Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Challenger, una novela construida sobre 73 segundos

Challenger - Destacada

Guillem López crea una novela collage en la que lo cotidiano da paso a lo extraordinario.

El 28 de enero de 1986, el transbordador espacial Challenger estalló a los 73 segundos de su despegue. Puesto que su despegue se estaba retransmitiendo en directo, millones de personas asistieron a la desintegración de la nave y a la muerte de sus siete tripulantes. Y de entre esos millones de personas, Guillem López selecciona un puñado considerable y cuenta qué estaban haciendo minutos (a veces horas) antes o después del estallido del Challenger: en su novela hay 73 entradas que son capítulos que son microhistorias, y cada una de ellas la protagoniza un personaje o una pareja de ellos.

Como en Vidas cruzadas de Raymond Carver, o como en Magnolia de Paul Thomas Anderson, sus historias se superponen, se complementan, se encuentran, y juntas tejen un tapiz, el propio Challenger (el volumen en cuestión, que por cierto es la primera novela no ilustrada de la siempre valiente y maravillosa Aristas Martínez), una obra ambiciosa que consigue todo lo que se propone.

Challenger - Despegue

El Challenger, en el momento del despegue.


Quizá podría decirse que Challenger es un libro de relatos, pero no. Es más bien un libro de historias entrelazadas, un puzle enorme y 100% degustable que toma como punto de partida esos 73 segundos. Los 73 segundos que se mantuvo en el aire el famoso transbordador espacial. El reto parecía ser el de encerrar 73 historias en esos 73 segundos (y algunos más), para que constituyeran un mosaico que explicara lo que ocurría en ese momento en Miami, la ciudad del despegue. Es una suerte de Verano del cohete en el que se cruzan desde Philip K. Dick —la historia #Jacob guarda auténticos parecidos con el arranque de Doctor Moneda Sangrienta y con la obsesión general de Dick por los oficios— hasta Isaac Asimov (otro de los tótems de López), componiendo un pequeño vistazo en un día cualquiera a un mundo en el que todo es posible, o al menos en el que lo sobrenatural interpreta su pequeño papel.

Imaginad, 73 historias. Historias de todo tipo. Desde parejas de jubilados que estaban viendo la televisión hasta niños que acababan de presenciar una pelea entre sus padres y también estaban viendo la televisión, pasando por presos, un tal Claudio (fan del «hombre gato», que en realidad es Batman), tripulantes de un barco pesquero, un ingeniero de despegue y unas chicas que pasaban la tarde en la biblioteca Whitman, uno de los escenarios recurrentes de la novela junto con la Autopista 95. Lo que ocurre es que toda esa gente está pasando por lo que parece un momento más de su vida y no es así. Porque la pareja de jubilados cree ver una cara «horripilante» en televisión cuando estalla el transbordador; el niño que ha visto a sus padres discutir sabe a ciencia cierta que algo horrible le ha pasado a su madre nada más salir de casa, en la autopista; en la autopista en cuestión hay un montón de coches parados por ese algo horrible, y en esos coches hay otro montón de historias; y el barco pesquero acaba siendo atacado por una criatura que no parece de este mundo.

Challenger - Explosión
La explosión del Challenger es, pues, una grieta. La grieta que conecta el mundo de lo real con el mundo de lo posible. Lo que está ahí y lo que podría estar. Nuestras pesadillas. La ficción. Lo extraordinario, o en este caso lo extraordinariamente terrorífico. Un ejercicio de poderoso pulso narrativo y brillante intención, capaz de conectar dos mundos, el de la realidad y la ficción, a partir de un puñado de vidas que actúan como las piezas que cubren los pequeños engranajes de esa máquina perfecta que llamamos novela. Os gustará si os gustan las historias que contienen mundos hechos de pequeñas piezas, un poco como Perdidos cuando la cosa consistía en dedicar un capítulo a cada personaje.

Sinopsis

Challenger

El 28 de enero de 1986, el transbordador espacial Challenger estalló a los 73 segundos de su despegue. El accidente fue retransmitido por televisión y millones de personas pudieron verlo en directo, causando una gran conmoción en la sociedad norteamericana.

Challenger es un mosaico de vidas cruzadas, instantes que dibujan una estela en el Miami de hace tres décadas y descorren el velo que separa lo extraño de lo cotidiano en setenta y tres momentos acontecidos aquella mañana de enero. Un escenario en el que se dan cita espías soviéticos, sociedades secretas, cazadores y monstruos de las alcantarillas, universos paralelos y policías en la encrucijada.

Inicia sesión y deja un comentario