Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

Condenada, de Chuck Palahniuk

Condenada, de Chuck Palahniuk

<em>Condenada</em> es puro Palahniuk, aunque un Palahniuk desenfocado.

Decidido a convertir La Divina Comedia de Dante en una suerte de pastiche pop de tintes macabros, Chuck Palahniuk mide a su protagonista, una ex niña gorda y rica, con el mimísimo Satanás. Condenada narra el mayor descenso a los infiernos (esta vez, literal) ideado por la mente que imaginó el trágico final del chico de la piscina (porque todos recordamos al protagonista de Tripas, el relato incluido en su monstruosa Fantasmas, y lo que ocurrió con el sumidero asesino).

Madison Spencer, Maddy, tiene 13 años el día en que decide ir demasiado lejos (al principio cree que con la marihuana, aunque no tardará en descubrir que la cosa tiene más que ver con su hermano ficticio, Goran, y un estúpido juego adolescente) y acaba palmándola. Ese día aterriza en el Infierno, o, mejor dicho, es trasladada a una de sus pringosas celdas por un chófer que acude a buscarla a su propio entierro en un Lincoln Town Car. Y allí conoce a un puñado de chavales (la típica Chica Popular, el Empollón, el Jugador de Rugby, el Punkie de la Cresta Azul) con los que forma una peculiar pandilla e inicia su aventura (su odisea de tintes vengativos, y aquí vale incluso arrancarle el bigote a Hitler) cruzando desiertos de caspa y grandes océanos de esperma desperdiciado. Una aventura que incluye pasar interminables horas (en el Infierno el tiempo no existe y nadie sabe exactamente cuántos siglos lleva muerto) llamando a casas de vivos e interrumpiéndoles la cena para hacerles estúpidas encuestas. Estúpidas encuestas que Maddy convertirá en auténticas confesiones sobre lo que realmente ocurre cuando mueres, y, en concreto, cuando mueres y has sido realmente malo, lo que producirá una suerte de efecto llamada entre los moribundos que descuelgan el teléfono y se encuentran con la voz de esa chica que, sin que ellos lo sepan, es la hija de una de las actrices más famosas del momento y de un multimillonario más preocupado por la cantidad de carbohidratos que ingiere a diario que por la existencia errática de su propia hija (antes de muerta).

Dicho todo esto, añadiremos que Condenada es puro Palahniuk, aunque un Palahniuk desenfocado, que arranca con fuerza (y es altamente disfrutable entonces) pero se desdibuja a medida que la cruzada de su protagonista va volviéndose un sinsentido ajeno a lo que parecía el quid de la cuestión, un quid de la cuestión que resulta ser otro al cierre de la novela, un cierre que no lo es en absoluto, porque el escritor ya ha anunciado que piensa hacer una trilogía de las aventuras de la chica Spencer, así que, aunque lejos de igualar sus mejores disparos (entre los que brilla Asfixia), podemos decir que la cosa promete.

Sinopsis

Condenada

Maddy, una chica de trece años rica y gorda, muere por sobredosis y va al infierno. Allí conoce a una pandilla de condenados y emprende con ellos una misión que los llevará a atravesar distintas regiones del averno (el Desierto de Caspa, el Valle de los Pañales Desechables Usados) para enfrentarse al mismísimo Satanás.

Inicia sesión y deja un comentario