Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

El dios asesinado en el servicio..., fantasía urbana marca España

El dios asesinado en el servicio de caballeros - Reseña - Destacada

Sergio S. Morán firma el folletín fantástico que necesitaba la fantasía española.

Verónica Guerra es detective privada, pero digamos que no es de una de esas de las sombrero y gabardina. Tampoco ahoga sus desamores entre efluvios de whisky ni se dedica a recorrer los bajos fondos de una ciudad decadente mientras llora en silencio la pérdida del gran amor de su vida. Verónica Guerra se hace llamar Parabellum, vive en Barcelona, es autónoma y para pagar la temida cuota mensual de la Seguridad Social es detective privada, pero detective privada del mundo paranormal, de un mundo paranormal lleno de vampiros, gorgonas, minotauros, dioses de todo tipo y cualquier otra criatura que os podáis imaginar. ¿Qué le deparará su nuevo caso?

¿Qué hace ese cadáver en el maletero de mi coche?

Dios asesinado - Morán
La novela empieza por todo lo alto: Parabellum despierta con amnesia y con un mensaje escrito por ella misma en su brazo izquierdo, que reza: «tienes el cadáver de un dios en el maletero». A partir de ese momento la cosa se va un poco de madre. Verónica lleva el cadáver a su compañero Antón, un vampiro forense, y más tarde contará con la ayuda de Arancha, su amiga médium. Aparte del pequeño problema con el cadáver (que resulta ser el de un dios), tendrá que investigar un extraño caso de allanamiento a la casa de Carlos Arnesto, famoso presentador de un programa de variedades, para ganarse las lentejas.

Así comienza la novela y así comenzará a enredarse la trama y las circunstancias de nuestra protagonista, que también tendrá que lidiar con su vida personal y la complicada relación que mantiene con su pareja, que por supuesto no sabe nada de su trabajo ni del sustrato paranormal del mundo que les rodea.

Sergio S. Morán - Celsius 2016

Aquí el autor, intentando dirigir una partida de rol en el festival Celsius 232 mientras le van pidiendo que firme libros.


Uno de los elementos más destacados de El dios asesinado en el servicio de caballeros es sin duda su protagonista. Parabellum, o Verónica, es un personaje redondo al que vamos conociendo poco a poco a medida que avanza la novela y cuyo desarrollo está hilado con la trama. Las pasa canutas en su trabajo y con su pareja, todo ello mientras tiene que resolver una enrevesada trama digna de una novela negra. Porque El dios asesinado en el servicio de caballeros no deja de ser una novela negra de estructura muy clásica, con el pequeño aliciente de los elementos sobrenaturales que salpican la ambientación creada por Sergio S. Morán. Tenemos a una detective con sus problemas, un cadáver que no sabemos de dónde ha salido y un extraño caso que encargan a la protagonista, que iremos desentrañando y que irá envolviendo el resto de elementos y personajes hasta llegar a esa gran revelación final.

Los personajes secundarios son otro de los grandes alicientes del relato. Se nota que Morán es un gran conocedor de la mitología (al menos de la griega y la nórdica, que son las más presentes en el libro). Nos vamos a encontrar con minotauros, valkirias, la ambrosía, agua del río Lete y muchas referencias y guiños más. De hecho, los secundarios son tan interesantes que no negamos que quizá les falte algo de chicha y que nos gustaría que estuvieran algo más desarrollados, pero eso no deja de ser una señal de que Morán ha hecho las cosas bien y ya tendrá tiempo para darles más juego en los próximos casos de la detective Parabellum, porque no dudamos que El dios asesinado en el servicio de caballeros es tan solo la primera novela de una saga de fantasía urbaba ambientada en España.


En España, sí, porque como decíamos la novela tiene lugar en Barcelona (y en alguna que otra localización de la Península), pero quizá este sea uno de los puntos más negros del mundo creado por Morán. Barcelona no deja de ser un mero atrezo en el que tienen lugar los acontecimientos: la novela podría ocurrir en casi cualquier otra parte y daría igual, la ciudad no forma parte de la mitología utilizada por el autor y se convierte en mero escenario, pero hay fútbol de por medio, claro, porque si no no estaríamos en España. Aunque se centre en otros aspectos, tratándose de una novela de fantasía urbana no deja de dar la sensación de que podría haberse aprovechado mucho más un localización tan jugosa como Barcelona. No obstante, el amplio conocimiento mitológico del autor y la variedad de criaturas (con sus características conocidas) que adornan la novela suplen bien esta carencia.

El dios asesinado en el servicio de caballeros adolece de algunas cosas, como hemos ido comentando, pero lo que hace bien lo tan bien que consigue sobreponerse a sus defectos y se ha convertido en uno de los libros fantásticos más entretenidos que han aparecido en las librerías durante los últimos meses. Es ligero, muy divertido y tampoco es demasiado largo. En otras palabras, una de esas lecturas que hace mucha falta de vez en cuando.

Los muertos me quieren muerta - Sergio S. Morán - Destacada
Ah, y si queréis ver lo que os espera en las páginas de la novela, recordad que Sergio S. Morán nos dejó publicar en exclusiva un relato titulado Los muertos me quieren (muerta), precuela del libro en sí y presentación de varios de sus personajes.

Sinopsis

El dios asesinado en el servicio de caballeros

Verónica Guerra, alias Parabellum, se acaba de encontrar el cadáver de un dios griego en el maletero del coche y no recuerda qué hace ahí. Pero Verónica es detective paranormal y eso no es lo más raro que ha visto. Todo apunta a que ha sido apuñalado en un caso más de peleas de bandas entre panteones mitológicos y mucha gente parece interesada en que no lo remueva más de lo necesario. A Verónica le gusta su trabajo y un misterio así puede ser difícil de ignorar; aunque quizá no tanto cuando hay facturas que pagar y otros casos que resolver.

El problema es que tras el descubrimiento del cadáver los acontecimientos se precipitan, con el riesgo de que dos facciones divinas acaben declarándose la guerra en pleno centro de Barcelona. Verónica tendrá que vérselas con valkirias, vampiros, fantasmas y duendes irlandeses y evitar acabar siendo convertida en piedra si quiere resolver el caso. Y todavía debe sacar tiempo para llevar su coche a pasar la ITV.

No es una semana fácil para Verónica. Pero nadie dijo que ser detective paranormal fuera un trabajo fácil.

Inicia sesión y deja un comentario