Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Para más información vea la política de cookies.

Cerrar

El rithmatista, las tizas nunca dieron tanto que hablar

El Rithmatista - Reseña - Destacada

Tizas y criaturas de dos dimensiones en la nueva novela de Brandon Sanderson.

A principios de año, el sello fantástico de Ediciones B publicaba una nueva novela de Brandon Sanderson. Si a este señor ya es complicado seguirle el ritmo de publicación en inglés, en España tenemos el privilegio de contar con gran parte de su bibliografía publicada en nuestro idioma. Después de la novela corta La espada infinita: Redención, de la que ya hablamos largo y tendido cuando se publicó en diciembre, le ha tocado el turno a El rithmatista, una nueva genialidad de este mago de las palabras.

Primero que nada, ojo: El rithmatista forma parte de una trilogía que Sanderson tiene pensado ir publicando poco a poco en los huecos libres que tenga entre sus grandes sagas y la segunda parte no está entre sus proyectos inmediatos. Así que si sois del tipo de persona que prefiere esperar a que esté todo publicado antes de meterse con estas grandes sagas, o sois de aquellos que no quiere tocar ni con un palo los miles de páginas con los que suelen contar estas historias, estáis sobre aviso. Pero ¿de qué va El rithmatista?

La tiza como elemento mágico

El Rithmatista - Mapa

El mapa de las Islas Unidas.


Una de las cosas más destacables (y que hace que el libro no se convierta en una aburrida y arquetípica historia de novela fantástica de aprendizaje) es que el protagonista de la historia no es un rithmatista. Joel, el chico al que acompañaremos a lo largo de las 448 páginas que componen el relato, es un humano corriente y moliente sin poderes rithmáticos y vive en las dependencias de la Academia Armedius junto a su madre, que es la señora de la limpieza de las instalaciones. Eso sí, Joel está absolutamente obsesionado con todo lo que tenga que ver con la rithmática. Hasta el punto de que llega a saber más del tema que los propios estudiantes.

En esta academia es donde se forma a los nuevos rithmatistas, magos de la tiza que tienen la misión de proteger el mundo de la amenaza de los tizoides salvajes, unas incontrolables criaturas de dos dimensiones hechas de tiza con las que se lleva mucho tiempo batallando y que los rithmatistas han conseguido replegar hasta una torre en la isla de Nebrask, donde aún se guerrea contra ellos a diario. El país donde tiene lugar la historia se llama las Islas Unidas: un grupo de islas que antes formaban los Estados Unidos, unidas entre sí mediante resortrenes. En este mundo ucrónico creado por Sanderson se ha descubierto una potente fuente de energía que alimenta engranajes y resortes y que se utiliza tanto para dar energía a los grandes medios de transporte como para insuflar vida a ingenios mecánicos con forma de animales. La otra gran potencia del mundo es el Imperio Joseun, resultante de la conquista de Europa por parte de un país asiático y del que se conoce muy poco en esta primera novela de la trilogía.

Desentrañando el misterio

El Rithmatista - Tizoides salvajes

Los tizoides salvajes, fieros antagonistas de la novela.


Otra de las claves de la novela es el género en el que astutamente la encuadra Sanderson. El rithmatista no es una novela de aventuras, sino de misterio. En la Academia Armedius empiezan a desaparecer varios rithmatistas sin motivo aparente: en las escenas del crimen se suelen encontrar rastros de sangre y varias líneas que no parecen corresponderse con ninguna de las conocidas por los magos de la tiza. Aquí es donde entra Joel, que con su conocimiento enciclopédico de la rithmática ayudará a uno de los profesores encargados de resolver el caso. A Joel y al profesor Fitch los acompañará Melody, una estudiante de rithmática con muy poco interés en la magia que acabará convirtiéndose en una de las grandes amigas del protagonista.

Este trío de personajes irán desentrañando poco a poco las misteriosas desapariciones que han tenido lugar en la Academia Armedius, al tiempo que el autor nos irá proporcionando algunas pinceladas del mundo en el que transcurre la novela y conoceremos más a fondo la magia rithmática y sus secretos. La acción se desarrolla prácticamente por completo en la academia, pero tampoco echaremos en falta otras localizaciones: la relación entre los personajes y los diálogos que entablan son los puntos fuertes del libro. La ineptitud de Melody, la naturaleza atrevida de Joel y los conocimientos del profesor Fitch funcionan muy bien y ayudan a que parte del hilo conductor de la historia sea la relación entre ellos. El pasado de Joel y la misteriosa muerte de su padre, que se dedicaba a fabricar tizas, también añade otro punto interesante y misterioso; y también tenemos a un plantel de secundarios que seguro darán mucho que hablar, como el temido profesor Nalizar.

Círculos, líneas y tizoides

El Rithmatista - Portada

Portada de la edición en castellano de «El Rithmatista».


No estaríamos hablando de una novela de Brandon Sanderson si no tuviera como elemento fundamental su sistema de magia. En esta ocasión Sanderson utiliza las tizas como instrumento para introducir la magia en el mundo lleno de resortes y engranajes que ha creado para la ocasión. Con sus tizas, los rithmatistas crean un círculo de protección desde el que ganan tiempo para trazar líneas con las que atacar y defenderse, y también para dibujar tizoides, criaturas de tiza que ganan poder dependiendo del detalle con el que se dibujen y cuyo cometido es atacar las Líneas de Custodia (el círculo) de los adversarios.

Con esta premisa tan original, Sanderson crea un complejo sistema de duelos entre rithmatistas con varios tipos de defensa mediante círculos y líneas que se van explicando y ampliando a lo largo de todo el relato y que, a su vez, están representados mediante ilustraciones al comienzo de cada capítulo. Es de agradecer que estas ilustraciones se hayan mantenido en la edición española del libro, ya que son clave para visualizar el rico sistema de magia creado por el autor. Pero también habría que dar un buen tirón de orejas a la editorial por la portada elegida, que tiene muy poco que ver con la novela (y eso que el elemento visual de las tizas y los tizoides daban para mucho).

El rithmatista no es una novela del Cosmere, así que tampoco hay por qué buscarle demasiadas complicaciones al sistema ni relacionarlo con el resto de sus obras. Eso sí, el extraño ritual con el que se inician los rithmatistas guarda más de un secreto y es probable que dé mucho juego en las próximas novelas de la trilogía. Pero El rithmatista no es para nada una novela épica a gran escala como las que podrían esperar algunos lectores de Sanderson. Tiene una trama simplona algo predecible y también cuenta con unos personajes muy carismáticos pero algo estereotipados, elementos que no dejan de ser problemas menores en comparación con el entretenimiento que nos ofrece. El rithmatista es una novela que recomendamos encarecidamente a todos los aficionados a las novelas ligeras de fantasía y que también hará las delicias de los lectores jóvenes y adolescentes que se hayan quedado sin historias después de la saga de J. K. Rowling.

Seguro que después de leer El rithmatista no volvéis a ver las tizas con los mismos ojos.

 

Sinopsis

El rithmatista

Más que nada en la vida, Joel quiere ser uno de los rithmatistas. Elegidos en una misteriosa ceremonia, estos tienen el poder de infundir vida a figuras bidimensionales y, además, son la única defensa de la humanidad contra unas despiadadas criaturas que amenazan todas las islas americanas dejando un reguero de cadáveres a su paso.

Pero cuando varios estudiantes para rithmatista empiezan a desaparecer, con visibles muestras de violencia física, Joel es designado como ayudante del profesor que investiga dichos casos. De pronto, el chico se encuentra tras la pista de un descubrimiento inesperado, que cambiará su mundo para siempre.

Inicia sesión y deja un comentario

4 Responses to “El rithmatista, las tizas nunca dieron tanto que hablar”

  1. Koreander dice:

    Me repito a mi mismo que no debo empezar una nueva saga de Sanderson, no debo empezar una saga nueva de Sanderson, no debo empezar una nueva saga de Sanderson… pero en el fondo sé que acabaré haciéndolo.

  2. Ernest dice:

    Me ha gustado el Rithmatista, es una pena que no esté con la segunda parte porque termina de forma muy interesante para leer la continuación. Y eso que al principio no me gustaba mucho, tenía un cierto aire “Pokémon” que no me entraba, pero pronto mejora y tiene un argumento con un misterio interesante (aunque al nivel de una novela juvenil) y con buenos personajes.

    • David Tejera Expósito David Tejera dice:

      ¡Muy buenas, Ernest!

      Sanderson ya ha dicho que escribirá la continuación, pero con tiempo, así que no nos queda otra cosa que esperar a que le dé por ahí. Siendo él, seguro que es mucho más pronto de lo que imaginamos :)

      A mí también me gustó mucho, como habrás leído por aquí.