Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Un hombre sueña despierto de Lavie Tidhar: Capítulo 1

Avance Un hombre sueña despierto - Destacada

En primicia, el primer capítulo de la ucronía de Lavie Tidhar que sale el 14 de marzo.

El próximo 14 de marzo Kailas Editorial publica Un hombre sueña despierto, novela de Lavie Tidhar con traducción de Puerto Barruetabeña Díez. Un hombre sueña despierto narra en clave de novela negra y primera persona la historia de Wolf, un austriaco bajito que tiene que ganarse la vida en Londres durante los años treinta del siglo XX después de haber sufrido un revés político en Alemania. ¿Os suena? Es una novela cruda y muy soez, advertidos estáis.

Kailas Editorial ha tenido la amabilidad de dejarnos en primicia el primer capítulo para que podáis empezar a leer una de las mejores ucronías de los últimos años. No os arrepentiréis.

Un hombre sueña despierto - Portada

Extracto del diario de Wolf. 1 de noviembre de 1939

Ella tenía el rostro de una judía inteligente.
          Abrió la puerta de mi despacho y se quedó parada en el umbral, aunque en ella no se veía ni el más mínimo asomo de duda. Daba la impresión de no haber dudado ni un segundo en toda su vida. Tenía el pelo largo y negro, las piernas largas y blancas y, a pesar del frío, llevaba un vestido de verano con un abrigo de pieles encima. En la mano, un bolso. Estaba decorado con unas cuentas cosidas a mano que formaban la imagen de un sinsonte. Era francés y caro. Recorrió con la mirada mi despacho, fijándose en la pequeña ventana sucia que nunca limpiaba nadie, el viejo colgador de pino para los sombreros al que se le estaba descascarillando el barniz, el cuadro de la pared, la única estantería y la mesa con la máquina de escribir. No había mucho más que mirar. Después sus ojos se posaron en mí.
          Eran grises.
          —¿Usted es Herr Wolf, el detective? —preguntó.
          Hablaba alemán con acento de Berlín.
          —Eso pone en la puerta —respondí.
          La miré de arriba abajo. Era como un vaso alto de leche blanquísima.
          —Me llamo Isabella Rubinstein.
          Cuando se fijó mejor en mí, sus ojos cambiaron. Yo había visto esa mirada antes. En sus ojos aparecieron unas nubes que se cernían sobre un mar gris. Duda, como si estuviera intentando ubicarme.
          —Le ahorraré la molestia —dije—. Yo no soy nadie.
          Ella me sonrió.
          —Todo el mundo es alguien.
          —Y no trabajo para judíos.
          Las nubes se arremolinaron en esos ojos y se quedaron ahí instaladas, pero permaneció serena, muy tranquila. Hizo un gesto con la mano que abarcaba toda la habitación.
          —Me parece que no tiene elección, en realidad —aseguró.
          —Si tengo elección o no, es asunto mío —respondí.
          Metió la mano en el bolso y sacó un fajo enrollado de billetes de diez chelines. Lo sostuvo frente a mí durante unos minutos que fueron pasando muy despacio.
          —¿De qué se trata? —quise saber al final.
          En ese momento la odié, y ese odio me dio que pensar.
          —Mi hermana —aclaró—. Ha desaparecido.
          Tenía dos sillas para las visitas. Ella retiró una y se sentó, cruzando las piernas. Seguía sujetando los billetes entre los dedos. No llevaba anillos.
          —Mucha gente desaparece en estos tiempos —comenté—. Si está en Alemania, no voy a poder ayudarla.
          —No —negó, y esta vez había tensión en su voz—. Salió de Alemania. Herr Wolf, deje que se lo explique. Mi familia tiene mucho dinero. Tras la Caída nos confiscaron todas nuestras propiedades, pero mi padre todavía tenía amigos, algunos incluso dentro del Partido, y gracias a eso logró transferir la mayor parte del capital a Londres. Tanto mi madre como yo pudimos salir del país legalmente y mis tíos han continuado con las operaciones continentales de la familia desde París. Solo se quedó allí mi hermana. Es joven, más pequeña que yo. Al principio la sedujo esa ideología; se unió a Juventud Socialista Libre antes de la Caída. Mi padre se puso furioso. Pero yo sabía que no le duraría. —Levantó la vista para mirarme con una media sonrisa—. A Judith nunca le duran las cosas, ¿sabe?
          Lo único que yo sabía en ese momento era que ella tenía muchos billetes entre esos dedos largos y delgados. Estaba haciendo girar el fajo sin darse cuenta. Yo ya había estado sin blanca antes y la pobreza me había hecho más fuerte, pero eso formaba parte de mi vida anterior. Ahora todo era diferente, y pasar hambre se me hacía mucho más difícil.
          —Y ustedes le buscaron una manera de escapar —concluí yo.
          —Mi padre —corrigió—. Conocía a gente que podía sacar personas clandestinamente.
          —No es fácil.
          —No, nada fácil. Ni barato tampoco. —Otra vez esa media sonrisa, pero ahora solo duró un momento; al siguiente había desaparecido.
          —¿Y hace cuánto fue eso?
          —Hace un mes. Se suponía que tenía que llegar aquí hace tres semanas. Pero nunca apareció.
          —¿Sabe quiénes son esos hombres? ¿Son de confianza?
          —Mi padre los conocía. Y confiaba en ellos, si es que se puede decir que él confía en alguien.
          De repente me asaltó un recuerdo.
          —¿Su padre es Julius Rubinstein? ¿El banquero?
          —Sí.
          Recordé el perfil que le habían hecho en el Daily Mail. Uno de esos gánsteres judíos que antes de la Caída se hizo rico y engordó a costa de la sangre de los trabajadores alemanes. Los de su calaña siempre sobreviven; como las ratas que abandonan el barco, huyeron de Alemania, se establecieron de nuevo en otra parte y se agruparon formando colonias infectadas. Decían que ese hombre era tan implacable como un Rothschild.
          —No es un hombre al que convenga enfadar —comenté.
          —No.
          —Su hermana… ¿Judith? La podrían haber capturado los comunistas.
          Ella negó con la cabeza.
          —Nos habríamos enterado.
          —¿Cree que llegó hasta Londres?
          —No lo sé. Necesito encontrarla. Tengo que encontrarla, Herr Wolf.
          Puso el fajo enrollado en mi mesa. Yo lo dejé ahí, aunque siempre que miraba adonde estaba ella, los billetes quedaban justo en el centro de mi campo de visión. Los judíos son todos unos avariciosos y hasta a la guerra son capaces de sacarle partido en su beneficio. Tal vez ella lo vio en mis ojos. Tal vez estaba desesperada.
          —¿Y por qué yo?
          —Porque los hombres que la sacaron y la trajeron aquí son antiguos compañeros suyos.
          No había nada en el fondo de sus ojos, nada más que nubes grises. Y me di cuenta de que había juzgado mal a Fräulein Isabella Rubinstein. Había una razón para que me hubiera elegido a mí, después de todo.
          —Yo ya no tengo ningún contacto con mis compañeros —aclaré—. Las cosas del pasado deben quedarse en el pasado.
          —Usted ha cambiado. —Lo dijo con curiosidad.
          —No me conoce —contesté—. No se atreva a pensar que sabe cómo soy.
          Ella se encogió de hombros, indiferente. Metió la mano en su bolso otra vez y sacó una pitillera y un mechero de oro. Abrió la pitillera con dedos hábiles, cogió un cigarrillo y se lo puso entre los labios. Después me la tendió, abierta. Negué con la cabeza.
          —No fumo.
          —¿Y le importa que fume yo?
          Sí que me importaba y ella se dio cuenta. Encendió el mechero. Al cigarrillo lo rodeaba esa media sonrisa suya. Aspiró profundamente y soltó el humo en medio del aire frío de mi despacho. Entró una corriente por la ventana y sentí un escalofrío aunque llevaba puesto el abrigo. Era el único abrigo que tenía. Miré el dinero. La miré a ella a la cara. Tenía la palabra «problemas» escrita en la frente y yo lo sabía. Y ella sabía que yo lo sabía. Yo no era, precisamente, la persona indicada para rastrear judíos desaparecidos en Londres en el año de Nuestro Señor de 1939. Una vez tuve fe y un destino, pero perdí ambas cosas y seguramente nunca las voy a recuperar. Pero ya solo veía el dinero. Hacía mucho frío e iba a ser un invierno muy duro.
          Cuando la mujer judía se fue, Wolf se quedó allí sentado mucho rato, mirando el dinero. El olor de su cigarrillo se había quedado en el aire, fétido y repugnante. No podía soportar el olor del tabaco. Al otro lado de la ventana estaba muy oscuro. El frío se colaba reptando por el alféizar. Abajo se oían los ruidos del mercado que estaba cerrando y las voces de las prostitutas ofreciendo sus servicios en medio de la noche. La panadería de su casero, que estaba en la planta baja, ya había cerrado. Siguió mirando fijamente el dinero.
          Finalmente echó atrás la silla, se levantó, cogió el fajo enrollado y se lo metió en el bolsillo. Volvió a colocar la silla, rodeó la mesa y se quedó mirando su despacho. En la acuarela de la pared se veía la torre de una iglesia francesa, un pueblo de fondo y un campo delante pintado con una locura de trazos. Tres árboles oscuros salían entre una maraña de broza delante de la iglesia. En la estantería, un ejemplar dedicado personalmente de Fuego y sangre, las memorias de Ernst Jünger sobre la Gran Guerra, compartía espacio con El Hobbit de J. R. R. Tolkien, La caída de la gran raza, obra cumbre de la teoría racial de Madison Grant, una recopilación de la poesía de Schiller y una colección de las novelas de Agatha Christie.
          No había ningún ejemplar del único libro que había publicado Wolf. Se quedó mirándolos. Solo había podido salvar unos pocos de la gran biblioteca que había reunido antes de la Caída. La pérdida de los demás le consumía por dentro. Pero había perdido muchas cosas. Fue al colgador, cogió su sombrero y se lo puso. Su sombra apareció en la pared, como un abrigo sucio. Wolf abrió la puerta y salió.
          Berwick Street, el Soho, una fría noche de noviembre. Las luces eléctricas iluminaban el asfalto con un resplandor lúgubre.
          La sucia librería estaba abierta. Las putas daban vueltas por las calles. Wolf estaba bajo el toldo de la panadería cuando su casero apareció de la nada, como un judío en medio de la noche.
          —Herr Edelmann —saludó Wolf.
          —Señor Wolf —respondió Edelmann—. Me alegro de que nos hayamos encontrado.
          Era un hombre bajito y rechoncho con las manos y la cara tan blancas como la harina. Tenía unos ademanes furtivos.
          —¿Qué ocurre, Herr Edelmann? —preguntó Wolf.
          —No querría molestarle, señor Wolf —empezó Edelmann, y se limpió las manos en los costados, como si todavía llevara el delantal—. Es por la renta, la verdad.
          —¿La renta, Herr Edelmann?
          —Ha pasado ya la fecha de pago, señor Wolf. —Asintió como si quisiera confirmarle algo a un público invisible—. Sí —insistió—, ya hace días que ha pasado la fecha, señor Wolf.
          Wolf se quedó allí plantado y le miró. El panadero cambiaba el peso de un pie al otro.
          —Hace frío, ¿eh? —añadió.
          Wolf se limitó a observarle en silencio.
          —Bueno, odio tener que venir a pedirle que pague, señor Wolf —se atrevió a decir por fin Edelmann—, de verdad que no me gusta, pero así son las cosas, ¿no? Es la naturaleza del mundo.
          Todo en él parecía irradiar disculpa, pero a Wolf no le engañaba. Había un destello de acero bajo la vacilante fachada del panadero. Wolf no se dignó a contestar al comentario. Metió la mano en el bolsillo, sacó un fajo de dinero y contó dos billetes de diez chelines. Lo hizo todo sin dejar de mirar a los ojos al panadero. Guardó el resto del dinero en el bolsillo y se quedó con los dos billetes en la mano. El hombre parecía hipnotizado por ellos. Se humedeció los labios, nervioso.
          —Señor Wolf… —empezó.
          —¿Esto será suficiente, Herr Edelmann? —preguntó Wolf.
          El hombre no se movió para coger el dinero, esperando que él se lo tendiera.
          —La existencia del mal también forma parte de la naturaleza del mundo —añadió Wolf—. Y el dinero no constituye el mal, es la forma en que lo usamos. El dinero es un instrumento, Herr Edelmann, es una palanca. —Todavía sostenía los billetes entre los dedos—. Una palanca pequeña que mueve a la gente pequeña. Pero dame una palanca lo bastante grande y moveré el mundo.
          —Muy interesante, señor Wolf —contestó Edelmann. No había dejado de mirar el dinero en ningún momento—. ¿Quiere pagar un mes por adelantado? Wolf le tendió los billetes. El panadero los cogió y los guardó.
          —Necesitaré un recibo —pidió Wolf.
          —Le haré uno y se lo pasaré por debajo de la puerta.
          —Eso espero —dijo Wolf—. Guten Abend, Herr Edelmann —se despidió, tocándose el ala del sombrero muy brevemente —Buenas noches tenga usted también, señor Wolf.
          Wolf se alejó y el panadero desapareció en la oscuridad, como una sombra. Había habido demasiadas calles oscuras y demasiadas sombras que se perdían en la noche y no las volvías a ver. Wolf pensó en Geli. No había pasado ni un día en que no hubiera pensado en Geli.

Las putas estaban todas por Berwick Street. Se las veía por allí, discretas como sombras, mudas como piedras. Wolf vaciló cuando pasó cerca. Cuando le vieron acercarse, las chicas empezaron a mostrarse más animadas y le recibieron con risas estentóreas. En un pasaje entre dos edificios, una puta gorda estaba en cuclillas, con la espalda apoyada en una pared de ladrillo, cagando. Wolf vio un destello de carne blanca y fláccida y la ropa interior por los tobillos.
          —Mirar es gratis —dijo alguien que estaba cerca.
          Una chica, que no podía tener más de dieciséis años, le miró con una sonrisa. Tenía unos labios rojos en medio de una cara blanca y muy maquillada. Los dientes eran pequeños e irregulares.
          —Venga, señor —dijo sugerente—. ¿Un revolcón rapidito?
          Hablaba con un acento que él conocía bien y se notaba que el vocabulario lo había aprendido leyendo novelas baratas.
          —No te he visto por aquí antes —fue la respuesta de Wolf.
          La chica se encogió de hombros.
          —¿Y qué?
          —Eres austriaca —afirmó Wolf, en alemán.
          —¿Y qué? —volvió a responder ella.
          En el pasaje, la puta gorda se tiró un pedo bien fuerte y se rio mientras continuaba vaciando el contenido humeante de sus intestinos sobre los fríos adoquines. Wolf le dio la espalda.
          —Deberías buscarte otra profesión —le aconsejó a la chica.
          —Váyase al infierno, señor.
          Bajo las farolas ya había unos cuantos clientes dando vueltas, examinando a las chicas. Dentro de pocas horas seguro que el negocio bullía de actividad. Otra puta se acercó. Era una a la que Wolf conocía: Dominique, una mestiza.
          —No le hagas mucho caso —le dijo a la chica nueva—. Es que el señor Wolf es así con nosotras. ¿No es verdad, señor Wolf?
          —Le sonrió.
          Tenía la piel de un suave color marrón, los labios rojos y unos ojos bonitos. La chica nueva miró a Wolf algo insegura. Él conocía la expresión de esos ojos. Estaba intentando ubicarle. Cuando llegó a Londres muchos conocían su nombre; ahora había muy pocos a los que aún les importara.
          —Fräulein Dominique —saludó educadamente.
          —Señor Wolf. —Se volvió hacia su compañera—. El señor Wolf nunca se va con ninguna de nosotras. —Sonrió burlona—. Él solo mira.
          La chica austriaca se encogió de hombros. Tenía la mirada vacía. Wolf se preguntó cómo habría llegado hasta Londres, de qué habría escapado. Se lo podía imaginar bastante bien. Él también tenía cicatrices de una huida muy similar.
          —¿Cómo te llamas? —preguntó.
          —Edith.
          Se tocó el ala del sombrero.
          —Edith… —saludó.
          —Puede follar conmigo por diez chelines —contestó la chica.
          —Una puta de diez chelines —intervino Dominique— no sirve para lo que le gusta al señor Wolf.
          Wolf no dijo nada. No tenía sentido cuando se trataba de las prostitutas. En Viena, antes de la guerra, las veía en Spittelberggasse, una chica detrás de cada ventana iluminada; algunas jóvenes, otras viejas, algunas sentadas, otras de pie, algunas arreglándose el pelo o fumando. Durante un tiempo pasaba a menudo por delante de esas casas bajas de un solo piso con su amigo Gustl. Las observaba a ellas y a los hombres que iban a solicitar sus servicios y veía cómo se apagaban las luces de las habitaciones cuando llegaban a un acuerdo. Se podía saber cómo iba el negocio por el número de ventanas a oscuras.
          La puta gorda (que se llamaba Gerta) había salido del pasaje colocándose la ropa interior. Saludó a Wolf con la mano muy alegremente. Él reprimió un escalofrío de repulsión. La chica joven, Edith, había perdido el interés en él. Un par de hombres que había al otro lado de la calle la miraban con atención, como tratantes de ganado examinando una vaca. La llamaron y ella desapareció entre las sombras. De repente la mestiza Dominique se acercó a él, mucho. Era más alta que Wolf. Sus labios estaban junto a su oreja. Notaba su aliento cálido sobre su piel.
          —Sé lo que usted quiere —dijo—. Y puedo dárselo.
          Había una cierta fuerza en ella; él temía y deseaba lo que ella había notado en él. Bajó la mano, le agarró la entrepierna y se la apretó dolorosamente.
          —Sí… —murmuró Dominique—. Ya lo sé. Y seguro que iba a disfrutar haciéndoselo.
          Durante un momento Wolf se quedó petrificado; ella le había atrapado en la red de su lujuria, eso que los judíos llamaban «la inclinación al mal», la yetzer hará. Pero él era más fuerte que ella; más fuerte que eso. Le apartó la mano.
          —Le agradecería que no volviera a tocarme —advirtió.
          Dominique le miró de arriba abajo. Sonrió y después se fue también, desapareció en la noche. Wolf siguió su camino.

Diario de Wolf. 1 de noviembre de 1939 (continuación)

Por la noche cierra el mercado de la fruta y la verdura y al otro lado de la ventana de mi despacho surge un mercado muy diferente. Putas. ¡Cómo odiaba a las putas! Sus cuerpos estaban infestados de sífilis y otras enfermedades propias de su negocio. Y la enfermedad no era más que un síntoma. Su causa era la manera en la que estaban prostituyendo el amor.
          No sentí lástima por la chica joven, Edith. No. Lo que sentí fue una furia fría, el tipo de furia que, cuando ardía con fuerza, inflamaba mi oratoria. Ver a una chica germana prostituyéndose así, en tierra extranjera, era para mí un recordatorio de mi fracaso, de la forma en que habían prostituido mi país. Una vez Alemania sangró como un soldado; ahora sangraba como una puta. Era una muerte lenta; era morir de amor. Dejé atrás a las chicas. Allí, en medio de la noche, sentí que había unos ojos ocultos que me observaban; pero siempre había ojos observando en la noche. Un misterio no es algo que hace alguien y nadie ve, sino algo de lo que ningún testigo quiere hablar.
          Sabía lo que temía Isabella Rubinstein. Crucé Walker’s Court en dirección a Rupert Street, dejé atrás el pub White Horse y el cine Windmill, y llegué a Shaftesbury Avenue. La zona de los teatros. Las luces eran más fuertes allí y el público paseaba entre los carteristas y las mujeres de moral distraída. En el Apollo Theatre, en la esquina, los paneles eléctricos anunciaban Luz de gas de Patrick Hamilton. Un par de policías que conocía de vista pasaron a mi lado, mirando sin disimulo a las prostitutas. Les saludé con la cabeza y seguí adelante.
          Gerrard Street estaba llena de pequeños clubes y rincones oscuros y polvorientos. A esa hora de la noche los caballeros salían a cenar con sus esposas y los jóvenes con inclinaciones literarias debatían sobre los méritos y las carencias de la poesía de H. B.Yeats, Ezra Pound y el modernismo en general. En la esquina con Dean Street había a un grupo de camisas negras formando un corrillo que no auguraba nada bueno y mirando a los transeúntes con una hostilidad sombría. En una pared vi un cartel electoral de Mosley. La atractiva cara británica de Oswald me miró con ese bigote suyo tan pulcro y la sonrisa irónica. Le hice un saludo muy resuelto y después entré en el Hofgarten.
          Estaba al final de una escalera estrecha, tras una puerta de madera gris que no tenía ninguna placa. No era un club solo para socios, pero tampoco se trataba de un sitio donde fueran habitualmente los que no lo eran. Era un lugar pensado para que la gente con mentalidad afín se reuniera y hablara del pasado. Yo lo aborrecía por todo lo que representaba y todo lo que no era y no podía ser. Empujé la pesada puerta que había al final de las escaleras y entré.
          Dentro estaba oscuro y lleno de humo. El olor a fuerte cerveza bávara flotaba en el aire como las gruesas faldas de una campesina tendidas a secar. Oí risas, charla de borrachos y el sonido seco de las piezas de ajedrez contra el tablero. Había un pequeño piano en una esquina, pero nadie lo estaba tocando. Era demasiado temprano esa noche y años demasiado tarde para que alguien estuviera interpretando la Horst Wessel Lied.
          Sentí que muchos ojos se fijaban en mí. Noté que el tono de la conversación cambiaba. Años atrás me habría regocijado con eso. Pero en ese momento apreté la mandíbula y lo soporté como pude. Colgué el abrigo y el sombrero y fui hasta la barra.
          —¿Qué le sirvo, señor?
          —Quiero una infusión —respondí.
          Era un hombre corpulento y feo; un perfecto ario. La cara que se volvió hacia mí empezó a abrir unas verdaderas fauces con intención de manifestar burla o indignación, y al hacerlo dejó al descubierto un buen puñado de oro; era uno de esos hombres que llevan encima todo lo que tienen de valor, estaba claro. Pero no llegó a decir nada. Al mirarme bien, su cara cambió y cerró la boca sin soltar ninguna de las perlas de sabiduría que tenía intención de trasmitir.
          —¿Un té, señor?
          —Por favor.
          —Claro. Por supuesto, Herr
          —Wolf —terminé.
          Se frotó las manos, como si tuviera frío.
          —Wolf. Claro.
          —¿Ha venido ya Herr Hess? —pregunté.
          Al oír ese nombre le faltó poco para ponerse firme.
          —Todavía no, señor —respondió.
          Señalé una mesa vacía que había en un rincón.
          —Me voy a sentar allí —informé—. Lléveme el té cuando esté listo.
          Él asintió con su considerable cabezón. Un granjero de Austria, parecido a los que se criaron conmigo. La sal de la tierra. Me pregunté si sería más listo de lo que parecía. Fui hasta la mesa vacía y me senté. Me alegré de que la sala estuviera casi a oscuras. Demasiadas caras familiares, demasiados recordatorios de un pasado que el mundo ya había olvidado y que yo intentaba dejar atrás. Rocé con la yema del dedo el fajo de billetes que llevaba en el bolsillo del traje. Hacía tres años que no venía al Hofgarten.

          —Nosotros luchamos por el alma de este país y por el alma del mundo. Debemos luchar, porque los hombres como nosotros, los que cambiarán el mundo, nunca consiguen nada sin luchar. Nosotros, los camisas negras, hemos sido llamados para dirigir a la nación hacia una nueva civilización superior. Hay un cáncer creciendo entre la niebla, el cáncer del judaísmo. Esta es nuestra revolución. Vamos a recibir un bautismo de fuego. Recordad, todos tenéis voz. Tenéis voto. Votad por Mosley. Triunfaremos sobre la adversidad…
          —Apagad la maldita radio —pidió alguien.
          Su sombra avanzó sobre la mesa antes de que le viera. Creo que me había quedado dormido. El humo de las pipas y los cigarrillos hacía que me picaran los ojos. Mi té llevaba un rato enfriándose sobre la mesa.
          —Hess —saludé.
          Tenía el pelo negro grueso y ondulado y pobladas cejas también negras. Su sonrisa era genuina, pero cauta. Era comprensible.
          —Wolf —contestó.
          Durante un segundo pensé que iba a intentar abrazarme. Me levanté de la silla y le estreché la mano muy formalmente.
          —Me alegro de verte —dijo él.
          —Yo también.
          Le miré. Se conservaba bien. Londres no se había portado mal con Hess. El pelo se le veía brillante y bien cuidado. La chaqueta negra, que tenía los relámpagos de los camisas negras en las solapas, le sentaba bien. Parecía hecha a medida. Llevaba botas de montar y lucía barriga. Hess se había puesto gordo en esa ciudad extranjera después de la Caída.
          —Veo que te va bien.
          Se dio una palmadita en la tripa.
          —Voy tirando —dijo.
          Le señalé la silla que tenía delante, al otro lado de la mesa, y me senté. Él hizo lo mismo.
          —¿Quieres que te pida algo? —preguntó, pero yo negué con la cabeza—. Nunca vienes por el Hofgarten —se quejó—. Tampoco vienes a verme. Me gustaría ayudarte, al menos. Con dinero…
          —No quiero tu dinero.
          Suspiró.
          —Lo sé.
          Le hizo un gesto al camarero. El hombre trajo una copita de brandy y la dejó junto al codo de Hess. Este hizo girar el líquido en el fondo de la copa, lo olió con placer y le dio un sorbo.
          —¿Es bueno?
          —Fantástico.
          Le arranqué la copa de la mano de un manotazo y cayó al suelo haciéndose añicos tras derramar el brandy en la mano de Hess. Oí que arrastraban sillas por el suelo y vi que tres hombres se levantaban. Los examiné. Hess sacudió la mano fláccida y después se chupó los dedos. Me miró con tristeza.
          —Tráeme algo para limpiarme, por favor, Emil —pidió, y le hizo un gesto a sus hombres para que se volvieron a sentar.
          —Veo que ahora llevas escolta —comenté.
          —Son tiempos peligrosos —respondió Hess—. Hay que tomar precauciones.
          El enorme camarero trajo un pañuelo de seda. Vi que tenía bordadas las iniciales RH. Hess se limpió la mano con sumo cuidado y se lo devolvió al camarero.
          —Gracias, Emil.
          Me quedé mirándole fijamente desde el otro lado de la mesa.
          —No quería faltarte al respeto —aclaró.
          —Estoy seguro de que no.
          —¿Qué necesitas?
          —Información.
          Asintió.
          —He oído que trabajas como detective privado —añadió.
          —Has oído bien.
          Su mirada se volvió tan blanda como su cara.
          —Antes te llamaban «el Tambor»…
          —Siempre he luchado —dije—. Pero siempre he luchado por el orden. —Le di un sorbo al té frío—. Tiene que haber un orden en todas las cosas.
          —Sí, por supuesto. —Se aflojó la corbata—. ¿Qué necesitas saber?
          —Estoy buscando a una chica. Ha venido a Londres desde Alemania.
          —Ya veo. Sin papeles, naturalmente.
          —Sí.
          —Algo así no es imposible, pero tiene su precio.
          —Cuéntame, Rudolf. ¿Desaparece mucha gente en el viaje desde Alemania?
          —¿Desaparecer cómo?
          —Es judía —confesé en voz baja.
          Me miró fijamente a los ojos.
          —Wolf… —empezó.
          —No.
          —Por el amor que te profeso, por favor, no me preguntes.
          —Necesito saberlo.
          —Hay puertas que es mejor que permanezcan cerradas —aseguró. Apartó la silla y se levantó—. Por el bien de nuestra amistad.
          —Me miró con curiosidad—. ¿Y a ti qué te importa lo que le haya pasado a una judía?
          —No me importa.
          —Ven a trabajar para mí —ofreció en un impulso, pero vio la cara que puse—. Conmigo, quiero decir. Se puede ganar dinero, conseguir poder. Aquí soy alguien, Wolf. Soy un hombre con influencia.
          —Hess, eres un chulo de putas y un ladrón. Has cambiado tu honor por dinero.
          —No me hables así.
          —¿Y cómo quieres que te hable?
          Se rio al oír eso.
          —Tal vez simplemente es que ya estoy por encima de ti —se atrevió a decir.
          —Lo que has hecho ha sido rebajarte —contesté—. Pero yo sigo igual. No pueden comprar tan barata mi integridad.
          —Eres una sombra de lo que una vez fuiste. Un fantasma. —Volvió a reír, pero con un tono triste, amargo—. La Caída supuso tu muerte. Lo que queda solo es una parodia de lo que una vez fuiste.
          Me levanté también. Era más alto que yo, pero siempre fue menos hombre.
          —Por favor. No vayas por ahí haciendo esas preguntas, mein Freund.
          —Dame un nombre —exigí.
          Hess suspiró. Metió la mano en el bolsillo de la pechera y tiró sobre la mesa una tarjeta de visita. La cogí. En un papel grueso y caro había impresa una dirección del East End y nada más. En la parte de atrás, un símbolo que hacía tiempo que no veía: una esvástica.

La noche estaba llena de ojos que observaban. Wolf salió del Hofgarten. Al final de la calle el grupo de camisas negras que vio antes estaba dándole una paliza a un hombre tirado en la acera. El hombre estaba en posición fetal, intentando cubrirse la cabeza con las manos inútilmente. Los camisas negras llevaban botas de suela gruesa y le estaban dando unas patadas salvajes. Un par de policías lo miraban todo desde lejos, impasibles. En el aire se notaba el olor del sudor, la sangre y la violencia. Era un olor que Wolf conocía bien y que le encantaba. Había dos dientes blancos en el suelo al lado de la víctima. Wolf se detuvo un momento cuando pasó a su lado. Uno de los camisas negras se limpió el sudor de la cara con el dobladillo de la camisa.
          —¿Qué está mirando? —preguntó.
          Wolf negó con la cabeza y siguió su camino. Tras él la víctima gemía con la voz quebrada. Oswald Mosley miraba a Wolf desde las paredes, sonriendo con cara de triunfador. Wolf siguió andando.
          Había ojos en la noche, observando. Sintió sombras que se movían a su alrededor. Se detuvo e intentó ver algo parándose delante de algunos escaparates para intentar distinguir un reflejo, encontrar alguna pista de la identidad de quien lo estaba vigilando. Tal vez no había nadie. Pero los olía, había detectado su rastro: cazadores en la noche. Había utilizado el nombre de Wolf en la década de los veinte y decidió adoptarlo otra vez en Londres. Siempre había sentido que tenía cierta afinidad con los lobos.*
          Había guardado la tarjeta de visita en el bolsillo del traje. No le había gustado ver a Hess otra vez, no le gustaba que le recordaran lo que había pasado; cómo Hess había ascendido mientras él caía. Tenía un dolor permanente en la pierna izquierda. Se la rompió en el campo y no se curó bien; le dolía cuando hacía frío. Cuando escapó solo le faltaban tres días para cumplir cinco meses allí. A veces echaba de menos Alemania con cada fibra de su cuerpo, tanto que era como un auténtico dolor. Sabía que había pocas probabilidades de que volviera a ver su país.
          Los años cuarenta estaban a la vuelta de la esquina. La Navidad se podía oler en el aire; en la zona de Charing Cross Road ya empezaban a verse los primeros adornos. Se cruzó con un hombre que empujaba un carrito de castañas asadas. Tenía la tez morena de un gitano. Tras la Caída, la ciudad se había llenado de refugiados, pero estaban cerrando las fronteras y la tensión aumentaba por momentos. Wolf compró la edición vespertina del Daily Mail y les echó un vistazo a los titulares mientras caminaba. «El duque de Windsor le da su apoyo a Mosley», decía en la primera página. Bueno, eso no sorprendía a nadie. Ese rey que había abdicado apoyó siempre también la política de Wolf, cuando Wolf todavía estaba en política. Pero cometió una gran estupidez casándose con esa americana. El amor era una fuerza más débil que el odio, y Wolf no podía evitar despreciar al anterior monarca por eso.
          Ahí. ¿Era una sombra lo que se movía detrás de él? Wolf se metió en un callejón. Un hombre con un traje negro y una cara común y corriente. Pero siguió andando, ajeno a sus movimientos al parecer. Wolf salió del callejón. Se encontró al lado de Collet Bookshop, que todavía estaba abierta a esa hora, con revolucionarios de café conspirando entre panfletos izquierdistas y propaganda comunista. El hombre del traje negro había desaparecido. Wolf siguió caminando y se paró ante Marks & Co. para mirar los libros que tenían fuera. Ficción popular, libros gastados y con marcas. El halcón maltés de Dashiell Hammet. Toda una hilera de novelas de P. G. Wodehouse. Otro ejemplar de El Hobbit. Una edición revisada de From a View to a Death de Anthony Powell. Pero Wolf no le tenía mucho cariño a ese idioma tan débil de los ingleses. El alemán tenía un tono marcial; nunca parecía débil ni trasmitía miedo. Siguió andando.
          Caminando sin rumbo, Wolf llegó a Oxford Street y volvió a mirar su reflejo en los escaparates. Tenía el pelo negro, que ya empezaba a retroceder a la altura de las sienes, una frente amplia, la barbilla fuerte y las orejas que sobresalían un poco. No llevaba bigote. Ya no podía soportar el bigote.
          ¡Ahí!
          Se giró bruscamente y empezó a caminar muy decidido en la dirección por la que había venido. Un segundo hombre, bastante joven, con un traje negro y corbata, como un sepulturero subempleado, había empezado a girar hacia otro lado, pero ya era demasiado tarde. En un segundo Wolf llegó a su lado, lo agarró por las solapas, lo estrelló contra una pared de ladrillo y acercó su cara todo lo que pudo a la del extraño.
          —¿Quién eres? —preguntó en voz muy baja—. ¿Qué quieres?
          El hombre no se resistió.
          —Disculpe, amigo —dijo—. Creo que se confunde conmigo.
          A pesar de su buena dicción, su acento sonaba claramente americano. Wolf lo soltó. El hombre no había opuesto resistencia, aunque parecía poder plantarle cara si quisiera. Bajo ese traje barato, tenía un cuerpo fuerte y fibroso.
          —¿Por qué me estás siguiendo? —preguntó Wolf.
          El hombre pareció avergonzado.
          —¿Sabe cómo se va al Museo Británico? Esta maldita ciudad es muy confusa. Creo que me he perdido.
          —Sí, seguro que te has perdido —contestó Wolf. Estaba atravesando al hombre con la mirada—. El museo está cerrado ahora.
          —¿Ah, sí?
          Había un extraño brillo en los ojos del hombre. Las manos de Wolf apretaron sus solapas. El hombre siguió sin demostrar intención de pelear. Parecía estar mirando a Wolf con cierta ironía. Y esa no era una cualidad con la que Wolf contara, ni tampoco una que valorara positivamente.
          —¿Dónde está tu amigo? —quiso saber Wolf.
          —¿Perdón?
          Wolf escupió. La flema se estrelló contra la pared de ladrillos, justo encima del hombro del hombre, y empezó a deslizarse muy despacio.
          —No esperéis un segundo aviso —advirtió.
          Se giró tan bruscamente como se había acercado y se fue. No miró atrás para ver si el otro hombre todavía le estaba siguiendo.

En Berwick Street, las putas estaban muy ocupadas con su trabajo. El observador en la oscuridad vio al detective salir de su despacho, hablar con la puta alemana joven y con la negra y después irse, pero se quedó allí. Tenía tiempo. Todo el tiempo del mundo. Examinó a las putas.
          Estaba envuelto en las sombras. Era como un fantasma, o como el hombre invisible de H. G. Wells. En su invisibilidad estaba su poder. Notó el cuchillo debajo del abrigo, la suavidad del mango en contraste con lo pulidos que estaban la punta y el filo. Qué sensación más agradable. Observó a las putas, al marinero que hablaba con la joven alemana o austriaca; no tenía muy clara la diferencia, pero no importaba. El marinero la cogió de la mano y los dos desaparecieron entre las sombras. Apretó el cuchillo y acarició el metal. Ellos no lo veían, nadie lo veía. Lo único que tenía que hacer era escoger. La tenía muy dura, hasta le dolía incluso, pero era un dolor bueno: el dolor de la anticipación. Pronto. No necesitaba apresurarse. La espera era la mitad del placer, pero tal vez él no lo viera así. Era solo una fantasía. No iba a hacer nada. Todavía no. Pero podía imaginárselo todo desde allí, escondido, observando a las mujeres, sujetando el cuchillo. Las cosas que les haría. No lo veían. Pero él a ellas sí.
          Después vio que el detective regresaba. Una figura menuda, sin nada de particular. Pero las apariencias engañan. Era por el detective por quien estaba haciendo eso. Observó los pasos cansados del hombre. El detective pasó muy cerca, casi rozándole, y él contuvo la respiración, pero el detective ni se fijó. Nadie se fijaba nunca. Después de que se alejara, él apretó la espalda contra los ladrillos y siguió observando a las prostitutas otra vez, con la mano en el bolsillo. La tenía muy dura y un momento después notó un calor agradable y se le quedó fláccida. No iba a hacer nada. Todavía no.
          Pero pronto.

En otro lugar y otro tiempo, Shomer está soñando.

* Wolf, el nombre que utiliza el personaje, significa «lobo» (N. de la T.). (Volver.)


© 2014 Lavie Tidhar
© 2017 Kailas Editorial
© 2017 Puerto Barruetabeña Díez, por la traducción

Un hombre sueña despierto sale a la venta el 14 de marzo de 2017.

Inicia sesión y deja un comentario