Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Justicia auxiliar de Ann Leckie, la venganza de una IA

Ancillary Justice - Destacada

Una novela que hace justicia (guiño, guiño) a los premios que se ha llevado.

Breq no se llama Breq. Su auténtico nombre es Uno Esk Diecinueve, o quizá tampoco. Y no es estrictamente un ser humano: antes era una de las incontables «auxiliares» de la nave militar Justicia de Toren, uno de los muchísimos apéndices itinerantes controlados por la inmensa inteligencia artificial de la nave estelar, creados a partir de prisioneros de guerra porque las Convenciones de Ginebra, igual que la Tierra, llevan mucho tiempo olvidadas. Pero ahora de la Justicia de Toren solo queda ella, y Breq —llamémosla Breq— busca venganza. O justicia, según se mire.

Ancillary Justice - Portada audiolibro

Portada del audiolibro


Ann Leckie nos presenta la historia en primera persona, utilizando a la propia Breq como narradora, y resulta que a efectos prácticos esa narradora es casi omnisciente o no según el capítulo, cosa que por una parte ya transmite a la novela una frescura inesperada y, por otra, convierte a la protagonista en uno de los personajes más interesantes que he leído en los últimos tiempos.

La onmisciencia de la narradora es de quita y pon porque en los capítulos pares Breq (o más bien Uno Esk) retrocede veinte años y narra los acontecimientos que llevaron a la destrucción de la nave Justicia de Toren. Las escalas de esta narración varían desde el misterio al que se enfrentan sus auxiliares en un planeta ocupado, bajo las órdenes de la teniente Awn, hasta los conflictos a escala interplanetaria de las grandes familias, sujetas a un sistema de castas y clientelismo en cuya cima se encuentra Anaander Mianaai, divina señor del Radch, la de los mil cuerpos.

Ancillary Sword - Portada

La continuación sale el 7 de octubre de 2014.


Pero en los capítulos impares Breq nos cuenta su difícil misión autoimpuesta, que en realidad podría decirse que entra de lleno en lo suicida (y tiene algunas escenas de acción muy memorables, por cierto). A partir de su encuentro con la teniente Seivarden, superviviente de la destrucción de otra nave mil años antes y conservada en una cápsula de escape, vamos averiguando capítulo a capítulo en qué consiste el plan de Breq y cómo pretende llevarlo a cabo. Y al mismo tiempo descubrimos aspectos inesperados de su mente artificial, una inteligencia aguda en extremo pero dotada de programación emocional, es decir, de sentimientos; una mente capaz de cometer errores y de reaccionar por impulso, pero también capaz de efectuar un análisis lúcido de su comportamiento, hasta el punto de que uno de los mayores alicientes para el tradicional «un capitulete más» es sumergirse en ella. Un personaje interesante, ya digo, que tiene un contrapunto muy acertado en Seivarden (y no solo porque nos permita echar un vistazo dinámico al pasado lejano del imperio, que también).

Uno de los aspectos de Justicia auxiliar de los que posiblemente ya habréis oído hablar es su uso de los géneros gramaticales para referirse a las personas. Los radchaai —ciudadanos del Radch, que es como se llama el imperio romanogaláctico en que se ambienta la novela— se preocupan muy poco del sexo de los individuos, y la traducción al inglés utiliza arbitrariamente el femenino para referirse a todo el mundo, como estoy haciendo yo en esta reseña. Y aunque hay pistas que permiten averiguar el sexo de muchos de ellos, porque a veces se emplean los idiomas de planetas conquistados, llega un momento en que comprendes que estar continuamente atento a lo mismo te saca demasiado de la historia. Y lo dejas estar. De verdad lo dejas estar, aparte de algún «anda, qué cosas» suelto, porque sale más a cuenta dedicar tus ciclos mentales a los temas mucho más interesantes que toca el libro, como la indecisión, la voluntad o la misma consciencia.

Ancillary Justice - Boceto

Boceto de John Harris, autor de la portada


Y dado que se ha sabido hace poco que Ediciones B tiene los derechos de la novela para sacarla en castellano (posiblemente en abril de 2015), vayan por delante mis condolencias a la traductora —sigo hablando en radchaai— que se encargue de este libro, porque va a tener que echarle horas revisando pronombres y determinantes. Pero también mi enhorabuena, porque antes de eso va a pasárselo pirata con una novela sugerente, atrevida, musical, inteligente y divertida.

Sinopsis

Justicia auxiliar

En un planeta helado y remoto, una soldado llamada Breq se está acercando al cumplimiento de su misión. En el pasado, Breq era Justicia de Toren, una crucero de batalla colosal con una inteligencia artificial que conectaba a miles de soldados que servían al Radch, el imperio que había conquistado la galaxia. Ahora, un acto de traición la ha hecho pedazos y solo cuenta con un único y frágil cuerpo humano, numerosas preguntas sin responder y un ardiente deseo de venganza.

Inicia sesión y deja un comentario

2 Responses to “Justicia auxiliar de Ann Leckie, la venganza de una IA”