eso es de lo que trata este libro: de todo lo que ocultamos. Y, para ser más exactos, del lado oscuro de lo que ocultamos.

Siempre me ha fascinado cómo aprendemos a fingir a medida que crecemos. Nos maquillamos y nos vestimos con la intención de crear una imagen de quiénes decidimos ser en un día concreto (persona de negocios, ligona, santa, descuidada), cuando cada uno de nosotros es todas esas cosas y ninguna. Por muy sofisticados que parezcamos por fuera, por dentro estamos llenos de preocupaciones e inseguridades, y cuanto más éxito tenemos, ya sea en la familia o en la vida profesional, más nos convencemos de que un día nos descubrirán. Nos ocultamos detrás de casas, coches, ropa y las vidas que creamos, y nos preguntamos cómo es posible que, de repente, nosotros seamos los adultos.

El momento en el que más fingimos es cuando conocemos a alguien por el que nos sentimos atraídos. Le mostramos nuestro lado más atractivo, seguro y sexy, ocultamos nuestros muchos defectos, nos reímos de todos sus chistes y nos perdemos en ese primer frenesí del amor en el que saber que alguien piensa que somos maravillosos nos ofrece un maravilloso momento en el que también nosotros lo pensamos.

Supongo que por eso también me intrigan las relaciones de larga duración. Nunca he tenido una relación de más de tres o cuatro años, pero mis padres llevan más de cincuenta casados, y muchos de mis amigos están casados desde hace tiempo y tienen hijos, hipotecas y otras cosas que hace veinte años ninguno de nosotros habría pensado que formarían parte de nuestras vidas. Me pregunto qué se necesita para conseguir que una pareja dure tanto. ¿Qué concesiones debes hacer cuando se desgasta lo maravilloso? ¿A qué acuerdos se llegan cuando se pasa por las inevitables crisis? ¿Cómo se mantiene encendida la llama del amor cuando los años de familiaridad te desnudan de todo lo que fingías ser? ¿Cómo evitas anhelar algo más?

Sin embargo, es posible que todos anhelen algo más de vez en cuando y que los pequeños secretos sean, de hecho, la clave de todos los matrimonios duraderos. No me refiero a las aventuras (aunque haya una en este libro), sino a un poco de coqueteo de vez en cuando; una fantasía que no compartes; disponer de unas horas para ti y disfrutar del abrumador alivio de descansar un rato de tus seres queridos. ¿Será necesario dejar un huequecito para el desagrado mutuo en aras de un matrimonio feliz? ¿Es ese el verdadero significado de la confianza? Por supuesto, en el corazón del matrimonio de Detrás de sus ojos se esconde una enorme desconfianza. Y no desvelo nada si os cuento que también hay una aventura, que es la traición última de la confianza dentro de un matrimonio.

Las aventuras son algo extraño, por decirlo de algún modo. Es un asunto peliagudo, y fue delicado incluirlo en un libro en el que quieres que a tus lectores les caiga bien un personaje. Pero da la impresión de que, por desgracia, las aventuras forman parte de la vida moderna. En la actualidad, la mayoría de los matrimonios que fracasan lo hacen por una infidelidad. La gente se acomoda, se siente segura desde el punto de vista económico y necesita a alguien nuevo para recuperar lo «maravilloso». Se suele juzgar y despreciar al tercero en discordia, pero me imagino que habrá más personas que lo hayan tenido que personas que no, o, al menos, más personas que hayan sentido esa tentación, y la vida no es blanco y negro, sino una embrollada zona gris por la que todos intentamos navegar. Por muy terrible que parezca, al llegar a la treintena, la mayoría conoce a alguien que ha vivido una aventura o la han vivido ellos mismos.

No obstante, lo que pretendía examinar no era la aventura en sí, sino las reacciones de las mujeres involucradas. Lo que me sorprendió cuando el marido de una amiga mía de hace años tuvo un lío poco acertado (lo solucionaron y siguen juntos y bien, aunque no sé si yo habría podido) fue lo fascinada que estaba ella con la otra mujer. ¿Qué aspecto tenía? ¿Dónde vivía? ¿Era mayor, menor, más gorda, más delgada…? ¿Qué tenía de diferente? ¿Qué tenía de especial? Estaba más obsesionada con esa otra mujer que enfadada con su marido (aunque, que no se me entienda mal, con él estaba muy enfadada). Me imagino que la otra mujer también estaba obsesionada con mi amiga. Daba la impresión de que el centro del asunto no era el marido, sino ellas dos.

Sé que todo esto suena muy cínico, pero os aseguro es que sigo esperando a mi príncipe azul y sigo queriendo mi felices para siempre. Amo el amor, y creo que los matrimonios pueden ser felices y que dos personas pueden ser perfectas la una para la otra. Sin embargo, si escribiera sobre eso, esto sería una novela romántica, y no un thriller oscuro y retorcido.

Detrás de sus ojos trata sobre el lado negativo del amor. Sobre lo que tiene de adicción y egoísmo. Sobre intentar averiguar cómo son en realidad las personas debajo de la pasión, las palabras, las apariencias y lo «maravilloso». Sobre los secretos que se esconden en el corazón de las relaciones. Y también sobre la fascinación que sienten las mujeres por otras mujeres.

Porque ¿acaso somos del todo sinceros sobre nosotros? ¿Y más con las personas a las que amamos?

Espero de corazón que disfrutéis con la lectura de Detrás de sus ojos tanto como yo disfruté escribiéndolo. Aunque sea retorcido en algunos momentos, creo que también tiene fragmentos que os arrancarán una sonrisa irónica. Así que ahora os dejo que paséis la página para que conozcáis a Adele y a Louise, y las permitáis arrastraros a esta historia tan oscura y deliciosa. Cuidadlas bien por mí; he llegado a encariñarme de ellas.

Feliz lectura,
Sarah Pinborough
Marzo, 2016.

Inicia sesión y deja un comentario